perro-pug-jugando-con-un-mordedor-de-cuerda

Uno de los aspectos más gratificantes de vivir con un perro es observar cómo se divierte jugando, ya sea con nosotros o con algún juguete. Sin embargo, además de la diversión, lo cierto es que algunos juguetes pueden ser muy peligrosos para los canes, pero muchos dueños lo desconocen.

Por ese motivo, hoy, desde Soy un Perro, queremos que reconozcáis los juguetes no recomendados para perros y os ahorréis sustos e incluso accidentes que pueden poner en peligro la vida de tu mejor amigo peludo. ¿Empezamos?

¿Son importantes los juguetes para los perros?

Aunque los perros también pueden entretenerse sin juguetes, estos pueden enriquecer mucho el juego, rompiendo con la rutina y aportando un ingrediente extra de imaginación e innovación. Además, permiten fortalecer el vínculo perro-humano.

Los juguetes son muy saludables para los perros, ya que el juego es un aspecto fundamental en el desarrollo mental y físico de los canes. Desarrollan su inteligencia, evitan el aburrimiento y la ansiedad, les mantienen activos y ágiles e incluso les ayudan a mantener una boca limpia.

¿Por qué es importante elegir juguetes específicos para perros?

Para pasar un buen rato con sus mascotas, muchos dueños utilizan cualquier cosa como juguete, desde peluches viejos, pelotas de tenis, juguetes no preparados para perros, etc. No obstante, la elección del juguete de tu perro es un tema serio. ¡No todo vale!

Algunos “juguetes” pueden resultar muy dañinos para el bienestar de los canes. Al igual que se deben comprar juguetes específicos y acordes para la edad de los niños, con los perros ocurre igual. Debemos asegurarnos de ofrecer juguetes para perros y apropiados para su edad y raza.

Los juguetes específicos para perros deben ser resistentes y duraderos, con el fin de que, por mucho que el perro intente destruirlos con sus mandíbulas, estos se mantengan con su forma original, sin desprendimiento de materiales que puedan intoxicar o ahogar al can.

A pesar de que la resistencia debe ser la cualidad básica de cualquier juguete para perros, debemos prestar mucha atención a la información que se nos presenta en la etiqueta.

  • Asegúrate de que el producto es adecuado para tu mascota, no es lo mismo un juguete para gatos que para perros.
  • Presta atención a la edad recomendada. Un juguete para cachorros puede ser peligroso para adultos.
  • Comprueba los materiales. Evita materiales demasiado duros que puedan dañar la mandíbula de tu perro y hacerle daño. Tampoco optes por materiales demasiado frágiles ya que solo conseguirás que los ingiera al romperlos.

Asimismo, evita materiales pintados, puesto que, al morderlos, esa pintura acabará en el estómago del can, suponiendo un problema de toxicidad.

  • Procura que el juguete sea de mayor tamaño que la boca de tu perro, así evitarás que se lo trague.
  • Descubre si el juguete precisa tu supervisión o si el can puede jugar por sí solo.

perro-mordiendo-un-palo

 Juguetes no recomendados y peligrosos

A continuación, os ofrecemos una lista específica y detallada de los objetos que no se deben utilizar como juguetes para perros. Si por cualquier circunstancia tu perro ingiere o se atraganta con alguno de estos juguetes, debes visitar al veterinario de inmediato.

Palos y piedras

Muchas veces, los dueños olvidan coger los juguetes del perro cuando van al parque y optan por entretenerles con palos y piedras. Mal hecho. Las piedras dañan los dientes y encías de los perros cuando intentan cogerlas al vuelo. Pueden incluso romper sus dientes.

Los palos también achatan los dientes y sueltan astillas que los perros pueden tragar y provocar problemas intestinales, como ocurriría si el perro también decidiera tragarse una piedra. Mejor acuérdate de coger sus juguetes.

Muñecos y peluches

Como ya hemos explicado antes, lo que es apto para niños puede no serlo para perros. Debemos diferenciar entre los juguetes para nuestros hijos y los que son para mascotas y mantener un orden en casa.

El relleno de los peluches, muchas veces hecho de bolitas de porexpan, es tóxico para perros. Del mismo modo, los accesorios o partes frágiles de los muñecos, o los ojos fácilmente extraíbles de los peluches, pueden causar intoxicación o atragantamiento en nuestro perro.

Pelotas de tenis y de golf

Aunque es algo muy típico, las pelotas de tenis y de golf son perjudiciales para nuestro can. En su composición podemos observar fibras de vidrio, un material que desgasta sus dientes, como si se tratase de una lija.

Si nuestro perro solo juega de vez en cuando con estas pelotas, no habrá inconveniente, pero si lo hace asiduamente, tendrá problemas bucodentales con los años. ¡Opta por otras pelotas adecuadas para perros!

Juguetes de cuerda

Este tipo de juguetes de tiro suelen ser muy beneficiosos para los perros porque, además de entretenerles, les sirven para limpiarles los dientes. Sin embargo, debemos tener cuidado con las hebras que se desechan de las cuerdas y que nuestro perro puede tragar.

Lo más habitual es que, tras ingerirlas, el perro las expulse en las heces, pero también puede ocurrir que se queden atascadas y a tu perro le cueste defecar. Esto es un problema que debe ser atendido por el veterinario, al igual que cuando el can ingiere cualquier otro cuerpo extraño.

Del mismo modo que ocurre con los juguetes de cuerda, que se van desgastando con el uso, debemos desechar todos los juguetes de los perros que estén rotos o desgastados, pues también serán peligrosos.

Juguetes muy pequeños

Recuerda tener en cuenta el tamaño de tu perro a la hora de comprarle un juguete. Si tienes un perro mediano o grande y le das un juguete de pequeño tamaño, aunque cumpla con el resto de los requisitos para ser un juguete adecuado para perros, estás poniendo en riesgo su salud.

No solo puede ocurrir que se atragante y tenga problemas de ahogamiento, tu perro también puede ingerir por completo la pelota o juguete de reducido tamaño para él. En ambos casos, deberías acudir al veterinario con urgencia.

Por eso, es importante ofrecer siempre juguetes de igual o mayor tamaño que la boca de tu perro. Lo mismo ocurre con los pequeños accesorios de los juguetes. Mucho cuidado con los botones, cascabeles y demás accesorios.

Objetos caseros

Además de ser malo para nosotros, ya que nos estropean el mobiliario y los artículos de casa, el hecho de que nuestro perro juegue con objetos de casa, ropa o incluso basura, también es peligroso para él.

Como ocurre con la mayoría de los casos, el perro puede envenenarse por tragarse un componente tóxico, atragantarse o clavarse algo punzante. Además, pueden ocurrir otras graves consecuencias, como la posibilidad de electrocutarse por jugar con cables y enchufes.

Si no quieres sufrir terribles consecuencias, debes adiestrar a tu amigo peludo y corregir este comportamiento con refuerzos positivos desde cachorro.

Huesos de carnaza

Los huesos de carnaza son también muy útiles para la higiene bucal de tu perro. Sin embargo, si tu can es muy ansioso también puede ahogarse con trozos grandes.

Además, la composición de estos productos se ablanda, espesa y aumenta en tamaño cuando entra en contacto con los jugos gástricos de tu amigo. Así, el estómago de tu perro se hincha y puede dar lugar a un bloqueo digestivo.

Si tu perro ama estos “juguetes”, opta por huesos de carnaza de buena calidad que no sean excesivamente blancos ni con aromas, puesto que son los que más elementos químicos llevan.

Juguetes pintados

Recuerda que los juguetes recubiertos con pinturas artificiales son nocivos para tu can. Evita comprar pelotas y juguetes con colores muy vistosos, suelen contener plomo u otros materiales tóxicos. Mejor opta por juguetes monocromáticos sin pinturas extras.

Puntero láser

Aunque pueda parecer muy divertido y gracioso ver como el perro persigue al láser, la realidad es que el perro sufre frustración y ansiedad por no llegar a conseguir nunca su propósito: atrapar la luz.

De esta manera, cuando jugamos con el puntero láser y nuestro perro, ponemos en peligro la salud mental y emocional del can. Además, no hay que olvidar el daño que puede causar en la retina de tu perro si por accidente apuntas a sus ojos.

Frisbees o discos voladores

El problema de estos juguetes viene del material con el que se hace. Al ser normalmente muy duros, pueden dañar la dentadura de los perros.

Por eso, los frisbees o discos voladores no son la mejor opción para dejárselos cuando los perros están solos en casa. En cambio, es un juguete ideal para entrenarles y pasarlo genial cuando nosotros jugamos con ellos.