Cirneco del Etna – Características y cuidados

El Cirneco del Etna, también llamado Galgo Siciliano, es una de las razas caninas más antiguas del mundo. Su aspecto puede darnos la falsa sensación de que se trata de una raza Egipcia.

Su temperamento es docil y leal, apegado a su familia aunque no es excesivamente mimoso, sino algo independiente en ese sentido. Aunque los cachorros son juguetones y afectivos, cómo en cualquier otra raza.

Si quieres conoces todos los detalles sobre esta fantástica raza, desde SoyUnPerro ponemos toda su información a tu disposición.

También te puede interesar: Temperamento del Galgo Español

Carácter y comportamiento del Cirneco del Etna

El Galgo Siciliano es un perro inteligente y tenaz, siempre atento a todo cuanto sucede a su alrededor y muy seguro para las labores de caza, debido a su fino olfato.

En el entorno familiar su comportamiento es correcto. Aunque no se distingue por ser un perro con un carácter demasiado afectuoso, el Cirneco del Etna es sin embargo muy tranquilo, dócil, fiel y obediente, muy tolerante con otros perros y paciente con los niños.

Con los extraños puede mostrarse desconfiado e incluso agresivo, de modo que para evitar conductas indeseadas es muy importante iniciar su proceso de socialización desde cachorro.

Cirneco del Etna

Características físicas de la raza

El Cirneco del Etna es un perro de tamaño mediano, con una altura a la cruz de entre 42 y 50 cm y un peso que oscila entre 8 y 12 kg, cifras que son ligeramente inferiores en las hembras.

Su cuerpo es atlético y musculoso, de líneas muy esbeltas. Tiene la cabeza estrecha y el cuello largo, con orejas altas, anchas y erguidas, una forma que contribuye a reforzar su aspecto y su fama de perro despierto y siempre alerta. Sus extremidades posteriores son largas y musculosas, típicas de un perro corredor. Sus patas son compactas, con almohadillas de color rojizo.

Es un perro ágil, rápido y muy resistente, perfectamente adaptado para la vida en el campo en climas secos y calurosos.

El pelo del Cirneco del Etna es corto y brillante, con una gama cromática que abarca distintas tonalidades de color arena, algunas más tostadas y otras más claras, pudiendo presentar pequeñas manchas de pigmentación blanca. También hay muchos ejemplares con el pelo completamente blanco o bien blanco con manchas de color marrón claro.

¿Cómo educar a un Cirneco del Etna?

El adiestramiento del Cirneco del Etna debe empezar a edades tempranas, pues se trata de un perro dotado de un carácter muy independiente y bastante testarudo. Una vez adiestrado y vencidos estos obstáculos iniciales, desarrolla un vínculo muy fuerte con su dueño.

Su entrenamiento debe incluir siempre una actividad intensa, pues como buen perro cazador el Galgo Siciliano necesita correr y jugar mucho, lo cual por cierto le encanta. En cambio, si permanece demasiado tiempo inactivo o muestra señales de aburrimiento puede llegar a convertirse en un perro destructivo, ladrador e ingobernable.

Dotado de una vista excelente y un oído fino, sus aptitudes de rastreo y persecución están muy desarrolladas, así que es buena idea programar sus ejercicios de entrenamiento en base a estas habilidades naturales para que la respuesta del perro sea más positiva.

perros Cirnecos

Cuidados recomendados

El Cirneco del Etna es un perro bastante sano y fácil de cuidar. Para conseguir el óptimo equilibrio físico y mental de este perro y alejarlo de conductas destructivas, el ejercicio es fundamental.

Lo ideal es que salgamos a pasear con él entre tres y cuatro veces al día, permitiéndole ejercitarse, explorar su entorno y relacionarse con otros perros. Estos paseos se pueden complementar con sesiones de juego en familia.

Este perro necesita disponer de un jardín o patio, pues no se adapta bien a la vida en el interior de una casa o un piso. Hay que asegurarse de que este espacio tenga una verja bien alta y resistente.

El pelaje del Cirneco del Etna no precisa grandes cuidados ya que, al ser tan corto, su pelo nunca se enreda. Dos o tres cepillados semanales para eliminar el pelo muerto y la suciedad son suficientes.

El promedio de vida del Cirneco del Etna está en torno a los 12-14 años.

Historia de la raza

Aunque parece más que probado que el Cirneco del Etna ya era utilizado como perro cazador hace tres mil años en el Valle del Nilo, se cree que su nombre procede de la ciudad de Cirenaica, antigua colonia griega en el norte de África, desde donde fue introducido más adelante en la isla de Sicilia por comerciantes fenicios.

Durante siglos esta raza permaneció completamente aislada en la región volcánica del Etna, entrenado en la caza menor y destacando por su resistencia al calor y su capacidad para trabajar muchas horas sin comer ni beber, una virtud que aún hoy conserva.

También fue utilizado desde sus primeros días como perro guardián en templos y lugares sagrados, de lo cual dan testimonio muchos vestigios arqueológicos y textos antiguos.