Síncope o desmayo en perros

0
774

¿Alguna vez tu perro ha perdido el conocimiento sin motivo aparente? El síncope es el término médico para referirse al desmayo, producto de la falta de oxígeno o de nutrientes en el cerebro. Tienden a ser episodios breves y con una súbita recuperación.

Sin embargo, pueden indicar la existencia de una enfermedad subyacente crónica, progresiva e incluso mortal. Si deseas conocer más sobre sus causas, síntomas y posibles tratamientos estás en el lugar adecuado.

Síntomas evidentes de un Síncope

Debes saber que el desmayo no es una enfermedad en sí misma. Se trata, más bien, de una condición o de un síndrome coyuntural y reversible, que puede dejar entrever la existencia de una patología secundaria que reclama terapia.

Generalmente está involucrado con una miocardiopatía o con una afección del sistema nervioso, por lo que un diagnóstico precoz es la mejor medida para preservar la salud de nuestro perro.

Como norma general, suele producirse con los siguientes síntomas:

  •  Falta de conocimiento o de respuesta a nuestros reclamos.
  •  Extremidades rígidas.
  • Mirada perdida.
  • Micción (se orina)
  • Espasmos musculares que pueden confundirse con un episodio de epilepsia.
  • Palidez de las membranas mucosas, encías blanquecinas.

Suele ser más frecuente en los canes de edad avanzada y, en particular, en las razas de Cocker spaniel, Schnauzer miniatura, Boxer, Pastor alemán, Pug y Dachshund.

perro que ha sufrido un síncope

¿Por qué se producen estos desmayos?

Existen muchos factores que pueden dar lugar a que nuestro perro termine sufriendo un desmayo, que pierda el conocimiento e incluso que parezca que tiene un ataque epiléptico.

Los  principales desencadenantes a niveles generales son:

  •  La frecuencia cardíaca lenta (bradicardia) o rápida (taquicardia).
  • Un tumor cardíaco (no necesariamente maligno).
  • Ventilación hipotérmica.
  • El estrés (una de las principales causas)
  • La exposición a ciertos medicamentos que derivan en coagulos o en un espesamiento de la sangre.
  • La hipoglucemia.
  • El déficit de calcio o sodio en sangre.

Merece una especial atención el denominado como síncope situacional. Nos referimos a la pérdida de consciencia provocada por la tos, la dificultad para deglutir, miccionar o defecar, así como por la sobreestimulación del seno carioide, por ejemplo, al tirar bruscamente de la correa. En todos ellos el pronóstico suele ser positivo y la recuperación inmediata.

¿Qué debo hacer si mi perro padece de síncopes?

Ante una situación de este tipo debes acudir lo antes posible a tu veterinario. Al tratarse de una condición médica indiciaria, el especialista debe determinar la causa exacta para impedir su avance y establecer el correspondiente tratamiento.

Recuerda informarle acerca de cualquier enfermedad pasada o sobre el medicamento que esté tomando, en caso de ser así.

Será necesario realizar un detallado examen médico con hemograma, análisis de orina y perfil bioquímico. Puede suceder que los parámetros sean normales. Sin embargo, si la causa es la hipoglucemia será fácilmente detectable, así como los bajos índices de calcio o de sodio en sangre.

Si se sospecha que la miocardiopatía es la verdadera causa del desmayo le realizarán pruebas adicionales como un electrocardiograma o una ecocardiografía. Lo mismo podemos decir de la tomografía computerizada o del análisis del líquido cefalorraquídeo, en caso de estimarse que la génesis radica en una disfunción cerebral.

perro pasando una revisión veterinaria

¿Cuales son los tratamientos adecuados?

Cabe reiterar que la causa determinará el tratamiento idóneo para revertir la situación y prevenir un agravamiento que podría comprometer la supervivencia de nuestra mascota.

En el caso de las causas miocardiopáticas existen medicamentos para regular la frecuencia cardíaca. Así mismo, deberás realizar un seguimiento, al menos, durante 24 horas de las constantes del can. En los casos más extremos, será preciso colocarle un marcapasos.

Si, por el contrario, el origen reside en el bajo índice de glucosa, de sodio o de calcio será necesario introducir ciertas modificaciones en su dieta alimentaria, siendo recomendable solicitar información sobre la alimentación natural BARF a nuestro veterinario. Debido a sus múltiples beneficios para la salud.

Para el estrés o las respuestas emocionales extremas la medicación también puede resultar efectiva, sin obviar procurarle un ambiente más relajado y acudir a revisiones periódicas, al menos, hasta que la situación se normalice.

En definitiva, los síncopes en los perros no suponen en la mayoría de los casos, un motivo de preocupación para sus propietarios, siempre y cuando la causa sea identificada a tiempo y reciba su correspondiente terapia.

Para prevenirlos mantén actualizado su historial de visitas veterinarias, provéele una dieta equilibrada y ejercicio regular. Estamos seguros de que con tu cariño y estas recomendaciones podréis vivir infinidad de aventuras juntos.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre