cachorro-recién-nacido

Al contrario que los seres humanos, los cachorros nacen ciegos, con los ojos completamente cerrados. Son muy delicados, no consiguen mantener su temperatura corporal y tan solo se guían por el olfato para pegarse a su madre y mamar.

Pero en muy poco tiempo son capaces de ver, moverse y comenzarán a ser cada vez más independientes de su madre. A continuación repasamos los hitos del desarrollo para asegurarnos de que nuestro cachorro crece correctamente.

Los cachorros recién nacidos

Una vez nacidos, los cachorros son limpiados por la lengua de su madre, que es quien rompe la bolsa de líquido amniótico, si es necesario, y corta con los dientes el cordón umbilical. Solo son capaces de levantar la cabeza, no pueden andar, pero sí reptar hasta un pezón, orientándose por el olfato. Una vez en él comienzan a succionar.

En primer lugar se nutren de calostro, que es un líquido previo a la leche y cargado de anticuerpos, por lo que es muy importante para fortalecer el sistema inmunitario de la camada hasta que pueda recibir la primera vacuna. En los primeros días de vida, no harán nada más que comer y dormir.

Su madre se encarga de ayudarlos a eliminar las heces y la orina pasándoles la lengua por la zona genital varias veces al día. Esto estimula el reflejo de eliminación. Los pequeños van preparando los músculos para su movilidad futura a través de sacudidas y patadas que se suceden mientras duermen, en lo que se conoce como sueño activado.

Los cachorros abren los ojos

Los cachorros nacen con los ojos cerrados por completo, como si estuvieran siempre durmiendo. Tampoco pueden oír. No es hasta los 10-14 días que comienza la apertura de los ojos y los oídos empiezan a registrar sonidos. Pero debemos tener en cuenta que no van a ser capaces de orientarse correctamente por la vista y el sonido hasta los 25 días de vida.

cachorros-de-perro

Temperatura normal de los cachorros

Los cachorros de menos edad van a estar a la temperatura del lugar en el que se encuentren. Consiguen mantener su temperatura corporal en ausencia de su madre solo durante breves intervalos de tiempo. No son capaces de conservar el calor.

Que la temperatura de su cuerpo descienda por debajo de los 34,4 ºC es muy peligroso porque supone una reducción del metabolismo. Por eso se recomienda mantenerlos en un lugar con calefacción y controlar periódicamente la temperatura.

La mejor forma de cuidar cachorros recién nacidos

En la etapa inicial de su vida, toda la atención que necesitan los cachorros se la proporciona su madre. Debemos interferir lo menos posible y solo cuando detectemos algún problema en los cachorros o en la perra. Cuando los pequeños vayan creciendo y ganando en independencia, ya tendremos tiempo de interactuar con ellos.

Por lo tanto, no tenemos que hacer nada más que vigilar a la familia, mantenerlos en un lugar resguardado alejados de estrés y proporcionarle a la madre comida de calidad y agua a demanda. En el caso de cachorros huérfanos o sin madre, debemos alimentarlos con leche especialmente formulada para perros y seguir los cuidados que nos indique el veterinario.

¿A qué edad empiezan a andar los cachorros?

Una vez producida la apertura de los ojos e iniciado el sentido del oído, los perritos empiezan a ponerse en pie. En 2-3 semanas ya podrán andar. Al principio torpemente, pero, enseguida, a base de práctica, conseguirán una buena movilidad.

El destete de los cachorros

Hacia las tres semanas de vida los perritos ya son capaces de tomar comida de un cuenco, aunque lo más recomendable es que continúen mamando al menos hasta los dos meses. Para iniciarlos en la alimentación podemos utilizar un alimento especialmente formulado para cachorros y de textura blanda.

También es posible escoger pienso y remojarlo con agua templada para formar una pasta. Dejaremos que mamen con normalidad y varias veces al día les pondremos el comedero con el alimento sólido. Con el tiempo, sin forzarlos, irán consumiendo más cantidad y menos leche. En este proceso su madre también les irá marcando los límites.