Remedios caseros contra el mal aliento de los perros

0

Vuelves a casa del trabajo. Apenas abres la puerta, tu perro te salta encima y… !te saluda a lametazos!. Sin embargo, tu cara de alegría se puede transformar en una de desagrado al instante.

¿El motivo?  El mal olor de su boca. Para evitar esta situación hay algunos remedios caseros contra el mal aliento de los perros que te pueden ayudar. Veamos cuáles son.

Los remedios caseros más efectivos contra la halitosis canina

Sabemos que el amor que sentimos por nuestros peludos es incondicional, tengan o no tengan halitosis. Sin embargo, hay que prestar atención a este problema. No ya por lo que sentimos nosotros, sino por su propia salud.

Un aliento desagradable nos indica que el perro tiene una cantidad excesiva de bacterias en la boca, lo que puede desembocar en problemas en el tracto digestivo. Al mejorar su higiene dental, estaremos previniendo posibles afecciones.

A veces no es necesario gastar mucho en limpiezas dentales o en productos específicos. Hay remedios caseros que pueden funcionar bien. Eso sí, antes asegúrate de que el perro está sano llevándolo a una revisión con tu veterinario habitual.

Soluciones para mantener el aliento de tu perro fresco

Hay varias opciones naturales y fáciles de conseguir para combatir la halitosis de tu compañero peludo. Por ejemplo:

  • Los huesos crudos. Cuando el perro roe los huesos carnosos funcionan como una lija, evitando que queden restos de comida entre sus dientes. Son también una buena fuente de calcio.
  • Con una zanahoria obtendrás resultados similares a los del hueso. Además esta verdura tiene excelentes propiedades: Zanahorias para perros.
  • El perejil. Es una planta fundamental para asegurar un aliento fresco. Puedes cortarla en pedacitos y mezclarla con su comida, o bien preparar infusiones con sus hojas. Si no la toma por sí mismo, otra opción es hacer un aerosol y pulverizar su boca con este preparado.
  • El vinagre de manzana. Este producto neutraliza el mal olor. Lo ideal es poner un par de gotitas en su comida diaria. Si empiezas con pocas cantidades, pronto se acostumbrará al sabor.

Como ves, la higiene dental está muy ligada a la alimentación. De hecho, no solo es importante utilizar estas soluciones caseras contra el mal aliento.

Debes prestar igualmente mucha atención a su dieta y a sus hábitos alimentarios, pues ahí podría estar el origen del problema.

perro comiendo zanahoria

Una correcta alimentación para un aliento agradable

Una dieta saludable es clave para evitar la halitosis. Por eso, si alimentas con pienso a tu peludo, trata de elegir uno que sea de calidad. Los que no lo son provocan que el sarro se acumule y aparezca ese olor tan desagradable que queremos evitar.

Hacer cambios en la alimentación del perro puede ser una buena solución. Para estos casos la dieta cruda (BARF) es muy recomendable. Elige alimentos naturales y huye de los procesados. Tu compañero canino lo agradecerá.

Por otro lado, es primordial que te asegures de que está bien hidratado. Un perro tiene que beber mucho líquido, lo que mantendrá su boca limpia de residuos.

En cuanto al comedero, asegúrate de que está limpio y sin acumulación de restos comida. Otra recomendación es que estés pendiente de que tu can no ingiere comida en mal estado. Esto no solo le  puede causar mal aliento, también problemas digestivos.

La importancia de una buena higiene dental

Ten en cuenta, por último, que el aseo dental ayuda… ¡y mucho! Lo preferible es cepillar la dentadura de tu perro todos los días. Si no es posible, intenta hacerlo con la mayor asiduidad posible. Una buena forma es establecer esta rutina unas dos o tres veces por semana. Así el can se irá acostumbrando poco a poco.

Con respecto al cepillo de dientes, puedes utilizar uno para humanos o hacerlo con tus propios dedos. Con ½ cucharada de bicarbonato de sodio y 1 cucharada de agua puedes crear tu propia pasta dental casera. Su efecto es muy potente. Incluso puedes agregarle una pizca de perejil para que sea más efectiva.

Lo cierto es que no existe una solución milagrosa para el mal aliento, sino un conjunto de hábitos que ayudan a mejorarlo. El secreto es la constancia y el establecimiento de rutinas saludables. En tu casa, ¿cómo manejas la higiene dental de tu perro? ¿Alguna vez sufriste uno de esos “besos de la muerte” de tu compañero peludo?