Cómo evitar que mi perro coma heces


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

17
6675

Aunque pueda parecer un hábito extraño lo cierto es que la coprofagía canina está mucho más extendida de lo que en un principio pueda parecer. Existen varias formas para evitar que tu perro coma heces, pero de nada servirían si no localizamos el origen del problema, para darle solución.

Voy a mostraros la metodología que utilizo para evitar que mi perro coma heces, ya sean propias o de otros perros y/o animales. Aunque lo más importante de todo, es saber el motivo por el cual lo hace, así que vamos a dar un repaso rápido a los posibles motivos y por supuesto a sus respectivas soluciones.

Perro comiendo heces

Perros que comen heces por falta de nutrientes

La falta de nutrientes o encimas es el motivo más común por el cual los perros comen heces, complementando de esta forma su carencia. Los motivos por los que un perro puede tener carencias nutricionales o enzimáticos son varios:

  • Alimentar a nuestro perro con un pienso de mala calidad, o en su defecto con comida poco equilibrada.
  • Enfermedad hepática o digestiva, cómo la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD).
  • Parásitos intestinales

Un pienso de mala calidad puede provocar que nuestro perro tenga graves carencias nutricionales, que intenta suplir comiendo sus propias heces o las de otros animales. Para solucionar este problema simplemente debemos alimentar a nuestro perro con un pienso de calidad y en pocas semanas habrán desaparecido sus carencias.

También debemos vigilar que nuestro perro esté tomando la cantidad de comida que le corresponde, ya que aunque utilicemos un buen pienso, si la cantidad no es la correcta provocaremos carencias.

Si por el contrario se trata de una enfermedad, debemos localizarla para poder proporcionarle una medicación adecuada y evitar así que nuestro perro siga comiendo heces. Algunas enfermedades cómo la pancreatitis provocan que nuestro perro tenga carencias de encimas digestivas, algo que buscan en sus heces o las heces de otros perros.

Otras enfermedades cómo por ejemplo la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, provoca que nuestro perro no pueda absorber todos los nutrientes de la comida que está digiriendo. Esto produce carencias que nuestro perro intenta cubrir comiendo las heces de otros animales o las suyas propias.

Sólo un veterinario puede determinar si nuestro perro padece alguna enfermedad que le haga comer heces instintivamente. Hay que realizar algunas pruebas para poder confirmar estos diagnósticos.

También es posible que no se trate de una enfermedad sino de parásitos intestinales, los cuales también absorben nutrientes dejando a nuestro perro con carencias importantes. Los parásitos intestinales pueden eliminarse de forma sencilla mediante unas pastillas que se administran trimestralmente con la comida.

Pero también existen algunos parásitos intestinales cómo las Giardias, capaces de sobrevivir a esas pastillas. Este tipo de parásitos se deben eliminar con un tratamiento de antibióticos prescrito pro el veterinario. Para determinar de qué tipo de parásito se trata, basta con realizar una analítica de heces (muy económica en clínicas veterinarias).

Aunque estas son las razones principales, existen otras que también son comunes y que a niveles generales se pueden solucionar fácilmente.

perro que come heces por estrés

Perros que comen heces por hambre o ansiedad / estrés

Otro de los motivos por los que un perro come heces es simplemente por hambre, son muchas las personas que por necesidad horaria o por estar mal informadas, alimentan erróneamente a sus perros.

Un perro de menos de tres meses debe comer entre cuatro y seis veces al día, esto no significa que debamos inflarlo a comer, sino que debemos racionar la cantidad diaria de comida en cuatro o seis tomas.

Un perro de tres a doce meses debe comer entre tres y cuatro veces al día, un perro de doce meses a ocho o diez años debe comer tres veces al día y los perros adultos de mas de diez años suelen indicarnos ellos mismos si prefieren tres, dos o sólo una toma diaria.

Repartiendo su comida en varias tomas a lo largo del día evitaremos que pase hambre de forma excesiva, de esta forma sus ganas por comer heces también disminuirán.

Cuando se trata de soledad, ansiedad o estrés debemos cambiar nuestra forma de afrontar el problema. Antes de dejar a nuestro perro sólo en casa debemos salir con el a pasear y hacer ejercicio, de esta forma nos garantizamos que hará una buena siesta.

También es una buena idea tenerlo entretenido, podemos utilizar algunos juguetes en los que introducir comida en su interior, para que nuestro perro esté entretenido intentando sacar la comida. A este tipo de juguetes se les denomina Juguetes Kong.

En realidad son sencillos trucos para evitar el estrés por separación que sufren nuestros perros cuando se quedan solos en casa, algo que está incluso catalogado cómo enfermedad. Es mucho más común de lo que muchos piensan y la responsable de que nuestro perro se coma sus heces o roma cosas, por ejemplo.

perro que come excrementos por miedo al castigo

Perros que comen heces por imitación o miedo al castigo

Por todos es sabido que los perros son muy inteligentes y por ello desde muy cachorros comienzan a imitarnos en muchas cosas, muchas más de las que imaginamos. Una de ellas es la de vernos recoger sus heces, ellos pueden apreciar en nuestra cara o gestos que no es algo que nos agrade y en consecuencia intentaran recogerlas por ellos mismos (y su única forma es comérselas).

Para evitar esta mala conducta tan poco higiénica y saludable, debemos procurar evitar que nuestro perro nos vea limpiando sus heces en casa, o incluso dentro de lo posible, evitar que nos vea recogerlas en la calle.

Por otro lado hay personas que cuando llegan a casa y ven que su perro ha hecho sus necesidades dentro, se enfadan mucho e incluso gritan o castigan a su perro. Esto es algo que nunca debemos hacer, porque algunos perros son capaces de comerse sus propias heces simplemente por miedo a un castigo o a hacernos enfadar.

Si llegamos a casa y nuestro perro ha hecho sus necesidades dentro, posiblemente sea porque no se ha podido aguantar más o porque no le hemos enseñado a nuestro perro a hacer sus necesidades fuera de casa: Enseñar a un cachorro o perro adulto a hacer sus necesidades fuera de casa.

Nunca debemos regañarle ni tan siquiera mirarle mal, simplemente debemos valorar si está enfermo y no ha podido aguantarse, si hemos dejado demasiado tiempo entre salida y salida para que haga sus cosas fuera o si simplemente no le hemos enseñado bien.

los peligros de que un perro coma heces

Perros que comen heces por higiene o falta de espacio

Por extraño que nos pueda resultar en determinadas ocasiones, nuestros perros son en realidad animales muy limpios que procuran no orinar ni defecar cerca del sitio donde duermen. En ocasiones cuando tenemos un cachorro y no podemos sacarlo a la calle porque aun no tiene puestas sus vacunas obligatorias, tenemos la mala costumbre de apañarle un hueco en la cocina, terraza o salón.

En esos casos el perro no tiene opción de hacer sus necesidades fuera de casa, por lo que cuando las hace dentro a veces se las come simplemente por higiene, por no tenerlas cerca de su cama o zona de juegos.

Lo mismo sucede con los perros adultos que pasan mucho tiempo encerrados en casa o en una terraza, son muchas las ocasiones en las que terminan comiéndose sus propias heces para mantener una higiene relativa.

Solucionar este tipo de conducta es tan sencillo cómo evitar que nuestro perro o cachorro hagas sus necesidades cerca de donde duerme o juega, programando una rutina de salidas al parque para que aprenda a hacer sus necesidades fuera de casa.

¿Si mi perro come heces es peligroso para su salud?

Aunque es algo muy común y probablemente nuestro perro haya comido heces en alguna ocasión y no le ha pasado nada…. Lo cierto es que si es peligro, incluso puede decirse que es muy peligroso que un perro coma heces.

Cuando nuestro perro come sus propias heces está introduciendo nuevamente en su organismo, los desechos que su sistema digestivo no ha querido absorber. Es una forma de intoxicarse a base de las toxinas de su propio cuerpo. Además es una forma totalmente insalubre de alimentarse que puede derivar en otras enfermedades.

Pero más peligroso es aun cuando nuestro perro come heces de otros perros o animales. La mayoría de parásitos intestinales, algunos tan graves cómo las propias giardias, se transmiten principalmente por la ingesta de heces contaminadas. Si nuestro perro come heces de un perro que tiene parásitos, nuestro perro se contagiará fácilmente.

Incluso otras enfermedades mucho más serias, algunas de ellas capaces de acabar con la vida de nuestro perro, se transmiten o pueden transmitirse mediante las heces.

remedio casero para que un perro no coma heces

¿Cómo evitar que mi perro se coma sus heces o las heces de otros perros / animales?

Obviamente dependiendo del origen del problema del perro podremos actuar más o menos acertadamente. SI nuestro perro tiene carencias nutricionales, tal y cómo hemos explicado bastará con corregirlas y esperar un determinado tiempo que en ocasiones se torna al mes o mes y medio.

Si el motivo es que padece alguna enfermedad o parásitos, sólo un veterinario podrá diagnosticar y recetar una medicación correcta para solucionar el problema.

Cuando se trata de imitación, miedo, hambre o estrés además de solucionar el problema desde el origen también podemos utilizar un truco casero para evitar que un perro coma heces.

Consiste en darle a nuestro perro algo que haga que sus heces huelan diferente o tengan un sabor desagradable para el. Esto se consigue añadiendo trozos de piña con la comida de nuestro perro durante varios días. Comenzaremos a notar el efecto a partir del tercer día y veremos cómo nuestro perro deja de comer sus propias heces.

Si no disponemos de piña, en las clínicas veterinarias también se venden productos que se añaden a la comida para que el sabor de las heces sea diferente (poco agradable para el perro).

Evitar que nuestro perro coma heces de otros perros o animales es más complicado,algunos perros comen heces de humanos, por no decir que a la mayoría les encanta. Debemos localizar las heces antes que nuestro perro y rociar sobre ellas un poco de picante, esto hará que les guste mucho menos.

Regañarles justo en el acto también puede ayudar a que comprendan que eso está mal, si lo hacemos antes o después no va servir de nada. Y en casos imposibles… la mejor recomendación que podemos ofrecer es que acudáis a un adiestrador profesional.

perro que quiere comer