Melanoma canino

0

El melanoma es un tipo de tumor en el cual proliferan las células de la piel encargadas de producir melanina, los melanocitos. Se presenta como una masa oscura en distintas partes del cuerpo.

A modo de resumen, en función de su localización va a ser benigno o maligno. A continuación, explicamos las bases de este tipo de tumores, así como cuál es el pronóstico y el tratamiento de los melanomas más comunes en perros.

Cómo detectar un melanoma

El melanoma es un tumor que se origina en unas células determinadas de la piel cuya función es la producción de melanina, los melanocitos. La melanina es un pigmento muy común y ampliamente extendido en la naturaleza. Se encarga de colorear la piel, el pelo, el iris, las mucosas, etc. El melanoma es una de las pocas neoplasias en las cuales la localización anatómica del mismo supone un indicador pronóstico para el animal.

Por lo tanto, los melanomas pueden tener diferentes localizaciones. Solemos verlos como masas pigmentadas de color oscuro y de consistencia firme. Suelen aparecer como un único nódulo de tamaño variable, de unos pocos milímetros hasta varios centímetros. Está bien definido y normalmente tiene una forma redondeada. Las localizaciones más frecuentes para encontrar este tumor son las siguientes:

  • En la boca (56%), labios (23%), piel (11%), dedos (8%) y otras localizaciones (2%, incluyendo el ojo).

Los melanomas de la cavidad oral se consideran prácticamente siempre malignos. Aparecen preferentemente en la encía, siendo menos frecuentes en la lengua, faringe o paladar

perro-con-melanoma-en-la-boca

Factores de riesgo para padecer melanoma

El melanoma puede afectar a cualquier perro, pero se ha constatado que en algunas razas hay una frecuencia mayor de aparición. Son el Golden retriever, Scottish terrier o Caniche para el melanoma oral. Y Terriers (Boston terrier, Scottish terrier, Irish terrier), Spaniels (Cocker spaniel, springer spaniel), Boxer, Chihuahua o Doberman para la presentación en piel.

Los melanomas son más frecuentes en los ejemplares de edad más avanzada. Puede influir en su aparición la crónica exposición a radiación ultravioleta procedente del sol. Su intensidad o el tiempo de exposición son factores que aumentan los riesgos.

¿Cuánto tiempo vive un perro con melanoma?

Los melanomas pueden ser benignos o malignos. El pronóstico depende de su localización. Así, los melanomas que aparecen en la piel suelen ser benignos. Justo lo contrario de lo que sucede con aquellos que crecen en la boca.

El melanoma oral se ha considerado habitualmente un tumor extremadamente maligno con un alto grado de invasión local y una alta propensión a la metástasis. Se ha encontrado que el tamaño del tumor primario es extremadamente pronóstico.

El esquema de estadificación de la Organización Mundial de la Salud para perros con melanoma oral se basa en el tamaño.

  • Estadio I = tumor de <2 cm de diámetro.
  • Estadio II = tumor de 2 a <4 cm de diámetro
  • Estadio III = tumor de ≥4 cm y / o metástasis en los ganglios linfáticos.
  • Estadio IV = metástasis a distancia.

Los tiempos de supervivencia medios para perros con melanoma oral tratados con cirugía son de aproximadamente 17 a 18, 5 a 6 y 3 meses con enfermedad en estadio I, II y III, respectivamente.

Diagnóstico del melanoma en perros

Cuando detectamos un nódulo o bulto en nuestro perro el primer paso debe ser acudir al veterinario. Es este profesional quien puede determinar si se trata o no de un tumor. Para ello el veterinario llevará a cabo una anamnesis y examen físico general, así como de la lesión.

Para confirmar la masa tumoral, se extraerá como muestra para remitir al laboratorio. Es lo que se conoce con el nombre de biopsia y permite conocer qué tipo de células conforman el tumor.

Con esta información se identifica qué tumor es, si se ha quitado con buenos márgenes…Con lo que se podrá dar un pronóstico. Además, si la biopsia es excisional (se ha quitado toda la masa con buenos márgenes), la cirugía habrá sido diagnóstico y a la vez tratamiento.

Es muy importante no retrasar la visita al veterinario pensando que el bulto no será nada, que es fruto del envejecimiento o que desaparecerá solo.

Además, debemos hacer como veterinarios radiografías de tórax con el fin de buscar metástasis pulmonares, ecografía de revisión y/o análisis de sangre para tener información sobre el estado general del perro.

Tratar de manera precoz es la única forma de que el perro tenga las máximas posibilidades de curación y supervivencia. Esperar solo complicará su estado.

Tratamiento del melanoma

El tratamiento recomendado para el melanoma es la extirpación quirúrgica con amplios márgenes. El veterinario retirará la masa con un amplio margen de tejido sano alrededor con el fin de incluir todas las células malignas con la masa tumoral.

El tratamiento quirúrgico permite obtener un excelente pronóstico en los casos de tumores benignos. Para los malignos, se aplica igualmente la cirugía, pero el pronóstico será diferente al haber más posibilidades de metástasis. La prevención de metástasis aún sigue siendo el mayor obstáculo para el éxito del tratamiento.

En los melanomas que crecen en la boca el tratamiento puede ser tan agresivo que requiera la extracción de parte de la mandíbula (inferior) o maxila (superior).

La radioterapia y la quimioterapia han proporcionado beneficios clínicos dependientes del estadio tumoral

Consejos para prevenir el melanoma en perros

Las medidas preventivas para evitar la aparición del melanoma se centran en controlar la exposición a la luz solar lo máximo posible. Estas medidas son especialmente importantes si vivimos en zonas con elevada incidencia de radiación ultravioleta, nuestro perro es de capa blanca o es de alguna de las razas con mayor predisposición a sufrir melanomas. Son las siguientes:

  1. Evita la exposición del perro al sol en las horas o días de mayor incidencia.
  2. En estos periodos, aplícale fotoprotectores para perros con un factor de protección acorde a la zona y con resistencia al agua (si esta no daña la vida marina mejor).
  3. Frecuentes visitas al veterinario en caso de que se le haya quitado una masa con el fin de realizar un seguimiento, durante mínimo dos años.
Graduado en veterinaria en la universidad Alfonso X El Sabio (Madrid). Colegiado 8917 en Madrid. Ampliando conocimientos en cirugía de tejidos blandos, endoscopia y dermatología. Interés por los animales desde muy pequeño y en compañía de Max desde hace 11 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí