Paperas en perros (Sialocele cervical)

0

El término “paperas” y los trastornos salivares, no están tan extendidos en medicina veterinaria como lo está en humana. En medicina veterinaria se denomina mucocele o sialocele.

Es el llenado de saliva anormal de una zona proveniente de las glándulas salivares. A continuación, desde Soyunperro veremos más detenidamente lo que es, qué lo causa, cuáles son sus síntomas, así como su tratamiento. Comencemos.

Tipos de glándulas salivares en el perro

Para conocer lo que son las paperas o más científicamente denominado mucocele o sialocele, es necesario conocer las glándulas salivares existentes en el perro. Así pues, tendremos la glándula salivar parótida (debajo de la base de la oreja), la glándula mandibular (cuerpo de la mandíbula), la sublingual (debajo de la lengua) y la cigomática (debajo del ojo).

¿Qué es un sialocele y qué glándula se afecta en “paperas”?

Un mucocele salival o sialocele se define como la acumulación, a nivel de tejido subcutáneo, de saliva procedente de una glándula o conducto salivar dañado, generando en la zona una importante reacción tisular (tejido de granulación). En función de la localización, se describen distintas formas de presentación clínica de un sialocele.

La mayoría de los animales afectados tienen una masa fluctuante, indolora. Aunque en los primeros estadios, la masa es firme y puede ser dolorosa. Afecta más a perros que a gatos.
En referencia a las paperas, la glándula afectada y que da origen a esto suele ser la sublingual. Esto se denomina entonces sialocele cervical. La saliva se acumula en las estructuras más profundas del espacio intermandibular. Es la forma más frecuente de sialocele.

Causas del sialocele

Las causas más probables del mucocele son las traumáticas o predisposición congénita individual, siendo ésta última la más probable. Se presenta normalmente en perros de 2 a 4 años con mayor predisposición en Pastor Alemán y Caniche, pero puede afectar a muchas más razas.

Aunque la principal causa de mucocele en la especie canina es por trauma, no se puede descartar la presencia de un sialolito, cuerpo extraño o neoplasia como agente causal.

La sialolitiasis, es decir, la presencia de un cálculo salival como causa de un sialocele cervical, es un hallazgo muy poco frecuente. En la mayoría de los casos la presencia de un sialolito produce la ruptura y posterior fibrosis de los conductos salivares, permitiendo la salida de saliva a los tejidos cercanos, acumulándose en las zonas más declives de proyección de las glándulas.

Síntomas del sialocele

La sintomatología variará en mayor o menor grado dependiendo de la glándula afectada. Nos centraremos en el mucocele o sialocele cervical o “paperas”.

Como antes hemos comentado, en el mucocele cervical hay una inflamación repentina de la zona intermandibular, dolorosa, que puede mejorar inicialmente sin tratamiento (mucocele agudo) y en algunos casos presentarse como una inflamación no dolorosa, crónica, que mejora y empeora alternativamente (mucocele crónico).

En los casos crónicos es frecuente la formación de sialolitos que pueden palparse desde el exterior. Puede haber como sintomatología:

  • Dificultad en la aprensión de alimentos.
  • Presencia de sangre en la saliva.
  • Dolor en la boca.
  • Posible pérdida de apetito.
  • A parte de la masa, es posible no detectar ninguna sintomatología.

Diagnóstico sialocele

El diagnóstico clínico del mucocele o sialocele cervical se basa en la detección de una masa blanda y fluctuante en la zona cercana de la glándula, a nivel de la región intermandibular. Tras su punción y aspiración, se obtiene un líquido de color amarillo o ligeramente con sangre, viscoso, mucoide, y de escasa celularidad bajo estudio microscópico.

Sin embargo, para detectar sialolitos, son necesarias pruebas de imagen como radiología o ecografía.

Tratamiento para sialocele cervical

En el mucocele cervical el tratamiento de elección es la excisión completa de la glándula salivar sublingual y mandibular y drenaje del mucocele mediante un drenaje penrose. Se puede hacer un diagnóstico histopatológico del tejido glandular extirpado mediante la cirugía tras mandarlo al laboratorio.

La exéresis o drenaje del mucocele cervical como único tratamiento tiene un porcentaje alto de recidivas, es decir, puede volver a salir. No se recomienda tratamiento farmacológico único y menos a criterio del propietario, ya que tu amigo peludo podría empeorar o no terminar de mejorar.

Bibliografía
Estudio mucocele salival cervical ocasionado por un sialolito en un perro M.E. Lebrero-Berna, E. Ramón-Soláns, M. Alamán-Valtierra, A. Unzueta-Galarza, A. González-Inglán Hospital Veterinario de la Universidad de Zaragoza. Publicado en AVEPA.
Parte de información también sacada de la asignatura cirugía, apartado cirugía del sistema digestivo, impartido por la Universidad Alfonso X el Sabio.

Graduado en veterinaria en la universidad Alfonso X El Sabio (Madrid). Colegiado 8917 en Madrid. Ampliando conocimientos en cirugía de tejidos blandos, endoscopia y dermatología. Interés por los animales desde muy pequeño y en compañía de Max desde hace 11 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí