cachorro-envenenado-en-el-suelo

Por desgracia, los envenenamientos de perros son noticias que nos llegan con una frecuencia preocupante. En ocasiones son ellos mismos, en su afán explorador, los que entran en contacto con sustancias peligrosas.

Otras veces somos nosotros, sin pretenderlo, los que les suministramos fármacos con efectos potencialmente fatales. Un último grupo de casos son aquellos en los que los perros son envenenados a propósito por indeseables. Veamos como saber si un perro ha sido envenenado y como actuar.

Principales envenenamientos en perros

Hay un montón de sustancias que son potencialmente tóxicas para los perros. Así, un envenenamiento puede producirse tanto por contacto directo con el tóxico como por inhalación o ingesta. El daño que cause va a depender del tipo de sustancia, la cantidad que entra en contacto con el perro y el tamaño y las características que este presente.

Salvo los envenenamientos más leves, siempre es necesario acudir al veterinario. Algunos tóxicos, como determinados raticidas, desencadenan síntomas varios días después de haber sido ingeridos. El perro parecerá estar sano, pero la realidad es bien distinta. De ahí que sea determinante una intervención veterinaria precoz.

Peligro de envenenamiento en los perros

Tóxicos, algunos alimentos de consumo habitual para los humanos o incluso determinadas plantas son algunas de las sustancias con las que puede contactar o ingerir un perro. Es más común que esta situación se produzca en los perros más jóvenes, ya que tienen más tendencia a explorar y a tragar todo lo que encuentran.

Pero los adultos también pueden envenenarse si son propensos a comerse todo lo que encuentran por la calle o las sobras de nuestra alimentación a las que consiguen acceder. Vagabundear sin control es otro factor de riesgo. Por desgracia, otras veces el veneno se ubica a propósito en lugares de tránsito habitual de los perros.

Si tras una fuga, un vaciado del cubo de la basura o un hurto de comestibles nuestro perro fallece repentinamente o presenta síntomas como vómitos, diarrea, hemorragias o convulsiones, podemos sospechar que se ha intoxicado. Para evitar este tipo de envenenamientos es importante tener en cuenta una serie de medidas como las siguientes:

  • Mantener a un perro en un ambiente seguro del que no pueda fugarse sin control ni ingerir ninguna sustancia potencialmente peligrosa.
  • No dejarlo suelto sin vigilancia.
  • No dejar alimentos cocinados para nosotros a su alcance.
  • Cerrar bien tanto la basura como la despensa.
  • Educarlo desde pequeño para que no ingiera restos del suelo ni ofrecidos por desconocidos.

perro-con-dolor-nos-mira-intensamente

Puedes envenenar a tu perro sin querer

Por supuesto, nadie quiere intoxicar a su perro deliberadamente, pero debemos ser conscientes de en qué casos nuestro comportamiento puede resultar fatal. Por ejemplo, cuando le damos al perro alimentos sin saber si son tolerados por los perros o no.

También cuando utilizamos algunas pipetas o productos para aplicar sobre la piel sin leer las recomendaciones del fabricante. Pero, sobre todo, nuestro perro corre peligro de intoxicación cuando le administramos fármacos sin la prescripción del veterinario. Especialmente cuando estos son de uso humano.

Así, si le hemos aplicado o ofrecido algo diferente a nuestro perro y este fallece o comienza a manifestar síntomas como hipersalivación, temblores o apatía, podemos sospechar de una intoxicación. Hay que acudir al veterinario. Para evitar este tipo de envenenamientos ten en cuenta:

  • No introduzcas ningún alimento en la dieta de tu perro sin saber si es o no tóxico para él.
  • Nunca des ningún fármaco a tu perro si no te lo ha recetado el veterinario.
  • Los medicamentos de uso humano pueden ser mortales para los perros.
  • Respeta siempre las indicaciones del profesional en cuanto a las dosis indicadas y la frecuencia de administración.
  • Mantén las mismas precauciones en cuanto a los productos de aplicación externa como desparasitadores o champús.

Investigar el envenenamiento de un perro

Si sospechas que tu perro ha sido envenenado, llévalo directamente al veterinario. Además de poner todos los medios para recuperarlo, este profesional podrá confirmar o descartar que se trate de un envenenamiento y de qué tipo.

Las circunstancias de vida del perro y la sintomatología son las claves del diagnóstico. En los casos en los que el perro fallece de manera repentina, el veterinario también puede ayudarnos. Realizando una necropsia puede obtener datos que identifiquen el envenenamiento.

¿Qué hago si han envenenado a mi perro?

Cuando el veterinario nos confirma el envenenamiento de nuestro perro o nosotros mismos tenemos la seguridad de que alguien es el responsable de su intoxicación o fallecimiento, es conveniente que actuemos. El veterinario nos redactará un informe con sus conclusiones.

Con él y con cualquier otra prueba que descubramos tendremos que dirigirnos a las autoridades competentes. En ocasiones se producen varios envenenamientos en la misma zona, con lo que es posible encontrar restos del veneno y, sobre todo, ponernos en contacto con otros cuidadores afectados.

Debemos ponerlo en conocimiento del vecindario para evitar que otros perros resulten perjudicados. Aunque no queramos denunciar, es obligación ciudadana informar de la presencia de veneno en la vía pública, pues también constituye un peligro para las personas. Se trata de un delito perseguido por las autoridades.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.