Las características de nuestro hogar son uno de los aspectos que revisamos antes de llevar un perro a casa. Popularmente existe la lógica creencia de que los perros más grandes son los que necesitarán vivir en casas también grandes e incluso con espacio exterior.

En cambio, los perros pequeños podrían vivir felices en un piso. El problema está en que entran en juego más factores que el tamaño. En este artículo repasaremos cuáles son las necesidades de espacio de los perros.

Cada perro necesita su propio espacio

En primer lugar, hay un espacio mínimo que van a necesitar todos los perros con independencia de sus características. Un perro necesita una cama acorde con sus dimensiones como lugar de descanso, así como un espacio donde poner, por lo menos, el bebedero, ya que el comedero no tiene por qué estar todo el día a su disposición.

También hay que contar con sitio para guardar su ajuar, es decir, correa, collar, toallas, fundas, juguetes, botiquín, cepillo, champú, etc. En relación con estos productos, el perro debe contar con un espacio mínimo en el que poder jugar, saltar o dar una pequeña carrera sin tropezarse con el mobiliario o con nosotros.

Además, hay que tener en cuenta el momento del baño. Disponer de una bañera resulta fundamental. Aunque se podría prescindir de ella si se lleva al perro a una peluquería canina o a un servicio de autolavado. Considerando estos datos, este sería el espacio mínimo para el perro, mayor o menor según sus características.

El perro dentro de casa ¿Cuanto espacio necesita?

No solo hay que tener en cuenta el tamaño. Es fundamental fijarse en otros rasgos del perro y, sobre todo, en su energía. Así, hay perros de gran tamaño que en casa se pasan todo el día tumbados en su cama. Otros, en cambio, necesitan jugar y correr todo el tiempo. También es más normal que los perros mayores estén más tranquilos.

En cambio, un cachorro, aunque sea de raza pequeña, puede ver insuficiente el espacio de un estudio cuando necesita explorar, saltar y jugar el máximo tiempo posible. Con esto podríamos pensar que los perros más activos tienen que disponer de casa y terreno, mientras que los tranquilos serían aptos para vivir en un piso.

Pero tampoco es una verdad absoluta, pues hay que contar con la actividad que pueda desarrollar con nosotros fuera de casa. Así, podremos ver a un perro tipo Pastor alemán en un piso si su cuidador puede ofrecerle la estimulación que necesita. Perros mucho más pequeños tendrán que disponer de más espacio si no podemos ejercitarlos lo suficiente.

El perro fuera de casa ¿Suficiente espacio?

No hay más que observar a nuestro alrededor para ver la gran cantidad de perros que viven en un piso y, aparentemente, parecen muy felices. Pero esto no quiere decir que renuncien a conductas que les son naturales, como excavar la tierra, revolcarse en ella, etc. Por eso disponer de un jardín va a aumentar el bienestar canino.

Si no tenemos, al menos con regularidad es bueno para nuestro perro que lo incluyamos en excursiones a la playa, al monte, al campo, etc. Por otra parte, determinadas razas de perros grandes, tipo Mastín o Pastor alemán, suelen dejarse a vivir en el exterior del hogar. Están adaptados para hacerlo, pero igualmente necesitan establecer vínculo con nosotros.

La felicidad del perro no está solo en el espacio del que disponga, sino que resulta fundamental la relación con sus cuidadores. Somos su referente y es imprescindible el contacto con nosotros.

Perros para casas grandes con mucho espacio

Si vives en una casa o incluso en un piso de grandes dimensiones que cuenta con patio, terraza, jardín o gran terreno, estás de enhorabuena. Cualquier perro se puede a adaptar a un hogar con estas características. Pero podrías aprovechar para adoptar alguno que puede estar menos cómodo en un piso. Por ejemplo, las razas de tamaño grande.

También los que sueltan mucho pelo o los más activos. Aunque recuerda que igualmente debes sacarlo a pasear y educarlo. No se trata de soltarlo en un jardín y ya. La actividad la hará el perro fuera de casa, pero no cabe duda de que no es lo mismo que disponga de metros en los que correr y jugar con nosotros que haya que buscar espacios seguros fuera.

Ya mencionamos al Mastín, pero otras razas y cruces de perros pueden disfrutar especialmente de una casa grande. Por ejemplo, las juguetonas como el Bóxer o las adecuadas para actividades de agility, como el Border collie, ya que incluso podría tener su propio circuito sin salir de casa. El Husky sería otro ejemplo.

Perros ideales para casas pequeñas con poco espacio

Los perros pequeños, los medianos y grandes de carácter tranquilo o cualquier ejemplar de baja energía o edad avanzada pueden ser felices en un piso, estudio o casa pequeña. Eso sí, que sean de carácter calmado o cuenten con muchos años no implica que no tengan que salir 2-3 veces al día a pasear, como cualquier otro perro.

En este punto es importante destacar un tipo de perro, cuya fama no se corresponde, en general, con su comportamiento real. Nos referimos a los perros de raza pequeña tipo Podenco. Aunque evidentemente son perros de caza que se asocian con necesidades elevadas de actividad, lo cierto es que, si los paseamos lo que necesitan, en casa serán otros.

Son perros que suelen mostrarse muy calmados en el interior del hogar. Pasarán horas durmiendo, siempre que hayan quemado energía fuera. De hecho, parecen dos perros distintos al verlos fuera o dentro de casa. Por eso pueden ser una buena opción para domicilios de pequeñas dimensiones.

Mejores razas para casas medianas

Los habitantes de casas medianas también están de suerte. Prácticamente cualquier perro puede vivir bien en un espacio mediano. De todas formas, una casa mediana habitada por muchas personas o más animales, puede convertirse, en la realidad, en un pequeño espacio. Por eso también hay que contar con la composición de la familia antes de decidir la adopción.

Perros grandes tipo Golden o Labrador retriever, medianos como los Podenco que ya hemos mencionado o más pequeños como el Shih tzu o el Schnauzer, así como muchísimas otras razas, son aptos para la vida en un piso o casa mediana, disponga o no de espacio exterior. Eso sí, una vez más insistimos en la necesidad de mantener al perro estimulado.

María Besteiros
Auxiliar Técnico Veterinaria y presidenta de una protectora de animales. Desde niña mis intereses giraron alrededor de los animales, la lectura y la escritura, por eso me formé para ejercer como ATV y me doctoré en Filoloxía Galega. Además, estoy vinculada a la protección animal a través de protectoras. En la actualidad soy casa de acogida de siete perros y cinco gatos. Escribir sobre perros es una forma de compartir los conocimientos que he adquirido sobre ellos a lo largo de los años, a la vez que me permite unir mis profesiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí