Remedios naturales para la cistitis en perros

La cistitis es una inflamación de la vejiga que puede resultar muy incómoda para los perros. Además, si no se ataja a tiempo, podría llegar a afectar a los riñones. Por eso es importante un tratamiento precoz.

Además de los fármacos que nos prescriba el veterinario, en el hogar podemos adoptar medidas para ayudar a nuestro perro a evitar y a recuperarse de una cistitis. Pero es básico que distingamos la prevención de la cura.

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una inflamación de las paredes de la vejiga que en los perros suele estar causada por una infección bacteriana. Afecta tanto a machos como a hembras, independientemente de su edad.

¿Por qué se producen las cistitis?

Hay diferentes causas que predisponen a los perros a padecer esta patología. Por ejemplo, infecciones en la uretra, que es el conducto que sale de la vejiga hacia el exterior para eliminar la orina. Tanto en machos como en hembras pueden preceder a la infección de la vejiga.

Se consideran factores que aumentan el riesgo de cistitis el envejecimiento, la diabetes tanto de tipo 1 como de tipo 2 o tratamientos prolongados con corticosteroides. En los machos sin castrar la prostatitis, es decir, la inflamación de la próstata, puede tener también relación.

perrita-enferma-de-cisititis-descansando-en-el-sofa

¿Cuáles son los síntomas de cistitis?

Podemos sospechar que nuestro perro padece cistitis si muestra síntomas como los siguientes:

  • Dolor al orinar.
  • Incremento en la frecuencia en la eliminación de orina.
  • Orina turbia en la que podremos percibir un olor anormal.
  • Las hembras pueden presentar también una secreción y es habitual que se laman la zona.

¿Por qué hay que tratar la cistitis?

Además de por las evidentes molestias que va a sentir el perro afectado, la cistitis contribuye a la formación de cálculos urinarios. Los grupos de bacterias que se encuentran en una infección suponen una buena estructura alrededor de la que se pueden depositar los minerales que forman el cálculo o piedra.

Otra complicación grave de dejar una cistitis sin tratar es que se produzca la afectación de los riñones si las bacterias ascienden desde la vejiga hasta ellos a través de los uréteres. Esto podría llegar a provocar una insuficiencia renal.

perro-haciendo-pis

¿Cómo se trata la cistitis?

Si se detecta una infección bacteriana es inevitable administrar antibióticos. Eso sí, podemos emplear uno específico si el veterinario ha realizado un cultivo de la orina. Este procedimiento permite identificar exactamente de qué bacteria se trata y, por lo tanto, seleccionar un antibiótico que sepamos eficaz contra ella.

El tratamiento antibiótico suele prolongarse unas 2-3 semanas. Pasado ese tiempo, aunque el perro parezca recuperado, es conveniente repetir el análisis de orina para confirmar o no la curación.

Si la infección persiste o se repite en poco tiempo, el veterinario tendrá que estudiar el caso y hacer el cultivo para elegir antibiótico, si es que no lo ha hecho con anterioridad, ya que a veces se prescribe uno de amplio espectro en base a una tira de orina positiva a infección.

Remedios naturales contra la cistitis

En este punto es básico diferenciar entre prevención, tratamiento y recuperación. Así, no hay ningún tratamiento natural que podamos dar a un perro con cistitis causada por una infección bacteriana. Para eliminar estos patógenos se requiere la administración del antibiótico correspondiente.

En cambio, si queremos prevenir que nuestro perro sufra una cistitis o ayudar a que se recupere de una a la vez que toma el antibiótico, sí podemos recurrir a remedios naturales entre los que destacan los siguientes:

  • Agua: la hidratación resulta básica para el buen funcionamiento del sistema urinario. Por eso conviene que animemos a nuestro perro a beber y que disponga permanentemente de agua limpia y fresca. También se le pueden ofrecer alimentos húmedos con alto contenido en líquido.
  • Vitamina C: se recomienda su uso por su efecto protector del sistema urinario al favorecer la eliminación de bacterias. Algunos alimentos ricos en esta vitamina son el brócoli, el kiwi o, por supuesto, la naranja.
  • Arándanos: destacamos este fruto porque es el más extendido para la prevención de la cistitis debido a sus propiedades antibacterianas.
  • Vinagre de manzana: este producto es otro de los que también pueden utilizarse en la prevención o recuperación de la cistitis.

Bibliografía
Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí