¿Pueden los perros comer gelatina?

Además de los helados y los refrescos, la gelatina es otro de los alimentos clásicos del verano. Refresca, es rica en vitaminas y las hay de muchos sabores para que elijas el que más te gusta. Pero ¿y nuestro perro? ¿Puede disfrutar con nosotros de este manjar del verano?

Hoy, desde Soy un Perro, queremos que conozcáis las precauciones que debéis tener con este alimento y otras alternativas alimenticias que podéis ofrecer a vuestro amigo en verano.

¿Es bueno darle gelatina a un perro?

Es muy probable que estés consultando esto tras observar la carita de curiosidad que tu perro ha puesto mientras te veía disfrutar de tu gelatina. Debemos confesar que seguramente el sabor y la textura de la gelatina le encanten a tu perro y además le ayuden a combatir el calor.

No obstante, hay que tener cierta precaución. La gelatina comercial, además de colágeno, tiene un alto contenido de azucares, colorantes y edulcorantes artificiales. Ingredientes nada saludables para tu peludo.

Por lo tanto, aunque sí le puedes dar gelatina a tu perro, debe ser en pocas cantidades y de manera puntual. De lo contrario, un abuso en la ingesta de este propiciará un mal hábito de alimentación y problemas de salud, como niveles de azúcar altos en sangre o problemas dentales.

De cualquier manera, un capricho de vez en cuando no hace daño, por lo que puedes ofrecerle un poco de gelatina a tu can para que se refresque y disfrute de los sabores veraniegos. Eso sí, ten en cuenta que cuanto menor sea el tamaño del perro, menor debe ser la cantidad ofrecida.

gelatina

Receta de gelatina especial para perros

Si a tu perro le apasiona la gelatina, afortunadamente podemos contar con alternativas a la gelatina comercial que serán mucho más recomendables y saludables para tu amigo. Prepara papel y boli y ¡apunta!

Receta: Gelatina de pezuña de cerdo

Para preparar esta gelatina necesitarás:

  • 1 pezuña de cerdo
  • 2 litros de agua

En primer lugar, deberás poner el agua a hervir en una olla. A continuación, trocea la pezuña y añádela al agua hirviendo, dejándola cocinar durante dos horas a fuego medio-bajo. Si tienes una olla express, el tiempo de cocción se reducirá a tan solo media hora.

Una vez pasado ese tiempo, vierte el líquido de la olla en unos moldes o cubitera y déjala enfriar en la nevera, siempre un mínimo de dos horas, aunque lo recomendable sería esperar hasta el día siguiente para disfrutar del alimento.

Para desmoldar las gelatinas, puedes ayudarte introduciendo la cubitera o moldes al baño maría. Espera alrededor de 20 segundos y retírala. Ya podrías sacar las gelatinas y dárselas a tu amigo peludo para que las saboree.

Receta: Gelatina de caldo de pollo

Para preparar esta receta de deliciosa gelatina necesitarás:

  • 2 ½ cucharadas de gelatina
  • ¼ cucharada de caldo de pollo
  • ½ taza de caldo de hueso

Para este segundo snack delicioso vierte en una olla todos los ingredientes a la vez y déjalos cocinar a fuego lento aproximadamente 10 minutos para que la gelatina se disuelva. Deberás remover continuamente.

Seguidamente, vierte la mezcla en una cubitera o moldes pequeños y déjala reposar y enfriar durante unos minutos. Después, permite que la mezcla se enfrié en el frigorífico durante varias horas, como en la receta anterior. Al día siguiente estarán listas para degustar.

Recuerda que estas gelatinas, aunque son mucho más apropiadas que la alternativa comercial, no sustituyen su dieta equilibrada habitual, solo será un complemento divertido y saludable para que tu perro pueda disfrutar contigo de su postre favorito.