Coton de Tuléar

El Coton de Tuléar, también conocido como Perro Malgache o simplemente Coton, es el perro nacional de Madagascar. Precisamente de allí procede esta raza famosa por su precioso pelaje blanco, similar al del algodón (de ahí su nombre).

Muy apreciado por su naturaleza dulce y afectuosa así como por su bonito y encantador aspecto, este perro fue un gran desconocido para el resto del mundo hasta hace unos 40 años, cuando empezó a criarse también en Europa y Estados Unidos.

Origen de la raza

Aunque los orígenes de esta raza son oscuros, sí se sabe que se desarrolló en el sur de Madagascar, probablemente a partir de diversas razas de Bichón llevadas a la isla por parte de navegantes y comerciantes europeos.

En el siglo XVI el Coton de Tuléar fue descrito por primera vez por Etienne de Flacourt, quien les bautizó con el nombre que todos conocemos a causa de su aspecto (coton es algodón en francés). Durante años él fue considerado un símbolo de poder y lujo por parte de las clases privilegiadas.

El desarrollo del turismo en la isla en la década de los años 80 ayudó a popularizar esta raza primero en Europa y más tarde en el resto del mundo. A pesar de esto, el Coton sigue siendo un perro difícil de encontrar.

Carácter del Coton

Este feliz y bullicioso perro es siempre un gran compañero. Desarrolla fuertes lazos con los miembros de la familia y lo pasa realmente mal si tiene que separarse de nosotros. Este cariño desbordante no se limita a los habitantes de la casa, sino que se extiende también a los invitados.

De hecho, el Coton de Tuléar tiende a pensar que cualquier persona nueva es un potencial amigo y compañero de juegos. Esto, junto con su escasa o nula agresividad, hace que no sea especialmente apropiado como perro guardián.

Sin embargo, estas mismas características hacen de él un amigo inseparable de los niños de la casa que no tiene ningún problema para compartir su espacio con otros perros, incluso si no ha sido socializado desde cachorro.

Características físicas

El Coton es un perro muy pequeño con una altura a la cruz de aproximadamente 25 cm y un peso corporal en torno a los 3-5 kg, cifras que son ligeramente inferiores en las hembras.

Su cuerpo es significativamente más largo que alto. La cabeza tiene forma triangular. El hocico es corto y la trufa negra. Las orejas son de inserción alta, largas y colgantes, mientras que los ojos son grandes y redondos, muy expresivos.

cachorro de Coton de Tuléar

El pelaje y sus cuidados

La característica física más llamativa del Coton de Tuléar es sin duda su abrigo suave y esponjoso, con una textura y un aspecto que recuerda al del algodón.

Es importante recortar regularmente su pelo, sobre todo el de la cara, para evitar que acabe dificultando su visión. Para evitar enredos hay que cepillarlo unas tres o cuatro veces a la semana, especialmente en algunas zonas como la parte posterior de las orejas y las patas.

Cuanto más cepillemos a nuestro Coton, con menos frecuencia habrá que bañarlo. Cuando lo hagamos, lo mejor es usar champú especial para perros. Tras el baño, en lugar de secarlo con una toalla, es mejor cepillarlo de nuevo para evitar los nudos.

¿Cómo educar a un Coton de Tuléar?

El Coton de Tuléar está considerado como un perro muy inteligente que además se muestra en todo momento deseoso por complacer. Esto hace que su adiestramiento sea relativamente sencillo y que aprenda muchas cosas muy rápidamente.

Esta raza destaca habitualmente en competiciones caninas de obediencia y agilidad. Basta con invertir solo un poco de tiempo y esfuerzo en su entrenamiento para obtener grandes resultados. Lo único hay que evitar es no recurrir a métodos de entrenamiento demasiados duros.

Socialización

El adorable Coton de Tuléar puede llegar a ser un perro muy manipulador y sus dueños pueden caer en el error de perdonarle sus travesuras y malas conductas. Si somos demasiado permisivos, lo único que conseguiremos es tener a un perro dominante y difícil de controlar.

Además de mantener estos mínimos de disciplina, es aconsejable acostumbrar desde cachorro a nuestro Coton a la presencia de otras personas y otros perros, lo cual es sin duda el mejor método para evitar problemas de comportamiento o agresividad cuando alcance la edad adulta.

Ejercicio

Aunque es una raza perfectamente adaptada a vivir en el interior de una casa, el Coton de Tuléar es un gran amante del aire libre, muy activo y enérgico, además de muy resistente a los climas adversos, a pesar de su aspecto delicado.

Por esta razón este perro requiere más ejercicio que otras razas similares, preferiblemente entre 30 y 45 minutos diarios de paseo y juego. Si no quema parte de su energía todos los días puede desarrollar problemas de comportamiento.