perro-masticando-un-peluche

Jugar con tu compañero canino es clave para establecer una buena relación con él y que sea un perro equilibrado y feliz. Durante esos momentos los juguetes proporcionan una dosis extra de diversión y permiten escapar de la rutina.

Pero debemos saber que algunos pueden ser nocivos para su salud, por lo que deben evitarse. Veamos en detalle cuales son los juguetes poco recomendados para un perro. 

¿Por qué son importantes los juguetes?

Son un buen aliado para el entrenamiento, sobre todo si es una raza que requiere de muchos retos mentales, además de físicos.

También hay canes que tienen cierta tendencia a mordisquear objetos, por lo que contar con un juguete adecuado es vital para mantener a salvo tus bienes más preciados.

Cada perro tiene necesidades diferentes de ejercicio, pero –como te hemos adelantado- no todos los juguetes son igual de válidos.

Entre los que no deberían estar a su alcance destacamos los siguientes:

Los peluches de tus hijos

Este tipo de muñecos están pensados para ser manipulados por personas y algunos de sus componentes pueden poner en riesgo la salud del can. Lo principal a tener en cuenta es el relleno.

Los peluches no están preparados para ser rasgados o mordisqueados de manera constante, algo que sin duda hará un perro cuando juegue. La mínima rotura liberará bolas de algodón, porexpan u otros componentes nocivos para el estómago canino.

Otro problema asociado a estos juguetes son las partes pequeñas, como ojos o botones, fácilmente arrancables. Es probable que el perro se trague estos elementos, lo que puede provocar una intoxicación o asfixia.

Si suele llevarse todo a lo boca, existen peluches específicos para perros que están fabricados con materiales resistentes para evitar roturas y con texturas suaves que no dañan sus encías. También hay otras posibilidades, como muñecos sin relleno y sin partes duras susceptibles de ser engullidas.

perro-con-pelotas-de-tenis

Las pelotas de tenis

¿Quién no le ha tirado una pelota a un can alguna vez? A simple vista las de tenis pueden parecer inofensivas, ya que por su tamaño y consistencia parece poco probable que se las traguen.

Sin embargo, estos juguetes son muy dañinos para su dentadura, pues están recubiertos de una capa de fieltro sintético de fibra de vidrio. Este material actúa como una lija sobre sus colmillos, desgastándolos lentamente. El resultado será un ejemplar que envejecerá con graves problemas en sus dientes.

Para los que tienen fijación con los balones, encontrarás una gran variedad de pelotas adecuadas. Las hay macizas e indestructibles, otras con un hueco en el que se puede poner comida o que hacen ruido para llamar su atención. Lo que siempre debes recordar es que la función de las pelotas no es que el perro las mastique, sino que juegue con ellas con seguridad.

perro-jugando-con-una-cuerda

Juguetes con cuerdas para estirar

Estos juguetes no son peligrosos en sí mismos. De hecho, están desarrollados para que los canes jueguen entre ellos creando lazos de compañerismo a la vez que se ejercitan. Asimismo, ayudan a limpiar sus dientes, especialmente los colmillos. Es como un hilo dental versión canina.

El riesgo aparece después de cierto tiempo. Con el uso, las cuerdas comienzan a deshacerse en hebras e hilos más finos que pueden ser tragados con facilidad. Muchas veces esto no va más allá de una mala digestión, que finaliza con las hebras masticadas en sus heces.

No obstante, estos elementos extraños también pueden causar serios problemas para defecar o retenciones intestinales más graves. Es por ello que, si cuentas con una de estas cuerdas, debes reemplazarla tan pronto comience a deshilacharse.

Los juguetes desgastados o rotos

Es normal que los juguetes favoritos de un can se estropeen o se partan, especialmente cuando son cachorros. En esta etapa suelen tener un carácter mucho más activo, juguetón y nervioso, lo que hará que estos pasatiempos se desgasten antes.

Al igual que ocurre con las cuerdas, debes tomar precauciones y estar al tanto de que no se trague ningún pedazo.  Un juguete roto puede provocar numerosos problemas estomacales, lesiones en las encías y ahogamientos. En estos casos, por más que sea su preferido, lo más recomendable es cambiarlo por uno nuevo.

Discos para lanzar

Aunque son recomendados para las razas más enérgicas y activas, debes prestar atención al material del que están hechos. Hay algunos para uso humano que no son adecuados para jugar con perros. Si están fabricados con plástico duro, por ejemplo, podrían lastimar su hocico o su dentadura.

Los discos voladores ideales para jugar con canes están fabricados con materiales maleables como la goma. Pese a todo, no es buena idea dejar que el perro juegue con el frisbee por su cuenta. Si son muy duros pueden romperlos y lastimarse, mientras que si son de goma, pueden arrancar un pedazo y atragantarse. Es necesario, por tanto, que siempre supervises los juegos con plato volador.

Otros juguetes no recomendados para perros

Al igual que con los peluches, es mejor no dejar que se diviertan con juguetes que no hayan sido diseñados específicamente para uso canino.  Es verdad que hay juguetes de humanos que pueden ser adaptables, pero los riesgos de atragantamiento, intoxicación y heridas siempre estarán latentes.

Un perro se comporta en muchos casos como un bebé, por lo que deberás controlar constantemente su comportamiento a la hora de relacionarse a través del juego, especialmente cuando comienza a formar parte del hogar.

Así descubrirás si tiende a ser travieso, curioso, obediente o terco y actuar en consecuencia. Eso sí, siempre con paciencia y pensando en su bienestar. Cuéntanos, ¿tu compañero tiene algún juguete preferido? ¿Consideras que hay otros artículos lúdicos o deportivos que podrían ser perjudiciales para su salud?