Coprofagia en perros ¿Por qué comen heces ?

0

La coprofagia en perros o ingestión de heces es un comportamiento relativamente frecuente. Más allá de lo desagradable que nos pueda resultar, expone al perro a graves problemas de salud que debemos evitar.

Desde SoyUnPerro explicaremos porqué un perro puede llegar a comer heces y de qué forma podemos remediarlo. Así cómo los principales problemas que puede originar esta mal hábito.

También te puede interesar: Cómo saber si mi perro tiene lombrices

¿Es normal que un perro coma heces?

Cuando nos encontramos ante esta situación una de las primeras preguntas que vienen a nuestra mente es: ¿será normal que nuestro perro coma heces? Te sorprenderá saber que la coprofagia canina es más común de lo que pensamos.

La explicación tiene que ver con un instinto que puede llevar a los perros a comer heces para suplir ciertas carencias nutricionales. Ten en cuenta que en los excrementos hay sobras de alimento y restos de comida sin digerir.

Esta práctica no solo se da en perros. De hecho, otros animales como conejos, cobayas o gatos también comen heces. Es algo que forma parte de su naturaleza, aunque se debe evitar.

perro oliendo caca

Principales causas de la coprofagia canina

Ahora que sabemos que se trata de un comportamiento instintivo en muchos casos, pasemos a ver las causas más comunes por las que un perro doméstico ingiere heces:

  • Deficiencias nutricionales: Suele ser la explicación más frecuente. En este caso hay que revisar la dieta del perro. Si ves que el pienso que come tiene un porcentaje muy alto de cereales, seguramente esté ingiriendo heces para poder sintetizar correctamente la amilasa.

  • Tiene problemas digestivos: Si el perro tiene problemas para digerir el alimento es probable que prefiera comer blando y considere que las heces son una opción. En estas circunstancias, debes llevarlo con el veterinario para que le examine.

  • Tiene mucha hambre: Si un perro está realmente hambriento recurrirá a medidas extremas para alimentarse, ingiriendo heces de otros perros o animales.

  • Una forma de llamar tu atención: Si no le haces mucho caso o pasa muchas horas solo y se siente deprimido, puede que decida llamar la atención comiendo heces. En tal caso la solución pasa por jugar más con él y no dejar que pase muchas horas sin compañía.

  • Para mantener su espacio limpio: Un perro especialmente limpio puede comer heces simplemente para evitar que el espacio en el que convive esté sucio. En tal caso, trata que no se acumulen excrementos en su entorno, sal con él a pasear a menudo para que pueda hacer sus necesidades.

Otros motivos por los que un perro come heces

Además de las causas más frecuentes que os acabamos de indicar, hay otros motivos de la coprofagia en perros que también conviene tener en cuenta. Algunos de ellos son:

  • Si lo castigamos y reñimos mucho: Si nos enfadamos cuando defeca en casa, puede que el perro decida comerse las heces para evitar la regañina. Por ello, es preferible que le eduquemos mediante el refuerzo positivo y evitemos acercar su hocico a las heces en actitud recriminatoria.

  • Para mantener la paridera limpia: Si una perra acaba de dar a luz, puede comerse las heces de los cachorros para mantener limpio el espacio en el que están las crías.

  • Por curiosidad: Los cachorros, en su etapa de exploración, pueden llegar a comer excrementos propios o de otros animales. Debes mantenerlos alejados de las heces y, si ocurre muy a menudo, habla con tu veterinario.

Como ves, las causas de la coprofagia en perros pueden tener múltiples explicaciones y es importante que logremos identificar qué es lo que hace que el perro coma heces para poner remedio a esta conducta.

perro se relame

Cómo  evitar la coprofagia en perros

Una vez estemos seguros de que nuestro perro come heces, ya sea a escondidas o de forma evidente, la primera recomendación es que consultar esta situación con un especialista.

Un profesional podrá analizar al perro para verificar si está padeciendo algún desajuste nutricional o si ha adquirido ese comportamiento por otro factor.

Podemos sin embargo, ir allanando el camino con estos sencillos consejos:

  • Revisa su dieta. Fíjate bien en el porcentaje de cereales del pienso y trata de elegir alimentos de la mejor calidad posible. La Dieta BARF es la alimentación mas saludable en la actualidad.

  • Aumenta los paseos. Intenta salir a la calle con él un mínimo de tres o cuatro veces al día. Haz que practique más ejercicio a través de diversos juegos. Ello le ayudará a estar más distraído.

  • Limpia frecuentemente su espacio. Intenta que los excrementos no se acumulen.

  • Dale premios de piña. Esta fruta alterará el sabor de sus heces y ayudará a que deje de comerlas.

Si con estos cambios de hábitos la coprofagia canina no desaparece, te recomendamos que acudas a un educador de perros o a un etólogo de confianza. Un profesional de la conducta canina podrá ayudarte a identificar mejor cuál es la causa del problema y te dará más pautas para lograr encontrar una solución.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre