Causas de la Alopecia canina y tratamientos recomendados

La alopecia hace referencia a la falta de pelo. Los perros son animales que mudan su manto aproximadamente dos veces al año, por lo que, en esos períodos, es fácil que desprendan gran cantidad de pelo.

Esto es fisiológico pero si observamos que en su cuerpo hay áreas calvas podemos sospechar de un problema. La alopecia en los perros puede deberse a múltiples causas tanto físicas como psicológicas. No debemos dejarla sin tratar.

El manto de los perros

En los perros podemos encontrar múltiples pelajes de diferentes colores, texturas y longitudes. Pero todos deben tener algo en común: un aspecto sano, brillante y homogéneo. El pelo debe repartirse por el cuerpo por igual, sin zonas calvas.

La alimentación y las características de la vida del perro van a influir en las condiciones de su pelaje. Por lo tanto, es importante que le ofrezcamos alimentos de calidad adecuados a sus necesidades nutricionales, que le dispensemos los cuidados higiénicos acordes a sus características y que le proporcionemos una vida libre de estrés.

Un desequilibrio en alguno de estos aspectos puede traducirse en un pelo en mal estado, escaso, con caspa o que se cae en abundancia llegando a generar zonas sin pelo. Veremos a continuación diferentes causas habituales de alopecia.

perro-con-alopecia-por-sarna

Las pulgas y la perdida de pelo

Los parásitos que con mayor frecuencia se van a ver implicados en la alopecia de los perros son las pulgas. Se trata de unos insectos hematófagos, lo que quiere decir que se alimentan de la sangre del perro. La consiguen picándolo, lo que le provoca prurito.

Una única picadura no va a tener consecuencias pero si son muchas las pulgas que se están alimentando del mismo perro, el picor va a hacer que este se rasque con las patas o se mordisquee una misma zona, sobre todo la lumbosacra, donde acabará por perder el pelo y hacerse heridas que incluso pueden llegar a infectarse.

Es posible que veamos las pulgas o sus restos, como arenilla de color negro, pero, aunque no consigamos detectarlas, en un perro con alopecia en la zona lumbosacra siempre debe sospecharse su presencia. El tratamiento pasa por desparasitar el perro y el hogar, tratar las complicaciones y establecer un plan preventivo.

perro-con-calvas-en-el-pelo

Los ácaros, otros causantes de la alopecia

Otros parásitos capaces de causar alopecia en los perros son los ácaros. No los podremos ver, pues son microscópicos, pero podremos detectarlos atendiendo a los síntomas que producen. El veterinario confirmará su presencia observándolos al microscopio.

Los ácaros son los responsables de la aparición de dos tipos de sarna que podremos encontrarnos con relativa frecuencia. Son los siguientes:

  • Sarna demodécica: provocada por Demodex canis. Es más frecuente en cachorros y la identificaremos porque aparecerán áreas alopécicas en diferentes partes del cuerpo. Puede ser localizada o generalizada y aunque puede resolverse espontáneamente requiere control veterinario.
  • Sarna sarcóptica: el Sarcoptes scabiei es responsable de este tipo de sarna capaz de producir un prurito muy intenso. El animal no dejará de rascarse al punto de provocarse lesiones. Esta sarna es muy contagiosa, también para el ser humano, ya que es una zoonosis. El tratamiento y las medidas de control son imprescindibles.

perro-con-calvas-por-estrés

Las alergias también causan calvas

El prurito es un síntoma muy común de las alergias. Incluso en aquellas que tienen que ver con la alimentación el perro presenta problemas dermatológicos antes que digestivos. Las pulgas también pueden desencadenar una alergia que se conoce como DAPP y se produce como reacción de hipersensibilidad a la saliva de estos parásitos.

El prurito o picor es el inicio de la alopecia ya que, como el perro se rasca, el pelo acaba por caer. En las alergias desencadenadas por polen o plantas al principio los síntomas serán estacionales, aunque acabarán por extenderse a cualquier momento del año.

El tratamiento consistiría en evitar todo contacto con el alérgeno, pero, en ocasiones, ni siquiera se logra descubrir, aunque cada vez hay más investigación al respecto. En la actualidad el veterinario puede hacer pruebas de alergia y prescribir vacunas, además de dietas hipoalergénicas, de ser el caso.

Enfermedades sistémicas que afectan al pelo

Hay algunas enfermedades que tienen entre sus síntomas la pérdida de pelo o alopecia. Algunas se relacionan con hormonas sexuales, como el hiperestrogenismo o el hipoestrogenismo. Otras se deben a problemas con la hormona del crecimiento, pero son menos frecuentes. Las que encontraremos con mayor probabilidad son estas:

  • Hipotiroidismo: se debe a una disminución en la producción de hormonas de la glándula tiroides. En lo que respecta a la alopecia, lo característico es que se produce una pérdida de pelo bilateral y simétrica. Se puede diagnosticar con un análisis de sangre y se trata, por lo general, con fármacos.
  • Síndrome de Cushing o hiperadrenocorticismo: aparece tras la exposición prolongada a glucocorticoesteroides porque se han administrado o los ha producido el organismo en exceso. La pérdida de pelo es bilateral y simétrica. El tratamiento va a depender de la causa que lo ha desencadenado.

Otros factores cómo el maltrato, el miedo o el estrés también pueden causar problemas en el pelo de nuestros perros.

Bibliografía
Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.