Parafimosis y fimosis en el pene del perro

356

Existe una gran variedad de problemas directamente relacionados con el pene del perro, sin embargo los más comunes son la Parafimosis y la fimosis, problemas que con un correcto tratamiento veterinario tienen solución.

Tanto la fimosis cómo la parafimosis sin especialmente dolorosas para nuestro perro, ya que influyen de forma directa sobre la parte más sensible de los perros, su pene. El Pene de un perro tiene tantas terminaciones nerviosas cómo el de un humano, es decir, es extremadamente sensible.

Veamos desde SoyUnPerro.com en que consiste cada uno de estos problemas, cómo solucionarlos y que cuidados necesitan. Recordando siempre que ambos son capaces de crear infecciones e incluso necrosis en su pene, por lo que debemos visitar al veterinario de forma obligada.

perro lamiendo

Fimosis en perros: Síntomas y tratamiento

La fimosis consiste en la imposibilidad de que el perro pueda sacar su pene del prepucio, algo que normalmente se da cuando se aparea. Es un problema serio ya que puede acarrear mucho dolor, incluso aunque cuando no haya apareamiento, con una simple erección (bastante común en perros) puede presentar muchas molestias, dolor.

La fimosis en perros es igual que la fimosis en humanos, el glande o parte delantera del pene del perro no puede salir fuera de su envoltura, el prepucio. Esto además de dolor cuando padezca una erección, puede ser motivo de infecciones por no poder higienizar esa zona.

Recordemos que los perros higienizan a diario sus genitales mediante lametones, uno de los principales motivos por los que no es recomendable que tu perro te bese en la cara o boca.

El tratamiento para solucionar este problema consiste en dos fases, siempre realizadas por un veterinario. La primera de ellas consiste en aplicar vaselina o lubricante sobre el pene del perro (glande) y provocar una erección.

Es una técnica que se debe repetir a diario durante varias semanas, con el fin de que el propio glande presione el prepucio y lo dilate, siempre con la ayuda de lubricante. En ocasiones el propio prepucio aumenta su elasticidad solventando el problema.

La segunda técnica consiste en intervenir quirúrgicamente al perro, modificando un poco el prepucio para evitar que suponga un problema durante las erecciones.

parafimosis en perro

Parafimosis en el pene del perro: Síntomas y tratamiento

La parafimosis es exactamente lo contrario a la fimosis, consiste en la imposibilidad del perro de guardar su pene o glande en el interior del prepucio. Cuando el glande o pene queda fuera por un periodo de tiempo excesivo, comienza a secarse, irritarse y agrietarse.

Esto puede producir un gran dolor e infecciones, llegando incluso a la necrosis del pene, el cuál debería ser extirpado mediante intervención quirúrgica. La parafimosis en perros no es un problema muy común, aunque eso no significa que sea inexistente.

Existen dos casos de parafimosis, la creada por la erección del perro, que después es incapaz de desinflamar por los motivos que sean. Y la parafimosis genética, la cuál padecen algunos perros desde nacimiento.

El tratamiento para ambas es muy similar, primero se debe intentar desinflamar el pene del perro mediante aplicaciones con agua fría. Podemos meter a nuestro perro en una bañera con agua fresquita que le cubra hasta la altura del pene, o aplicar agua fría directamente sobre su pene con la ayuda de un vaso, pulverizador, etc…. Es importante lubricar la parte visible del pene del perro con vaselina para que no se reseque y se agriete, ya que le produciría mucho dolor, igualmente puede ayudar para retraerlo.

Si esto no soluciona el problema o sólo lo soluciona de forma temporal, debemos acudir al veterinario para que estudie el motivo por el cuál el pene no termina de retraerse o desinflamarse. En ocasiones es necesaria una intervención quirúrgica, en otras basta con medicación.

Si te ha gustado el artículo y te ha sido de utilidad, ayúdanos a mantener la web en marcha! : Dale “Like” o Compártelo en las redes sociales  🙂 ¡Gracias!