10 señales de vejez en perros

Si tu amigo ya ha cumplido los 7 años quizás empieces a notar ciertos cambios en su comportamiento y apariencia. Es posible que se orine por casa alguna vez, que no responda a su nombre, o que se sienta más inactivo; pero tranquilo, probablemente todo se deba a la edad.

Igual que ocurre con las personas, los perros experimentan ciertas alteraciones comportamentales y de salud al llegar a la edad madura, por no hablar de los evidentes cambios físicos, como las canas o los problemas dentales y cutáneos.

Hoy, desde Soy un Perro queremos presentaros esas 10 señales de vejez en perros que nos indican que nuestro can se ha hecho mayor. No obstante, aunque estos signos puedan deberse a la edad, no se deben descuidar, por lo que una visita al veterinario no estará de más.

Señales físicas de vejez en perros

1. Cambios en la piel y el pelo

Es normal que cuando nuestros perros empiezan a hacerse mayores aparezcan ciertos indicios en la piel, como callos, sequedad y problemas en sus almohadillas. Al mismo tiempo, observarás que a tu amigo le van apareciendo canas o manchas de color en su pelaje.

2. Cambios en el color de los ojos

Otro cambio físico que experimentan los perros es el color de sus ojos. Este pierde intensidad con los años, aportándole un color grisáceo. Como en el resto de los casos, aunque se deba a la edad, se debe consultar al veterinario para descartar o poner tratamiento a posibles cataratas.

3. Caries y sarro

Aunque esta característica está ligada a la raza y a la higiene bucal, es común observar que la dentadura canina empeora con los años. Se recomienda hacer un seguimiento veterinario y limpiar los dientes del perro para evitar caries y sarro y que pueda alimentarse sin problemas.

perro-mayor-con-signos-de-vejez

Señales comportamentales de vejez en perros

4. Cansancio y menos ganas de jugar

¿Recuerdas la época de cachorro cuando la energía de tu perro parecía inagotable? Ahora la situación es totalmente contraria. La calma llega al hogar con un perro anciano. Será normal que observes que tu perro camina más lento y tiene menos ganas de jugar y pasear.

Recuerda que, igual que ocurre con los humanos, los perros que llegan a la vejez necesitan tranquilidad y reposo, por lo que no se les debe forzar al ejercicio. De lo contrario, perjudicarás la salud de sus articulaciones y huesos.

Eso sí, unas dosis extras de mimos y atención no estarán de más, así como ejercicio moderado, siempre siguiendo su ritmo. De cualquier modo, una revisión veterinaria descartará que lo que le ocurre al perro no es un problema de salud.

Algo positivo de que tu perrito se encuentre menos activo es que también se volverá estable, tranquilo y, sobre todo, más cariñoso. Los perros ancianos tienden a ser más delicados y a dedicar más tiempo a las caricias y besos de sus amos.

5. Rigidez y dolores corporales

Otra señal de vejez es la rigidez y los dolores musculares. Esto puede deberse a enfermedades como la artritis o algún problema inflamatorio, por lo que debemos acudir al veterinario regularmente para que evalué su estado de salud y le de medicación si la considera necesaria.

6. Disminución del apetito y aumento de la sed

Los cambios de apetito y aumento de la sed pueden estar ligados a alguno de los problemas que se mencionan en este artículo, como por ejemplo dolores musculares, disminución de ejercicio, caries o un posible síntoma de una enfermedad, como infecciones o insuficiencia renal.

Por lo tanto, una vez más es conveniente visitar al veterinario para conocer el origen de ese cambio, aunque pueda deberse solo a un signo comportamental de vejez. Es posible que tu perro necesite medicación, suplementos vitamínicos o motivación para comer.

perro-viejo-descansando-junto-a-su-amo

Problemas de salud en perros ancianos

7. Pérdida de la agudeza de los sentidos

La vista, el olfato y la audición pierden cierta agudeza en los perros que llegan a la vejez. Por ejemplo, las cataratas, la ceguera y la sordera son problemas típicos en estos perros, por lo que un seguimiento veterinario también será muy importante en estos casos.

Además, debes buscar nuevas formas de comunicarte con tu perrito de acuerdo con el problema que se le presente. Evita su desorientación y no muevas sus pertenencias de sitio. Asimismo, préstale más atención y cariño para que se sienta tranquilo y cómodo dentro y fuera de casa.

8. Incontinencia urinaria

Unido al signo del aumento de sed, el perro sentirá más necesidad de orinar, algo difícil de controlar por algunos perros ancianos. En algunos casos esta incontinencia urinaria se debe a problemas hormonales o a posibles fallos en algunos órganos.

Acude al veterinario para descartar problemas graves y ten paciencia y comprensión. La imposibilidad de controlar la micción puede hacer sentir muy mal a tu perrito si tú te enfadas. Limpia sus orines mejor cuando no te vea para no frustrarle y opta por darle más paseos.

9. Cambios de peso

Es habitual que los perros de mayor edad sufran cambios de peso. Sin embargo, no debemos pasar esto por alto ya que es fundamental mantener el peso de tu amigo como el veterinario te lo indique, así como seguir una dieta adecuada para su edad (alimento senior o +7).

La obesidad, la pérdida drástica de peso o la pérdida o aumento de apetito pueden indicar complicaciones de salud, como problemas hormonales; o incluso acarrearlos, como problemas en las articulaciones y huesos. Descubre como puedes evitar la obesidad en perros.

10. Desarrollo de enfermedades degenerativas y tumores

A medida que tu perro se haga mayor, tendrá más posibilidades de desarrollar enfermedades degenerativas, como artrosis, displasias, osteoartritis, y también de tipo neurodegenerativas, como Alzheimer.

Junto con estos problemas es normal que observemos síntomas como tristeza, malestar y dolores. También pueden aparecer conductas extrañas, como, por ejemplo, los perros con Alzheimer pueden olvidarse de donde está su camita o la comida.

Para ayudarle, solo debemos acudir a las revisiones veterinarias oportunas para que le ayuden a controlar los síntomas físicos y ofrecerles mucho cariño y atención por nuestra parte. La supervisión en esta etapa es fundamental para garantizar su bienestar.

pastor-alemán-con-canas-en-el-hocico

Por otro lado, los tumores se hacen más comunes en perros con avanzada edad. En cuanto detectes un bultito debes acudir al veterinario. Cuanto antes, mejor. Allí, el especialista te indicará si se trata de un tumor benigno o maligno y el tratamiento y cuidados a seguir.

Probablemente tu perro, al igual que tú, se dará cuenta de los cambios físicos y mentales que está experimentando. Esto puede provocarle decaimiento y mayor dependencia, por lo que debes ofrecerle guía y apoyo para asegurar su confort.

Si quieres conocer más consejos para adaptarte a las necesidades de tu perro, visita la guía cómo cuidar a un perro anciano. Y recuerda, que tu perro se haya hecho mayor no es algo que deba ponernos tristes, sino todo lo contrario, valora la calidad de vida que ha tenido y que aún tiene.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí