Aceite de salmón para perros – Usos y beneficios

El aceite de salmón es un producto que en los últimos años se ha puesto muy de moda tanto en la alimentación humana como en la canina. Su ingrediente destacado es el famoso ácido graso omega 3.

Es cierto que su consumo ofrece beneficios para nuestro perro, pero es importante cuidar la proporción en la que se administra. Veamos todo lo que el aceite de Salmón puede hacer por tu perro ¿Preparad@?

¿Qué es el aceite de salmón?

El aceite de salmón es un aceite obtenido a partir de los tejidos de este pescado. Por lo tanto, puede consumirse directamente al ingerir el salmón o en forma de suplemento alimenticio en líquido o en cápsulas. Algunas comidas para perros incluyen el aceite de salmón entre sus ingredientes.

El componente más destacado del aceite de salmón es el ácido graso esencial conocido con el nombre de omega 3. En concreto, se encuentran de forma concentrada el ácido eicosapentaenoico o EPA y el ácido docosahexaenoico o DHA. Se trata de grasas poliinsaturadas.

Reciben el nombre de esenciales porque el organismo no es capaz de producirlos por sí mismo, de forma que es indispensable que se consuman a través de la dieta. Los ácidos grasos esenciales que contiene el aceite de salmón aportan numerosos beneficios al organismo del perro.

Propiedades y beneficios del aceite de salmón

Estos son los principales beneficios que el aceite de Salmón puede ofrecernos:

  • El aceite de salmón contribuye a la salud cardíaca y renal al influir sobre la fluidez de la sangre.
  • Posee una acción antiinflamatoria porque inhibe la síntesis de determinados mediadores químicos que participan en los procesos inflamatorios. Esta es la propiedad que se relaciona con el tratamiento de problemas dermatológicos.
  • Además produce un efecto anticoagulante.
  • Reduce el riesgo de la aparición de tumores.
  • Favorece la oxigenación cerebral, lo que es especialmente útil en los perros de edad avanzada que pueden presentar dificultades en este ámbito.
  • Mejora la capacidad de aprendizaje de los cachorros y los resultados de los perros dedicados a la práctica de deportes.

salmón

¿Tiene contraindicaciones el aceite de salmón?

El problema que presenta el consumo del aceite de salmón es que se produzca un desequilibrio entre la ingesta de omega-3 y la de omega-6. Si la cantidad de omega-6 supera a la de omega-3, el perro puede sufrir procesos inflamatorios y arteriosclerosis.

Por ello insistimos en la importancia de no administrarle a nuestro perro aceite de salmón por nuestra cuenta. Ningún complemento es inocuo y su uso tiene que estar justificado. Por lo tanto, para no correr riesgos, siempre hay que consultar con el veterinario.

¿Cuál es la dosis adecuada de aceite de salmón?

A pesar de los beneficios del aceite de salmón, si sobrepasamos la dosis adecuada al tamaño y características de nuestro perro, pueden producirse efectos adversos como diarrea, náuseas, trastornos gastrointestinales u obesidad. Por otra parte, no hay una dosis fija, ya que depende de múltiples factores relacionados con el perro y con el propio suplemento.

La dosis va a depender también del formato del suplemento que nos indique nuestro veterinario, ya que podemos elegirlo en cápsulas o en líquido. Este último formato, más común, puede resultar más fácil de suministrar porque es fácil rociarlo sobre la comida habitual del perro.

La dosis también depende de la calidad del producto que adquiramos. Normalmente, cada fabricante indicará en el envase la dosificación que recomienda para su producto. Aun así, es el veterinario quien debe prescribirnos la cantidad más adecuada, teniendo en cuenta las características y las particularidades de nuestro perro.

Bibliografía
Rodríguez, Carlos. ¿Qué son los ácidos grasos omega-3? Revista Ateuves nº 10. pp. 22-26.
Villagrasa, María. Los complementos nutricionales. Revista Ateuves nº 13. pp. 24-28.