perro-olfateando-feromonas

En los perros la comunicación no verbal juega un papel muy importante, y se realiza por medio de mensajes químicos conocidos con el nombre de feromonas. Las feromonas son sustancias químicas que liberan los perros con secreciones como la orina, y que van a provocar reacciones de comportamiento en otros perros que las perciban.

Como las feromonas desencadenan determinados comportamientos en los perros, actualmente se comercializan productos que contienen determinadas feromonas sintéticas con el fin de provocar ciertas conductas o prevenir comportamientos no deseados.

A continuación, os damos más información sobre qué son las feromonas naturales y sintéticas y cómo pueden ayudar a nuestro perro ¿Empezamos?

¿Qué son las feromonas caninas?

Las feromonas caninas son sustancias químicas producidas por el perro que son liberadas al medio con el fin de comunicarse con otros individuos de su misma especie o de desencadenar cambios fisiológicos o de comportamiento en el perro receptor.

Estas sustancias se liberan al medio externo con la orina, las heces, mediante secreciones vaginales o a través de glándulas cutáneas, y, en general, solo actúan sobre entre individuos de la misma especie, es decir, una feromona de perro solo modificaría el comportamiento de otros perros.

Su propósito es inducir reacciones conductuales y emocionales específicas, incluidos comportamientos sexuales, agresión, comportamientos relacionados con el miedo y reacciones de evitación.

perro-tranquilo-tras-el-uso-de-feromonas-sintéticas

¿Cómo detectan los perros las feromonas?

Las feromonas que hay en el ambiente son detectadas por los perros a través del sentido del olfato (mucosa olfatoria) o del órgano vomeronasal. La inmensa mayoría van a ser detectadas a través del órgano vomeronasal, que es una estructura situada sobre el paladar.

Este órgano está formado por dos tubos que comunican con la cavidad oral y, en el interior de estos tubos, hay receptores que detectan feromonas y envían “mensajes” al cerebro (concretamente a la amígdala), lo que da como resultado una respuesta conductual.

La amígdala está involucrada en el control de la conducta agresiva, reproductiva y de la respuesta ante el estrés, lo cual explica la influencia que tienen las feromonas sobre determinados comportamientos.

Para facilitar la percepción de las feromonas, especialmente los olores sexuales, muchas especies llevan a cabo un proceso conductual llamado ‘Flehmen’ mediante el cual levantan el labio superior y abren la boca para aumentar la apertura de los conductos que conectan el órgano de vomeronasal con la cavidad nasal. En el caso concreto de los perros, no está claro que hagan Flehmen con tal, pero lo que sí que hacen es introducir y sacar de forma repetida la lengua de la boca para facilitar el paso de las feromonas detectadas hacia el órgano vomeronasal.

¿Qué tipos de feromonas existen?

En general, existen tres tipos de feromonas según su mecanismo de acción:

  • Feromonas desencadenantes: son las feromonas que, tras ser percibidas, desencadenan inmediatamente un cambio en el perro receptor. Su efecto es inmediato.
  • Feromonas cebadoras: son las feromonas que no producen de forma inmediata un cambio de conducta en el perro receptor, pero inician una serie de cambios fisiológicos en su organismo (cambios a nivel hormonal) que, tras unos días, darán lugar a un cambio de conducta. Necesitan varios días para ejercer su efecto.
  • Feromonas señaladoras: son moléculas que transmiten información acerca de las características del perro que las ha producido.

Las feromonas que por su efecto resultan más interesantes para el manejo de problemas de conducta canina, son las hormonas desencadenantes.

¿Cuáles son las principales feromonas que producen los perros?

Algunas de las feromonas producidas por los perros tienen interés etológico, ya que inducen cambios en el comportamiento de los perros que pueden ser muy interesantes para el manejo de problemas de conducta.

Feromona apaciguadora

Esta feromona se produce a través de unas glándulas que se encuentran cerca de las mamas de las perras lactantes. La función de la feromona apaciguadora es disminuir la ansiedad de los cachorros mientras están mamando, esta sustancia producida por sus madres los tranquiliza. Se ha visto que los perros adultos mantienen la capacidad de responder a esta feromona y tiene un efecto ansiolítico.

Feromona sexual

Las hembras durante el celo (fase de proestro y estro), segregan por su vagina una feromona sexual (p-hidroxibenzoato de metilo) que permite a los machos saber qué hembras están receptivas para la reproducción. El olor de esta sustancia puede ser detectado por los perros machos a grandes distancias (hasta 1 km) y genera en ellos un comportamiento inmediato de acercamiento sexual a la hembra e intento de monta.

¿Cómo pueden ayudar a los perros los productos de feromonas sintéticas?

Podemos influir sobre los comportamientos no deseados de los perros o incluso detenerlos mediante el uso de feromonas sintéticas. Se han aislado y estudiado determinadas feromonas naturales del perro con el fin de crear homólogos sintéticos que se puedan emplear en el tratamiento de problemas de conducta.

Hay productos de feromonas sintéticas disponibles en el mercado que ayudan a reducir el nerviosismo o la ansiedad por separación en los perros. Estos productos contienen homólogos sintéticos de la feromona apaciguadora canina. Las feromonas sintéticas para apaciguar a los perros imitan el efecto calmante que las feromonas de una perra tendrían en sus cachorros.

Podemos emplear estos productos con feromonas para ayudar a aliviar la ansiedad en nuestro perro causada por muchas situaciones diferentes; para estrés general, ansiedad por separación, viajes, y fobias al ruido como las causadas por tormentas o fuegos artificiales.