Remedios caseros para curar la diarrea en perros

La diarrea es un proceso relativamente habitual en los perros, con independencia de su edad. Se relaciona con una alteración / irritación en el intestino delgado o en el grueso. Consiste en la deposición de heces sin forma y muy líquidas con más frecuencia de la habitual.

Se debe a un tránsito rápido por el intestino, de forma que no se absorbe el agua. La consecuencia es que las heces llegan líquidas al recto. Hay varias causas que originan la diarrea y solo las más leves pueden tratarse en el hogar de forma casera ¿Quieres saber cómo?

Diarrea vs. descomposición

Debemos distinguir unas heces blandas de lo que realmente sería una diarrea. Es normal que, tras una situación de estrés o una ingesta indebida, las deposiciones del perro se presenten con una consistencia mucho más blanda de lo habitual. Pero esto no es una diarrea.

La diarrea implica, además de heces líquidas, que la frecuencia de las deposiciones se vea aumentada. La diarrea puede ser aguda o crónica. Un episodio agudo que no provoca deshidratación puede intentar tratarse en casa, pero los casos crónicos necesitan siempre de la intervención del veterinario porque es imprescindible hacer pruebas.

Causas que originan diarrea en perros

La diarrea en canes tiene dos causas principales, que son algún cambio en la alimentación o la presencia de parásitos intestinales. Estrés, intolerancias alimentarias o el consumo de algunos fármacos son otras causas. Además, hay varias enfermedades infecciosas que pueden ser de gravedad y que también tienen la diarrea como síntoma.

Por eso, salvo que estemos ante un caso leve en un perro sano o tengamos la certeza de cuál ha sido la causa, no debemos intentar el tratamiento por nuestra cuenta. Siempre hay que acudir al veterinario. Esto es fundamental en el caso de los cachorros, perros con otros síntomas, deshidratados, enfermos o cuando la diarrea presenta sangre.

¿Cómo actuar ante la diarrea?

Si nuestro perro se encuentra entre las situaciones que hemos apuntado como susceptibles de ser tratadas en casa, lo primero es no darle comida a lo largo de todo un día. Al contrario, agua sí debe tener siempre a su disposición.

Si la diarrea es muy abundante podemos ofrecer suero, que es posible añadir al agua. En el caso de que el perro lo rechace, mejor que tome solo agua a que se quede sin beber. En unas 24 horas la diarrea tendría que haber remitido solo con estas medidas.

La reintroducción de la comida tras la diarrea

Cuando la diarrea se ha cortado, es el momento de reintroducir la comida. Para ello hay que escoger una dieta que pueda digerirse con facilidad y que sea baja en grasas. Se recomienda ofrecer carne picada cocida, arroz hervido o pollo cocido sin la piel. Requesón, macarrones o huevo pasado por agua son otras opciones aceptables.

Repartiremos la ración en 3-4 tomas a lo largo del día. Al día siguiente, si no ha vuelto a presentarse la diarrea, podemos mezclar este menú con su dieta habitual durante un par de días, hasta volver a su alimentación de costumbre.

¿Podemos usar fármacos contra la diarrea?

Si pensamos en administrar algún fármaco para controlar la diarrea, es mejor que lo consultemos con el veterinario. En las clínicas podemos encontrar productos como Pro-enteric o Canikur-Pro, que contienen probiótico. Los probióticos son microorganismos vivos que resultan beneficiosos.

Son levaduras o bacterias que forman parte de la flora normal del organismo. En otras palabras, se trata de productos que van a reforzar la flora intestinal beneficiosa del perro. El Pro-enteric, además, retiene bacterias, toxinas y agua, lo que evita lesiones en el intestino y ayuda a que las heces adquieran consistencia.

Por su parte, el Canikur-Pro incluye en su composición un prebiótico. Los prebióticos promueven el crecimiento de las bacterias beneficiosas. También tiene un efecto de absorción del exceso de líquido.

perro-relamiendose-tras-comer-heces

Consejos para prevenir la diarrea

Mejor que tratar siempre es prevenir. Las ingestas inadecuadas son causas comunes de diarrea en perros. Se deben a su tendencia natural a ingerir carroña, basuras, alimentos en descomposición, cadáveres de otros animales, hierbas, papeles, etc. Para evitarlo tenemos que ser muy cuidadosos con cualquier comestible potencial que dejemos a su alcance.

Educarlo para que no coma nada que encuentre, cerrar bien el cubo de la basura o impedir que vagabundee sin supervisión son medidas para evitar esta conducta perjudicial. También hay que ser cuidadosos con su dieta. No solo con los alimentos que le ofrecemos, sino porque algunos perros sufren intolerancias alimenticias, causa de tránsito intestinal rápido.

Cualquier cambio en su menú debe ser progresivo. Si queremos añadir lácteos a un perro adulto, hay que empezar por pequeñas cantidades. Es normal que los perros no cachorros no digieran la lactosa. La desparasitación interna evita los parásitos intestinales. Además, algunos fármacos originan diarrea. Nunca hay que medicar al perro por nuestra cuenta.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.