Mi perro tiene una garrapata ¿Qué hago?

Todos los afortunados que tenemos como compañero de vida a un perro, sabemos lo que es estar preocupado para que nuestra mascota no contraiga pulgas o garrapatas. Las garrapatas en perros son muy comunes y es por ello que debemos saber como detectarlas, eliminarlas y sobre todo, como prevenirlas.

En esta sencilla y practica guía vamos a aprender todo lo necesario sobre las garrapatas, de esta forma sabremos como actúan y como terminar con ellas e forma eficaz. Recordar que la mejor forma de no tener garrapatas es prevenirlas, algo realmente sencillo que apenas nos robara un poco de tiempo a la semana.

¿Qué es una garrapata?

Las garrapatas que afectan a nuestras mascotas son ácaros, llamados también Ixodidae (garrapatas duras), ectoparásitos hematófagos obligatorios, por lo que necesitan alimentarse de la sangre de nuestras mascotas para vivir.

Son mas comunes en lugares cálidos, o cuando la primavera / verano se acerca subiendo las temperaturas. Normalmente abundan cerca de ganaderías o senderos por donde circula el ganado. Las garrapatas pueden transmitir multitud de enfermedades, muchas de ellas graves. Es completamente necesario eliminar cualquier garrapata de nuestro perro o mascota, porque podrían instalarse también en humanos.

Las hembras adultas pueden poner hasta 4.000 huevos durante su ciclo vital, por lo que puede producirse una gran plaga si no se actúa contra ellas.ciclo de la garrapata

Garrapatas en perros adultos o cachorros ¿Cómo las encuentro?

Detectar garrapatas en nuestros perros es muy sencillo, solo debemos revisarlos con cuidado de vez en cuando en busca de alguno de estos indeseadosinquilinos. Principalmente, se sitúan en zonas sin pelo como la cara, orejas, axilas, espacios interdigitales, región inguinal y perianal. Sin embargo, pueden encontrarse en toda la superficie corporal, lomo, barriga, cola. Si la vemos en estas zonas con pelo, nos quiere decir que nuestra mascota tiene una gran infestación.

Es muy importante tomarse un tiempo para revisar poco a poco a nuestro perro, de forma completa, desde la punta de la nariz a la punta de la cola. Por lo general veremos un pequeño bulto de color marrón o negro, parecido a un grano grande y feo.

En cachorros es más común detectar garrapatas, porque normalmente no se les puede aplicar pipetas o collares para prevenirlas, dada su extrema juventud. Es muy sencillo terminar con las garrapatas en cachorros así que no os agobiéis. El tamaño de la garrapata puede variar desde los dos o tres milímetros hasta el centímetro o centímetro y medio, dependiendo del tiempo que lleve succionando sangre en el huésped… nuestra querida mascota.

¿Cómo eliminar las garrapatas si ya están en el perro?

Las garrapatas se adhieren a nuestros perros con sus patas y además hacen un pequeño agujero con su boca. Debemos matar o repeler con una buena pipeta la garrapata antes de extirparla de nuestro perro, porque de lo contrario podrían quedarse restos en la piel provocando infecciones secundarias.

¡¡¡Si fueran solo unas pocas garrapatas, estás de suerte!!! porque podrás emplear paliativos naturales, de bajo impacto ambiental y en tu propia mascota. Esta alternativa es recomendada en cachorros, por su propensión a intoxicarse con productos químicos.

A las garrapatas no les gustan los cítricos, ni las infusiones de manzanilla, por lo que podremos usar algún de estos remedios naturales contra garrapatas (manzanilla o limón) para hacer que se despegue de nuestro perro. Aplicaremos un poco de infusión de manzanilla fría o de limón, también sirve el vinagre de manzana, sobre la garrapata y esperaremos unos instantes a que se despegue.

Con la ayuda de una pinza, y girando la pinza en sentido contrario a las manecillas del reloj, la extraeremos, después, la mataremos con un trozo de papel o sumergiéndola en un vaso de plástico con alcohol. Acto seguido, aplicaremos agua oxigenada, como desinfectante, lo cual repetiremos durante los próximos días, para que no se infecte.

¿Cómo prevenir que mi perro o cachorro se infecte de garrapatas?

Prevenir es SIEMPRE mejor opción que curar. Bastará con aplicar a nuestro perro de forma mensual una de esas fantásticas pipetas que venden en clínicas veterinarias o tiendas online para perros. Estas pipetas contienen un compuesto químico que hace que las garrapatas se sientas muy incomodas en nuestros perros, por lo que no se acercaran a ellos.

Las cantidades de pipetas a administrar dependerá de la superficie corporal de tu mascota y el peso, vienen formuladas por kilos de peso. La forma de aplicación es muy importante, es decir se debe aplicar en zonas altas, como el cuello para que por gravedad se distribuya de manera uniforme por toda la piel.

Las pipetas debemos aplicarlas una vez al mes, recomendablemente dos días después de haberlos bañados. Los collares son también un método efectivo para prevenir que nuestro perro coja garrapatas, actúan de la misma forma que las pipetas, desprenden un olor que repele a las garrapatas y pulgas.

Para los cachorros es algo más complicado dado que al ser tan pequeños, los collares y pipetas están totalmente contraindicados para ellos, ya que los compuestos químicos que contienen podrían intoxicarles.

Pero, existen collares fabricados con sustancias naturales, como el aceite de Neem, un repelente natural. Podremos usar estos collares naturales en nuestros cachorros sin problemas, evitando así que se contagien.

¿Se pueden contagiar los humanos de las garrapatas de los perros?

La respuesta es SI. Además, es peligroso tener garrapatas porque transmiten muchas enfermedades, algunas de ellas graves.

Es importante tener a nuestros perros bien limpios y con collares o pipetas para que ellos no cojan garrapatas y nos las peguen. Tranquilos, no todo es malo, las garrapatas siempre van a preferir alojarse en mamíferos de mucho pelo.

Sin embargo, se han reportado casos de infestaciones en humanos, generalmente mascotas de pelaje largo en los que es más complicado identificar los ectoparásitos.

Si detectamos en nuestra piel, alguna picada de garrapata, es recomendable monitorear nuestra temperatura, y no dejar de acercarnos al médico, para que valore si necesitamos, terapia antimicrobiana.

Vet. Janet Siso Iglesias

Licenciada en Veterinaria en la Universidad Agraria de la Habana. Especializada en pruebas biológicas y control de calidad (Industria farmacéutica). Colaboradora en ONGs de protección animal.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba