Síntomas de intoxicación en perros

Todos sabemos como son los perros, olfateando, lamiendo y comiendo cualquier cosa que se encuentren por la calle o en casa. Algo que muchas veces puede derivar en una intoxicación leve, moderada o grave.

Cuando esto ocurre es fundamental actuar a la mayor brevedad posible para evitar que la salud de nuestro perro empeore, ya que en algunos casos podría incluso morir. El envenenamiento ya sea intencionado o accidental, es algo muy peligroso.

Desde SoyUnPerro te mostraremos cuales son los síntomas más habituales en esos casos y cómo debemos actuar, los tratamientos habituales y su eficacia.

¿Cómo se intoxica un perro?

Cuando hablamos de intoxicación o envenenamiento siempre pensamos en lo peor, que alguien con malas intenciones ha dejado veneno al alcance del perro para hacerle daño. Pero lo cierto es que más de la mitad de las intoxicaciones en perros son por motivos totalmente accidentales.

Estas son las principales causas que provocan intoxicación:

  • Lamer insecticidas o herbicidas
  • Comer alimentos nocivos cómo el chocolate
  • Ingesta de medicamentos por error o mal administrados por el dueño
  • Contacto con plantas tóxicas
  • Ingesta deliberada de veneno potencialmente mortal

En la mayoría de parques y jardines se utilizan insecticidas y herbicidas para mantener a raya a los insectos y malas hierbas. Por desgracia muchos perros terminan comiendo hierba que puede estar rociada por herbicidas, intoxicándose.

perro-que-ha-comido-hierba

Dejar que nuestro perro coma cualquier cosa es algo muy habitual, pero existen muchos alimentos tóxicos para perros que pueden causar incluso su muerte, si se toman en determinadas cantidades. Cómo el chocolate o las uvas por ejemplo.

Somos muy propensos a medicar a nuestros perros si sospechamos que se encuentran mal, otro gran error que puede intoxicarlos gravemente. Solamente un veterinario tiene potestad para recetar medicamentos a nuestro perro.

En la naturaleza existen muchas plantas venenosas para perros, muchas de ellas se encuentran en casi todos los parques y jardines. Cuando nuestro perro se roza con ellas o las muerde jugando, se intoxica sin saberlo.

Y siempre debemos tener presente que es posible que alguien con malas intenciones, haya dejado veneno al alcance de los perros o camuflado entre comida para terminar con ellos. En estos casos lo más habitual es usar raticida o medicamentos cómo el ibuprofeno.

Principales síntomas de intoxicación en perros

Cuando un perro se intoxica siempre muestra determinados síntomas que pueden alertarnos sobre su estado. Estos síntomas de envenenamiento pueden aparecer en conjunto o de forma individual.

  • La perdida de equilibrio es uno de los síntomas más notorios cuando están intoxicados, pueden perder el equilibrio por completo, andar de forma extraña o perder fuerza en sus extremidades traseras o delanteras de forma independiente.
  • El exceso de salivación también es un síntoma muy común en perros intoxicados, podremos apreciar cómo se le cae un poco la baba o es incapaz de mantener la boca cerrada.
  • Las pupilas dilatadas también nos indican que nuestro perro puede haber sido envenenado, siendo además causa de un comportamiento extraño, cómo si estuviera drogado.
  • Los movimientos extraños causados por la falta de reflejos e incapacidad de coordinación normal son también originados por intoxicaciones.
  • Los temblores injustificados ya sean con el perro despierto o dormido son otro de los síntomas derivados del envenenamiento.

Si tu perro muestra alguno o varios de estos síntomas, lo más probable es que esté intoxicado. Por lo que debes acudir al veterinario de forma urgente para evaluar la intensidad de la toxicidad en su organismo.

perro-en-revisión-veterinaria

Tratamientos habituales para perros intoxicados

A excepción de cachorros y perros ancianos, los cuales son extremadamente sensibles y precisan de tratamientos más suaves e intensos… Al resto de ejemplares caninos se les suele aplicar el mismo tratamiento para eliminar las toxinas.

Los tratamientos siempre debe ponerlos un veterinario, sin excepción. Debe hacer pruebas de sangre a nuestro perro para evaluar su estado e incluso alguna placa por si hay cuerpos extraños en su aparato digestivo.

Lo habitual una vez realizadas las pruebas es hospitalizar al perro, poniendo una vía para administrarle suero y la medicación que el veterinario estime oportuna. En casos muy graves también se suele realizar un lavado de estómago o administrar medicación que le haga vomitar.

El perro estará hospitalizado hasta que el veterinario compruebe que su organismo ha eliminado la toxina que le estaba envenenando. En la gran mayoría de los casos los perros sobreviven y tienen una vida normal.

Pero en otros casos, debido a la cantidad de toxinas, al estado de salud del perro o a la poca rapidez con la que se ha llevado al perro al veterinario, no logran superarlo y mueren.