Insuficiencia cardíaca en perros

Llegados a los 8-10 años de vida, las probabilidades de que un perro padezca una insuficiencia cardíaca congestiva se elevan exponencialmente.

Por ello, resulta esencial que conozcas cómo se manifiesta esta patología crónica para que reciba el oportuno tratamiento en cuanto detectes los primeros síntomas. En esta entrada, encontrarás las claves acerca de su diagnóstico, sus causas y las posibles pautas terapéuticas.

Insuficiencia cardíaca – Una enfermedad sigilosa

La insuficiencia cardíaca hace referencia al debilitamiento de las paredes o válvulas del corazón, mermando su capacidad para irrigar hacia los tejidos.

Este bajo gasto cardíaco desencadena una respuesta neurohormonal que incrementa la frecuencia cardíaca, la retención de sodio y agua, así como la vasoconstricción hipertrofiando este vital órgano.

Suele ser más habitual en perros de mediana y avanzada edad. Entre las hembras la gestación es considerada un factor de riesgo conducente hacia esta patología.

Entre sus síntomas más evidentes destacan:

  • Dificultad para respirar
  • El cansancio y la apatía. Rehuirá cualquier intento por tu parte de jugar con él
  • Tos
  • Aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial
  • Desmayos recurrentes
  • Encías de color azul o gris

En buena parte de los pacientes caninos, estas señales se evidencian cuando la patología ya está avanzada. De ahí, la necesidad de acudir al veterinario al menor indicio.

Dependiendo de la intensidad de dichos síntomas existen 4 grupos funcionales diferenciados que resultan orientativos al prescribir un tratamiento u otro:

  • Grupo funcional I. La alteración cardíaca se muestra únicamente en las pruebas clínicas. El cánido está vital, dispuesto a ejercitarse y sin signos de dificultad pulmonar.
  • Grupo funcional II. En este estadio comienza a palparse la incapacidad para acometer esfuerzos, aunque sea en un grado leve.
  • Grupo funcional III. La fatiga está presente después de ejecutar actividades rutinarias y, en ocasiones, también en reposo.
  • Grupo funcional IV. Se trata de la fase más severa con un mayor índice de mortandad y que precisa un tratamiento más complejo.

¿Cómo se origina la insuficiencia cardíaca?

Los desencadenantes están relacionados con una miocardiopatía dilatada, o lo que es lo mismo, un corazón deteriorado e incapaz de bombear correctamente. En los casos en los que el ventrículo izquierdo está dilatado recibe el nombre de “corazón agrandado” y cursa retención de sangre en el pulmón.

Cuando afecta al lado derecho, en cambio, resulta visible el abultamiento del abdomen por la sangre acumulada.

En este sentido, las posibles causas elevan la probabilidad de sufrir hemorragias y se resumen en:

  • Deficiencia funcional de las válvulas cardíacas por el “gusano del corazón” (dirofilariosis).
  • Arritmia.
  • Aumento de la presión arterial.
  • Infección de las válvulas cardíacas (endocarditis).
  • Neoplasia o tumor cardíaco.

perro en clinica veterinaria

Diagnóstico

Su detección comprende un conjunto de pruebas y analíticas que, en caso de que tu mascota se halle afecta, deberéis repetir semestralmente para supervisar su evolución.

En los grupos funcionales III y IV será necesario mantener al animal hospitalizado y con terapia de oxígeno. Se realizarán succiones controladas para paliar las retenciones en pulmón o abdomen.

El diagnóstico consta de:

  • Análisis de sangre para determinar la existencia del “gusano del corazón”.
  • Prueba de esfuerzo para examinar el comportamiento cardíaco y medir la presión arterial.
  • Rayos X del tórax.
  • Electrocardiograma y ecocardiograma.

¿En qué consiste su tratamiento?

Como ya hemos mencionado, cuanto más avanzado esté el estadio en que se halle el perro requerirá una actuación más holística. El objetivo último de la terapia siempre es aliviar los síntomas y elevar su esperanza de vida.

Para sobrellevar la insuficiencia cardíaca en los perros resulta apremiante reducir la ingesta de sal y rebajar la actividad física para no sobrecargar el corazón.

El pienso debe ser especializado para procurarle los micronutrientes, minerales y las vitaminas que precisa. Los suplementos enriquecidos con ácidos grasos Omega 3 son efectivos para prevenir la pérdida enfermiza de peso (caquexia cardíaca).

Si tu mascota está obesa y padece insuficiencia congestiva debes hacer descender su peso, ya que ese sobrepeso incrementa la demanda hemodinámica que en este contexto resulta altamente nocivo.

Como parte del tratamiento habitual se emplean:

  • Diuréticos para contrarrestar los edemas y derrames.
  • Glucósidos digitálicos contra la arritmia.
  • Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensima II (IECAs) para paliar la vasoconstricción y la consecuente hipertrofia.
  • Beta bloqueadores, como el carvedilo, para hacer descender la frecuencia cardíaca y la demanda de oxígeno.

Como ves, se trata de una incapacitante patología que requiere disciplina en el cumplimiento del tratamiento y, sobre todo, todo tu cariño.

Razas propensas genéticamente a tener cardiopatias

Aunque las cardiopatias pueden darse en cualquier tipo de raza, algunas son más propensas a padecerlas por herencia genética, cómo por ejemplo:

Así que si aprecias alguno de los síntomas anteriormente comentados, no dudes en acudir a tu veterinario para que pueda realizar las pruebas necesarias para confirmar o negar la existencia de un problema de corazón.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre