Historia y comportamiento del Bedlington Terrier

Dentro del mundo de los terriers, el Bedlington Terrier es un caso especial: a pesar de su aspecto físico que hace que a veces sea confundido con una oveja, se trata de un excelente perro de presa originario de Northumberland, en el norte de Inglaterra.

Usado originalmente como perro cazador, este vigoroso can con el tiempo se convirtió en un perro de compañía, sin perder por ello ninguna de sus cualidades: su fino olfato, su valor y sobre todo su lealtad a prueba de todo.

Historia del Bedlington Terrier

En sus orígenes, el Bedlington Terrier fue conocido como “el perro de los mineros”, ya que estaba presente en casi todos los hogares de los obreros ingleses de principios del siglo XIX, siendo empleado en tareas tan variadas como la caza, las carreras o el cuidado de la casa.

Infatigable cazador y luchador, empezó a ser valorado más adelante por su estética tan poco habitual y por su inteligencia, especialmente en las exposiciones caninas, en las que actualmente suele destacar.

Bedlington-Terrier

Carácter del Bedlington Terrier

El Bedlington Terrier es inteligente, despierto y divertido, rasgos que hacen de él un magnífico perro de familia. Cariñoso y extrovertido, adora ser el centro de atención. Por otra parte, es un buen perro guardián, desconfiado ante los desconocidos, que no duda en ladrar para avisarnos de la presencia de extraños.

Es también un luchador feroz que no se arredra a la hora de enfrentarse a razas de mayor tamaño, aunque por lo general no tiene problemas en compartir espacio con otros perros.

Al ser un perro criado para cazar, no puede evitar lanzarse a la persecución de cuantos gatos, ratones y pájaros estén a su alcance, por eso siempre hay que llevarlo bien sujeto de una correa cuando salimos a pasear con él.

Características físicas

La apariencia general del Bedlington Terrier es única e inconfundible. Su abrigo lanoso, que recuerda al de un cordero, su cuello esbelto, su lomo arqueado y sus largas extremidades le otorgan un aspecto muy singular.

Su peso oscila entre 7 y 10 kg, mientras que su altura a la cruz está en torno a los 40 cm, cifra algo inferior en las hembras. Su cabeza, estrecha y redondeada, está tocada por una especie de moño en la parte superior. Sus orejas están caídas y rematadas por una borla de pelo. El color de sus ojos coincide siempre con el del abrigo.

Bedlington-Terrier

El pelaje y su cuidado

La capa del Bedlington Terrier es una curiosa combinación de pelo duro y suave, con cierta tendencia a ondularse o rizarse, especialmente en la cabeza y en la cara. Su forma y textura hacen de él una verdadera estrella en las exposiciones caninas.

Este abrigo se puede presentar con una amplia variedad de colores y combinaciones: azul, arena, rojo, marrón, blanco… Los cachorros de Bedlington Terrier nacen con una capa de pelusa muy oscura que se va aclarado a medida que van creciendo. El pelo de la cabeza suele ser siempre de color más claro que el del resto del cuerpo.

Hay que cepillar el manto de nuestro Bedlington al menos una vez a la semana. Debido a sus peculiares características, es aconsejable acudir a un peluquero canino para un corte que resalte los rasgos propios de la raza.

¿Cómo educar a un Bedlington Terrier?

Para adiestrar correctamente a un Bedlington Terrier se requiere un liderazgo constante y firme, pero nunca severo.

Se trata en todo caso de una raza especialmente sensible que necesita ser tratada con respeto y amabilidad si se quiere obtener lo mejor de ella. Este perro responde mejor al entrenamiento si empleamos con él refuerzos positivos, como por ejemplo recompensas en forma de alimentos.

Como es habitual en las razas inteligentes, es importante que las sesiones de adiestramiento sean entretenidas y que estimulen la inteligencia del perro, a fin de evitar que acabe aburrido y pierda el interés.

Socialización

Es un perro inteligente y deseoso de complacer, aunque posee la característica terquedad tan propia de los terriers, así como su fijación por cavar en la tierra y destrozar nuestro jardín.

Si bien el Bedlington se acostumbra rápidamente al contacto con los humanos, es importante iniciar el proceso de socialización desde cachorro, sobre todo para evitar reacciones agresivas en presencia de otros perros en la edad adulta.

Salud y ejercicio

El Bedlington es un perro bastante saludable con un promedio de vida que se sitúa en torno a los 14 años. Sin embargo, se trata de una raza con cierta predisposición a padecer ciertas enfermedades oculares y a sufrir problemas renales.

Las necesidades de ejercicio de Bedlington Terrier son relativamente fáciles de satisfacer. Un paseo largo y un poco de juego activo será suficiente. Este perro se adapta sin problemas a la vida dentro de un piso o apartamento, aunque siempre será mejor si disponemos de un pequeño jardín para él.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí