Nuestros amigos peludos son aceptados y valorados por la gran mayoría de nosotros, aunque es posible que en algún momento de tu vida hayas conocido a alguien que no quiera verlos ni en pintura. La cinofobia es un miedo incontrolable y desmedido por los perros, que afecta a más gente de la que pensamos.

Por lo general, es un temor que se origina en la infancia y, con el paso del tiempo, se hace cada vez más intenso. De ahí la importancia de tratarlo cuanto antes. ¿Quieres saber más de este trastorno de ansiedad? En Soyunperro.com te damos todos los detalles.

Cinofobia y cinofilia

Probablemente nunca antes hayas escuchado el término cinofobia. Proviene de la palabra griega kyón -perro-, y phobos, fobia o miedo. Lo opuesto al término griego phobos es philos -amor-, por lo que el cinófilo es el amante de nuestros amigos, los canes.

Comúnmente se conoce al cinófilo como aquella persona que tiene conocimientos en la crianza de razas caninas y se dedica a ello.

perro-guapo-observando

Fobia a los perros: un trastorno muy común

Los que compartimos hogar con un can sabemos la felicidad que nos aporta. Además, el perro es el animal de compañía más común entre la población española, méxicana y estadounidense  según un estudio. Y eso no es todo, curiosamente el 71% de los encuestados confesaron comunicarse regularmente con su peludo.

A los amantes de los perros nos cuesta imaginar cómo se les puede tener pánico, con lo adorables que son. Sin embargo, la cinofobia es un trastorno relativamente común: representa una de las diez fobias más frecuentes en todo el mundo.

Tengo miedo a los perros, ¿puedo estar sufriendo cinofobia?

Los síntomas de la cinofobia varían ampliamente. Algunas personas pueden manifestar síntomas con el simple hecho de pensar en tener un posible contacto con un can, mientras que otras los presentan cuando están directamente expuestas.

Por lo general, una persona con cinofobia experimentará ansiedad y preocupación, con dificultad para respirar y la necesidad de evitar la situación a toda costa. Los síntomas que se presentan son los siguientes:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Náuseas
  • Sudoración excesiva
  • Sequedad de boca
  • Sensación de falta de aire o hiperventilación
  • Temblores
  • Tensión muscular generalizada
  • Llanto o enfado
  • Malestar intestinal y dolor de cabeza
  • Dificultad para pensar con claridad

¿Cuál es el origen del miedo a los perros?

En la gran mayoría de los casos, la cinofobia se remonta a algún evento traumático ocurrido durante los primeros años de vida. Si sufres de cinofobia, posiblemente durante tu niñez algún perro te mordió, te persiguió o te sentiste amenazado por cualquier otro motivo.

De hecho, no tuviste necesariamente que ser tú el protagonista de la situación. Según un estudio del experto en psicología Brad Schmidt, el origen podría darse al presenciar cómo alguien de la familia sufre un encuentro desagradable con un can.

Este incontrolable miedo a los peludos también puede desarrollarse de forma indirecta, posiblemente de una madre o de un padre con cinofobia, o a través de la televisión. Algunos expertos afirman que hay una predisposición genética a la ansiedad y al desarrollo de fobias. Ahora bien, la gran mayoría se decanta por clasificar las fobias como algo aprendido socialmente y del entorno.

Tratamiento de la cinofobia

Las fobias son un trastorno de la ansiedad que responden positivamente a la terapia cognitivo – conductual, en la que se trabaja con el paciente para eliminar el miedo de forma gradual.

En la mayoría de casos se priorizará la técnica expositiva, que trabaja con el individuo a través de un diario de ansiedad. El paciente llevará un registro de las situaciones que le causan ansiedad, puntuándolas del 1 al 10, fomentando así el autoconocimiento.

Por ejemplo, para una persona con cinofobia severa el terapeuta empezará exponiéndola a una fotografía o a un vídeo. Más adelante se recrearán situaciones con la imaginación o la realidad virtual, hasta el punto de poderse exponer a un perro real.

Este tratamiento puede ser lento, por lo que se requiere paciencia, esfuerzo y capacidad de superación. La motivación personal durante el proceso es un elemento crucial, que influye muy positivamente en la consecución de los objetivos terapéuticos.

Por otro lado, las Flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y obsesiones. Fueron descubiertas por el Dr. Edward Bach entre los años 1926 y 1934 y también pueden ayudar.

Se encuentran dentro del grupo de las llamadas terapias alternativas y se utilizan tanto para enfermedades físicas como para trastornos psicológicos o emocionales. La terapia de esencias florales se centra en tratar los estados emocionales desde el origen.

Está en tus manos curarte

Si crees que tienes cinofobia comienza hoy a superarlo. Lee todo lo que puedas sobre perros y racionaliza lo que sientes. Las probabilidades de ser mordido por un perro son muy reducidas, igual que lo es que tu avión tenga una avería cuando viajas.

Una forma de minimizar el riesgo de desarrollar cinofobia es interactuando de nuevo con un perro poco después de haber tenido una experiencia desagradable. Pídeselo a un amigo o a un familiar, alguien en quien confíes.

Si esto no es suficiente busca ayuda. Comparte con las personas que te importan que tienes un miedo incontrolable hacia los perros y pregunta en tu centro de salud cómo pueden ayudarte. Reconocer tu miedo y compartirlo con otras personas te ayudará a superarlo.