¿Cómo es un perro pastor Mallorquín? – Características y cuidados

El pastor Mallorquín es una raza de perro española, también conocida como Ca de Bestiar. Mediano, fuerte y dócil, es una buena opción si buscamos un perro guardián que sea cariñoso y fiel con la familia.

Esta raza también destaca por ser algo tímida e inteligente, además de un poco desconfiada con los extraños. ¿Te interesa adoptar un pastor Mallorquín? ¡Descubre sus características principales, todo sobre su carácter y los cuidados que necesita!

Historia del pastor Mallorquín

La raza toma su nombre de Mallorca, en las islas Baleares. Se desconoce el momento de llegada exacto a la isla, aunque es posible que se remonte a la conquista de Jaime I de Aragón.

Los perros transportados para el pastoreo se cruzaron con otros de la zona, hasta establecer las características conocidas del pastor Mallorquín. Durante siglos, fue utilizado como perro para pastorear y cuidar ganado vacuno y porcino, además de ovejas y caballos.

Puedes obtener más información sobre la raza desde el Club nacional del perro pastor Mallorquín:

Características del pastor Mallorquín

Nos encontramos frente a un perro de tamaño medio y bien proporcionado. El cuerpo posee musculatura y fuerza, destacando una caja torácica amplia.

La cabeza es triangular y maciza, aunque sin ser molosa. El hocico es ancho y la trufa grande. Las orejas son triangulares y caídas, suelen llegar hasta el lagrimal. Sus ojos son pequeños y almendrados, su color varía entre el miel claro y el oscuro.

El pelaje de esta raza puede ser corto o largo. La variedad corta es muy pegada a la piel, mientras que el pelaje largo es suave y doble, incluso rizado en algunas zonas. En ambos casos, esta raza solo tiene pelo de color negro, aunque algunos ejemplares muestran manchas blancas en el pecho o los dedos.

icono-perro Altura de entre 66 y 73 cm en machos y entre 62 y 68 cm en hembras
icono-peso Peso aproximado de 40 kg en machos y hembras
icono-pelo
Pelo en dos variables, corto y largo. De color negro con posibles manchas moteadas
icono-caracter
Carácter amigable, dócil y algo tímido. Buen perro guardián
Icono-salud Salud fuerte, aunque puede desarrollar displasia de cadera
Icono-calendario Esperanza de vida estimada de entre 10 y 12 años

 

pastor-mallorquín-en-jardín
Perro pastor Mallorquín (Foto Club nacional del pastor Mallorquín)

¿Cómo es el carácter del pastor Mallorquín?

Quien convive con un perro de esta raza solo podrá hablar de su carácter dócil, dulce y fiel. Adora estar en familia, pasar tiempo con los niños y recibir mimos.

Destaca también por su inteligencia, valentía y afán protector, características que lo convierten en un buen perro guardián. Aunque tímido en su juventud, esta desconfianza con los extraños puede servirle para proteger nuestro hogar.

Es la clase de perro que quiere a todos los miembros de la familia, pero desarrolla favoritismo por una sola persona. Esto puede ser positivo si vivimos solos y buscamos un compañero fiel y afectuoso.

¿Qué cuidados necesita esta raza?

Es muy recomendable socializar bien desde cachorro. De esta forma, evitaremos que a raíz de su timidez, se convierta en un perro miedoso en la edad adulta. Visitas a parques donde tenga contacto con otras personas y mascotas son excelentes para esto.

Al ser un perro de trabajo, necesita recibir ejercicio a diario. Una hora de caminata o trote, respetando el ritmo del perro, puede ser parte de la rutina. Juegos de perseguir la pelota, busca y encuentra o minutos de diversión con juguetes, permitirán que el perro desarrolle su inteligencia.

Con respecto al manto, necesita de 1 a 2 cepillados por semana en perros de pelo corto, y de 2 a 4 en ejemplares de manto largo. El baño solo es necesario cuando el pelaje esté sucio.

Se recomienda una dieta de calidad, con limitadas golosinas o snacks caninos, pues la raza tiende a sufrir de obesidad.

Pastor-mallorquín-con-cachorro
Pastor Mallorquín junto a su cachorro (foto Club nacional del pastor Mallorquín)

¿Cómo es la salud del pastor mallorquín?

La raza es saludable y presenta pocos problemas de salud. Si prestamos atención al calendario de vacunas y desparasitación, pocas veces se enfermará. Sin embargo, existen dos dolencias a las que debemos estar atentos:

  • Displasia de cadera: se presenta en muchos perros de raza grande o mediana. Afecta la unión de los huesos de la cadera con el fémur. Provoca dolor, cojera y puede dejar al perro inválido si no se trata. Este trastorno es hereditario.
  • Infecciones del oído: las orejas caídas son adorables, pero bajo ellas se acumulan bacterias que propician la aparición de infecciones. Una vez por semana, es recomendable que las revisemos en busca de mal olor o exceso de cera.