Aunque estamos muy acostumbrados a alimentar a nuestros perros con pienso, lo cierto es que hay otros alimentos comunes en cualquier casa que les podemos ofrecer. Entre ellos destacan las verduras y las hortalizas.

Las verduras y las hortalizas les proporcionan a los perros vitaminas, antioxidantes y fibra. Los perros son carnívoros, pero, aunque los alimentemos con piensos, las verduras y hortalizas pueden incluirse en su dieta habitual a modo de complemento o premio saludable.

Verduras y hortalizas saludables para perros

A continuación ofrecemos un listado de las verduras y hortalizas más frecuentes que podemos incluir en la dieta de nuestro perro. Eso sí, debemos tener siempre en cuenta que los perros no tienen las mismas necesidades de vegetales que nosotros, ya que son carnívoros. Tampoco los digieren de la misma manera que nosotros. Por lo que no debemos abusar con las cantidades.

Brócoli

El brócoli es una excelente opción repleta de vitaminas como la C, la K, la E y la A. También destaca por su aporte de ácido fólico, además de fibra, hierro, carotenos y flavonoides. Puede darse al perro al vapor o cocido.

Calabaza

Como cualquier otra verdura u hortaliza, la calabaza proporciona un buen aporte de fibra. También contiene antioxidantes y produce un efecto diurético. Se recomienda ofrecerla al perro siempre sin la piel y tras retirar todas las semillas. Puede cocerse, asarse, hacerse al vapor o darse cruda bien troceada.

Coles de Bruselas

Las coles de Bruselas contienen vitaminas del grupo B, como la B1 y la B6, y vitaminas C y A. Además de fibra, aporta ácido fólico, calcio, hierro, antioxidantes y potasio. Se suministran al perro cocidas.

coliflor

Coliflor

La coliflor es de la misma familia que el brócoli, por lo que sus beneficios y su composición son similares a los de este vegetal. Aporta vitaminas C, K y B6, además de ácido fólico. Debe darse cocida.

Espinacas

Además de fibra, contiene vitaminas A, C, E, B, K y F, betacarotenos y antioxidantes. Se le puede ofrecer al perro cruda y picada o, si la tenemos congelada, prepararla cocida o al vapor. También se pueden pasar por la sartén.

Lechuga

Es rica en hierro, antioxidantes y tiene una acción depurativa sobre el organismo. Se recomienda dar, en cualquiera de sus variedades, bien troceada para que el perro la trague y no se le pegue en la boca o le provoque un atragantamiento. También puede cocinarse.

Repollo

Presenta características similares a las de la lechuga, ya que entre sus componentes se encuentra el hierro o los antioxidantes. También tiene un efecto depurativo. Podemos dárselo al perro troceado tras lavarlo.

Zanahoria

Antioxidante, depurativa y digestiva, la zanahoria es de las hortalizas que más se les ofrecen a los perros. Contiene muy pocas calorías y una buena cantidad de betacarotenos y fibra, lo que provoca un efecto saciante.

Por ese motivo se recomienda dar zanahoria a modo de premio a los perros con sobrepeso, a los que estaría contraindicado ofrecerles alimentos más calóricos, ya sean comerciales o caseros. Dar una zanahoria cruda también ayuda a la limpieza de la dentadura y a la lucha contra la placa. Podemos ofrecerla bien lavada o pelada.

También se puede añadir al comedero rallada, al vapor o cocida. En este último caso también se utiliza mucho para aquellos ejemplares que se están recuperando de algún proceso gastrointestinal. Además, ofrece vitaminas como la A, la K y la C.

Cómo preparar las verduras y hortalizas para tu perro

Además de darlas crudas, hervirlas o cocerlas, que son las típicas presentaciones en las que se suelen ofrecer, también podemos darlas en puré. Esta forma de administración es sobre todo interesante para perros mayores con dificultades para masticar, los que padecen problemas bucales, etc.

En verano es una buena y divertida idea congelar las verduras y hortalizas para dárselas al perro como si fuesen un helado. Además, pueden aliviar a los cachorros en la época de muda de los dientes en la que notaremos que sienten una mayor necesidad de morder. También es posible deshidratarlas. Para ello podemos utilizar un deshidratador o secarlas nosotros al sol.

En cualquier caso, insistimos, los perros son carnívoros. Las verduras, hortalizas o, también, frutas deben darse como complemento. Nunca pueden ser el ingrediente principal de la dieta ni sustituir ninguna ración, incluso aunque se trate de perros con sobrepeso. Si necesitamos que adelgace tenemos que establecer un menú siguiendo las recomendaciones veterinarias.

Verduras y hortalizas prohibidas para perros

En general, las verduras y las hortalizas resultan beneficiosas para los perros aportadas de manera equilibrada a su dieta. Tan solo hay algunas desaconsejadas, como la cebolla, el puerro, el ajo o las cebolletas.

Incluso aunque las cocinemos, si se consumen de manera frecuente o en grandes cantidades, pueden desencadenar una anemia hemolítica causada por el tiosulfato que contienen y que los perros no consiguen digerir al no disponer de las enzimas necesarias. Los síntomas de intoxicación por tiosulfato incluyen vómitos y diarrea.