¿Qué es el vitíligo y cómo afecta a los perros?

En pocas palabras, el vitíligo en los perros es una hipopigmentación. No es una enfermedad muy común en esta especie. De hecho, existe confusión entre esta patología y la despigmentación nasal, porque la sintomatología de ambas afecciones es similar.

Dado que se trata de una afección poco común, que encima es fácil confundir con otra, no siempre resulta sencillo llegar a su diagnóstico. Para complicar el cuadro, en la actualidad no existe tratamiento efectivo contra ella. Pero veamos en detalle cómo identificarla y qué podemos hacer en el caso de que nuestro perro la padezca.

¿Qué es el vitíligo?

La característica fundamental del vitíligo es la despigmentación que provoca en la piel y en el pelo. Esta va a hacerse más visible en la cara. Sobre todo alrededor del hocico, en los labios, en la nariz o incluso en los párpados. Además, el vitíligo es una enfermedad progresiva.

Los perros afectados nacerán perfectamente pigmentados. Pero, según crecen, la coloración en las zonas mencionadas se va aclarando y perdiendo intensidad. Por ejemplo, un perro nacido negro pasará a tener un color marrón chocolate.

¿Por qué se produce el vitíligo en los perros?

Como el vitíligo es una enfermedad poco frecuente, lo cierto es que todavía se dispone de poca información sobre sus causas. Algunas teorías señalan que puede deberse a un problema autoinmune. En este tipo de trastornos, el sistema inmunitario genera células que se dirigen a atacar al propio organismo.

En concreto, se habla de anticuerpos antimelanocitos. Los melanocitos son las células cuya función es producir los pigmentos. Por ejemplo, son las células que proporcionan el color oscuro con el que cuentan numerosas trufas caninas. Que existan anticuerpos contra ellas implica que los melanocitos serán destruidos.

De esta forma, sin melanocitos, la coloración se ve perjudicada. La consecuencia es la despigmentación. Por último, hay que tener en cuenta que algunos expertos señalan que la despigmentación nasal sería una forma de vitíligo.

perro-con-despigmentación-alrededor-de-los-ojos

¿Qué perros padecen vitíligo?

El desconocimiento que todavía existe sobre el vitíligo no hace posible establecer razas caninas más o menos propensas a padecerlo. Pero, dada la relación posible con la despigmentación nasal, quizás las razas que sufren esta patología tengan mayores probabilidades de padecer vitíligo.

Serían ejemplares de Galgo afgano, Samoyedo, Setter irlandés, Pointer inglés, Caniche, Pastor alemán de pelo blanco, Dóberman, etc. En algunas razas como el Husky siberiano, el Labrador o el Golden retriever se produce un trastorno que puede confundirse con el vitíligo.

Recibe el nombre de snow nose o nariz de nieve. Consiste en una falta de pigmentación en la región nasal. Es normal que, en este caso, no sea total. Solo se aprecia durante el invierno y la coloración se recupera, en general, con la llegada de la primavera. De ahí la denominación que recibe.

¿Qué síntomas produce el vitíligo en los perros?

El único síntoma que va a presentar un perro con vitíligo es la falta de pigmentación. Esta se aprecia, sobre todo, en la cara. En concreto, en los párpados, en la trufa y en los labios. Puede ser más o menos evidente. Por lo demás, el perro no mostrará ningún otro signo de enfermedad.

perro-con-vitíligo

¿Cómo se diagnostica el vitíligo?

Para descubrir si la despigmentación de un perro se debe al vitíligo hay que tomar muestras y enviarlas al laboratorio para un estudio de anatomía patológica. Por supuesto, es un procedimiento del que solo se puede encargar el veterinario.

Por lo tanto, la visita a este profesional se hace obligatoria. Esta prueba de laboratorio es la que va a permitir identificar el vitíligo, confirmarlo y, así, diferenciarlo de la despigmentación nasal.

¿Cuál es el tratamiento para curar el vitíligo?

El vitíligo es una patología que, a día de hoy, no tiene tratamiento. En principio el problema principal de esta enfermedad está restringido al ámbito estético. Esto no impide al perro desarrollar una vida normal. Tan solo podrían verse afectados aquellos ejemplares de raza dedicados a participar en exposiciones caninas.

El vitíligo o la despigmentación nasal se consideran, en estas competiciones, un defecto. No podemos tratar el vitíligo pero sí debemos evitar quemaduras solares en las zonas que han quedado desprotegidas de pigmentos.

Para ello, no expondremos al perro al sol directo. En la temporada de calor podemos recurrir al uso de protectores solares. Por supuesto, siempre siguiendo la prescripción del veterinario y utilizando productos aptos para su uso en perros.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
Rejas, Juan. Vitíligo. dermatologiaveterinaria.unileon.es.