Síntomas de la hepatitis en perros y tratamiento

Nuestros queridos perros están constantemente expuestos a un sin fin de posibles enfermedades capaces de mermar considerablemente su salud, pero pocas de ellas son tan peligrosas cómo la hepatitis en perros. Ya que pueden poner en serio riesgo su vida si no es diagnosticada y tratada a tiempo.

Los síntomas de la hepatitis en un perro pueden aparecer al inicio de la enfermedad o transcurridas varias semanas, dependiendo del tipo de hepatitis que haya adquirido. Sin embargo si no comenzamos a tratarla inmediatamente sus posibilidades de superarla irán disminuyendo drásticamente.

Por ello es tan importante saber diferencias los tres tipos de hepatitis que puede padecer tu perro, cuales son sus síntomas y como debes actuar. Desde SoyUnPerro.com vamos a explicarte todo lo que necesitas saber para mantener protegido a tu perro.

Hígado del perro

Diferentes tipos de hepatitis en perros

La hepatitis es una enfermedad que afecta principalmente al hígado del perro, el cuál es un órgano fundamental para el metabolismo del perro. Si el hígado deja de funcionar o lo hace de forma incorrecta, la salud del perro comenzará a empeorar de forma progresiva, llegando finalmente a provocar la muerte del mismo.

Ni perros ni humanos podemos vivir sin hígado, por eso es de vital importancia detectar la hepatitis en perros a tiempo. Ya que ellos no pueden hablarnos y decirnos que les duele, pero si pueden mostrar ciertos síntomas que nos darán pistas para que nosotros lo sepamos.

Es fundamental conocer los tres tipos de hepatitis en perros que existen, así sabremos cómo funcionan y cómo se contagian. De esta forma podremos evitar que nuestro perro enferme y mantenerlo protegido.

perro en la calle

Hepatitis infecciosa en perros

Como su nombre indica, es un tipo de hepatitis que se contagia mediante un virus llamado Adenovirus. Este virus hepático se contagia mediante contacto con otros perros infectados, o mediante contacto con sus juguetes o excrementos, incluyendo la orina.

Cuando el virus entra en contacto con un perro sano, se propaga por su organismo y comienza a atacar el hígado poco a poco. De forma que los síntomas de la hepatitis infecciosa pueden ser confundidos con otras muchas enfermedades, despistando a dueños y veterinarios.

Proteger a nuestro perro contra la hepatitis infecciosa es realmente sencillo, ya que existen vacunas para ello. Simplemente debemos acudir al veterinario y vacunar a nuestro perro contra este tipo de hepatitis. Preferiblemente desde cachorros, será necesaria una vacuna de recuerdo anual.

perro enfermo de hepatitis autoinmune

Hepatitis autoinmune en perros

Este tipo de hepatitis en perros no se contagia a través de un virus, sino que es generada por el organismo del propio perro. Sin llegar a conocer realmente los motivos por la cuál se origina, el sistema inmunitario del perro confunde las células sanas del hígado del perro con células dañinas.

De esta forma, el propio sistema inmune del perro comienza a atacar su propio hígado pensando que es un peligro. Esto ocasiona que el hígado comience a enfermar y dejar de funcionar, provocando una hepatitis autoinmune.

No hay forma de prevenir esta hepatitis en nuestro perro, ya que se desconocen cuales son los motivos por el cual el organismo del perro confunde sus propias células. Simplemente podemos comenzar con el tratamiento indicado por el veterinario para combatirla.

perro en el veterinario

Hepatitis común en perros

Es el tipo de hepatitis más extendido en el mundo animal, la mayoría de perros que padecen hepatitis sufren este tipo de enfermedad. La hepatitis común se origina por la ingesta de toxinas que afectan al hígado, tales cómo bacterias nocivas, hongos, medicamentos inapropiados e incluso una alimentación de mala calidad.

Cualquier toxina que entre en el organismo del perro es normalmente bloqueada por el hígado, por lo que un exceso de toxinas pueden hacer que el hígado trabaje en exceso llegando incluso a suturarlo.

La hepatitis común en perros es la más sencilla de tratar y la que mayores expectativas de recuperación aporta. Con una medicación adecuada y una dieta equilibrada el perro comenzará a mejorar en muy poco tiempo.

perro enfermo

Principales síntomas de la hepatitis en perros

El problema de esta enfermedad es que no es visible y sus síntomas suelen ser confundidos en multitud de ocasiones con otras enfermedades de menor peligro. De esta forma hepatitis continua avanzando y el perro empeorando, a pesar de creer que está siendo curando de otra enfermedad erróneamente diagnosticada.

La hepatitis afecta directamente al hígado del perro, independientemente del tipo que sea. Los síntomas que notaremos en un perro con problemas e hígado son:

  • Falta de apetito, vómitos y/o diarreas.
  • Inapetencia, decaimiento, falta de energía.
  • Dolor abdominal y posible inflamación abdominal.
  • Fiebre.
  • Inflamación de los ganglios de la garganta.
  • Temblores, falta de coordinación.
  • Anorexia y/o síndrome del ojo azul.

Debemos tener cuidado de no confundir el síndrome del ojo azulado típico en hepatitis con cataratas o reflejos en la cornea, ya que podrían darnos lugar a confusión. No todos los perros con hepatitis muestran sus ojos azulados.

perro con ojos azulados

¿Cómo se detecta la hepatitis en un perro?

Es imposible diagnosticar a un perro de hepatitis sin realizar unas pruebas veterinarias previas, por suerte son pruebas muy sencillas y económicas. Bastará con un análisis de sangre para comprobar el funcionamiento del hígado de nuestro perro y con una ecografía para determinar su tamaño.

En función de los resultados de estas pruebas, podemos ampliar con análisis de orina y una placa o tac. En realidad detectar la hepatitis en un perro es muy sencillo siempre y cuando se realicen estas sencillas pruebas.

perro poniendose una vacuna

¿Cómo curar la hepatitis en perros? Tratamientos

No existe una medicación específica que cure directamente la hepatitis, por lo que el tratamiento para la hepatitis consiste en mejorar los síntomas y aliviar el hígado para que comience a recuperarse.

Para la hepatitis infecciosa debemos tratar al perro con un determinado antibiótico que el veterinario nos recetará en función de la gravedad, edad y avance de la enfermedad en el perro. En conjunto con otros medicamentos sintomáticos para promover la recuperación.

Para la hepatitis común el veterinario nos recetará los medicamentos necesarios para que nuestro perro no padezca dolor y su recuperación sea progresiva. Normalmente acompañados de una dieta estricta de alta calidad, que haga trabajar poco al hígado.

La hepatitis autoinmune necesitará además la administración de corticoides para frenar el ataque del sistema inmune contra el hígado del perro. En este caso todo depende del estado del propio perro y de su energía para luchar contra la enfermedad, que con la ayuda de los corticoides y demás medicamentos ayudará al perro a superar la hepatitis.

Si te ha gustado el artículo y te ha sido de utilidad, ayúdanos a mantener la web en marcha! : Dale “Like” o Compártelo en las redes sociales  🙂 ¡Gracias!