Cuando llegamos a casa con un cachorro recién adoptado solemos verlo tan pequeño y vulnerable que es habitual que nos surjan dudas sobre su manejo. Las más frecuentes suelen relacionarse con la alimentación y con la educación, pero hay otras.

Por ejemplo, la posibilidad de dejarlo solo en casa y, en caso afirmativo, el tiempo de soledad que sería admisible. En este artículo hablamos de todo lo que hay que tener en cuenta antes de salir de casa y dejar solo a nuestro cachorro.

El primer día del cachorro solo en casa

La primera pregunta que surge cuando pensamos en dejar al cachorro solo en casa es a partir de cuándo es posible hacerlo. En primer lugar, los cachorros deben adoptarse una vez hayan cumplido un mínimo de ocho semanas de vida. Antes deben estar con su madre y hermanos, adquiriendo enseñanzas fundamentales para su equilibrio en el futuro.

Por lo tanto, nos encontraremos con un cachorro de unos dos meses en el hogar que, hasta entonces, nunca había estado solo. Y quizás lo ideal es que así siga, pero no suele ser viable. Lo normal es que tengamos que salir durante horas a trabajar o a estudiar. Por lo tanto, más que preguntarnos cuándo dejarlo solo debemos centrarnos en el cómo.

En otras palabras, nos vamos a ver obligados a dejarlo solo tenga dos o cuatro meses. Lo que sí podemos controlar es su llegada. Es decir, podemos adoptarlo un viernes o durante unas vacaciones para tener tiempo para adaptarlo a nuestro hogar y a su nueva rutina, a la vez que lo preparamos para quedarse solo.

¿Cuánto tiempo puedo dejar a mi cachorro solo en casa?

En este aspecto sucede lo mismo que con la edad en la que dejar solo al perro. Es decir, lo habitual es que no dependa de nosotros, ya que los horarios laborales nos vienen impuestos. Claro que sería ideal no dejarlo solo ocho horas seguidas, no podemos olvidar que es un animal social y sociable. Pero si es lo que dura la jornada laboral, habría que adaptarse.

Y en este punto hay que tener en cuenta un aspecto previo: ¿si no estamos en casa en todo el día es adecuado que adoptemos un cachorro? La verdad es que no. Si es nuestro caso y queremos un compañero canino, mucho mejor adoptar un ejemplar ya adulto y con poca necesidad de actividad.

En el caso de querer sí o sí un cachorro, habría que buscar alternativas. Por ejemplo, pagar a una persona que vaya a atenderlo, dejarlo en casa de algún amigo o familiar o buscar una buena residencia que ofrezca la posibilidad de atenderlo durante nuestra ausencia. Siempre hay que tener presente que un perro no es un gato que se pueda quedar solo todo un día.

Consejos para dejar al cachorro solo en casa

En general, si debemos dejar a nuestro cachorro solo en casa no es conveniente que lo hagamos por un período de tiempo muy prolongado. Unas 2 horas estaría bien y hasta 4-6 podría aguantar, también en función de su edad y su carácter. Más sería excesivo. En cualquier caso, antes de irte ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Prepara un lugar seguro. El cachorro no puede acceder a nada que le suponga un peligro, como cables, ventanas, basura, plantas o productos de limpieza.
  2. Ofrécele una madriguera, es decir, no le dejes acceso a toda la casa, pues podría sentirse inseguro. En una habitación con todo lo que necesita controlará mejor los estímulos y estará más tranquilo. Puedes dejarle también un transportín para que se sienta más resguardado si lo desea.
  3. Cánsalo antes de irte jugando con él o, si puede salir, llevándolo a dar un buen paseo.
  4. Si le das de comer que sea con tiempo suficiente como para que le dé tiempo a evacuar. Aunque prepárate para limpiar a tu vuelta. Los cachorros son como bebés y no pueden controlar sus esfínteres.
  5. Déjale juguetes para que se entretenga, mejor que le supongan un desafío, como los juegos interactivos o el Kong.
  6. Por último, no olvides que debe tener acceso permanente a agua limpia. Asegúrate de que no puede volcar el bebedero.

Pros y contras de dejar solo a un cachorro

El perro sería feliz con nuestra constante presencia. Pero nuestras obligaciones no suelen hacerlo posible. Por eso es beneficioso que se acostumbre a nuestros horarios y ausencias y que, en consecuencia, tolere con tranquilidad permanecer solo en el hogar. Lo contrario podría ser perjudicial tanto para él como para la convivencia.

Los perros pueden sufrir un trastorno denominado ansiedad por separación. Este se produce en cuanto se quedan solos. Los animales lloran, ladran, destruyen cualquier objeto a su alcance, orina y defecan en el interior del hogar, etc. Por eso es importante que lo acostumbremos desde su llegada a casa a quedarse solo.

Podemos empezar de una manera paulatina, por ejemplo, saliendo de la vivienda durante diez minutos. Si a nuestro regreso todo está correcto, probaremos a ausentarnos quince, veinte, etc. En el caso de que detectemos problemas, la mejor opción es contactar con un profesional del comportamiento canino o etólogo para intervenir lo antes posible.

María Besteiros
Auxiliar Técnico Veterinaria y presidenta de una protectora de animales. Desde niña mis intereses giraron alrededor de los animales, la lectura y la escritura, por eso me formé para ejercer como ATV y me doctoré en Filoloxía Galega. Además, estoy vinculada a la protección animal a través de protectoras. En la actualidad soy casa de acogida de siete perros y cinco gatos. Escribir sobre perros es una forma de compartir los conocimientos que he adquirido sobre ellos a lo largo de los años, a la vez que me permite unir mis profesiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí