melanoma-en-piel-de-perro

El melanoma es un tipo de cáncer que crece en las células de la piel encargadas de producir melanina, los melanocitos. Se presenta como un nódulo oscuro en partes del cuerpo de mayor pigmentación.

En función de su localización va a ser benigno o maligno. A continuación explicamos qué perros pueden verse afectados y cuál es el pronóstico y el tratamiento de los melanomas más comunes en perros.

Cómo detectar un melanoma

El melanoma es un tumor que se origina en unas células determinadas de la piel cuya función es la producción de melanina. Son los melanocitos. La melanina es un pigmento muy común y ampliamente extendido en la naturaleza. Se encarga de colorear la piel, el pelo y el iris del ojo.

El melanoma aparece como un nódulo de entre 1-3 cm y color marrón, grisáceo, rojizo o negro, aunque algunos no están pigmentados. Está bien definido y tiene una forma redondeada. Además, se va a localizar en las zonas de piel pigmentadas y oscuras. Las ubicaciones más frecuentes para encontrar este tumor son las siguientes:

  • Párpados / Ojos / Labios /Boca, sobre todo encías.
  • Tronco / Extremidades / Dedos / Escroto.
  • Matrices de las uñas o lechos ungulares, que son las zonas vivas que se localizan en su base.

perro-con-melanoma-en-la-boca

Factores de riesgo para el melanoma

El melanoma puede afectar a cualquier perro, pero se ha constatado que en algunas razas hay una frecuencia mayor de aparición. Son el Scottish terrier, el Irish terrier, el Boston terrier, el Teckel, el Caniche, el Schnauzer, el Setter irlandés, el Golden retriever, el Chihuahua, el Dóberman, el Pastor alemán, el Bóxer, el Springer spaniel y el Cocker spaniel.

Los melanomas son más frecuentes en los ejemplares de edad más avanzada. Puede influir en su aparición la radiación ultravioleta procedente del sol. Su intensidad, el tiempo de exposición, la densidad o el color del manto del perro son factores que aumentan los riesgos.

Diagnóstico del melanoma en perros

Cuando detectamos un nódulo o bulto en nuestro perro el primer paso debe ser acudir al veterinario. Es este profesional quien puede determinar si se trata o no de un tumor. En caso de sospecha lo extraerá o tomará una muestra para remitir al laboratorio. Es lo que se conoce con el nombre de biopsia y permite conocer qué tipo de células conforman el tumor.

Con esta información se identifica qué tumor es, con lo que se puede decidir el tratamiento y dar un pronóstico. Es muy importante no retrasar la visita al veterinario pensando que el bulto no será nada, que es fruto del envejecimiento o que desaparecerá solo.

Tratar de manera precoz es la única forma de que el perro tenga las máximas posibilidades de curación. Esperar solo complicará su estado. Además de biopsia, también se recomiendan radiografías y ecografías para buscar metástasis y análisis de sangre para tener información sobre el estado general del perro.

Tratamiento del melanoma canino

El tratamiento recomendado para el melanoma es la extirpación quirúrgica. El veterinario retirará el nódulo y, a su alrededor, un amplio margen de tejido sano. En los melanomas que crecen en la boca el tratamiento puede ser tan agresivo que requiera la extracción de parte de la mandíbula inferior o superior.

El problema es que es frecuente que se produzcan recurrencias, es decir, que el melanoma vuelva a aparecer. En algunos casos también se pauta radioterapia, así como otros tratamientos como la quimioterapia o la terapia génica. Se dispone de una vacuna para tratar algunos melanomas bucales.

¿Cuánto tiempo vive un perro con melanoma?

Los melanomas pueden ser benignos o malignos. El pronóstico depende de su localización. Así, los melanomas que aparecen en la piel suelen ser benignos. Justo lo contrario de lo que sucede con aquellos que crecen en la boca. Lo hacen muy rápido y, por desgracia, casi todos son malignos. Su pronóstico es muy malo.

En numerosos casos el tumor está ya tan avanzado que no es posible ni siquiera iniciar un tratamiento. Además, si solo se tratan con cirugía, la supervivencia no supera los 5-6 meses. También suelen ser malignos los que crecen alrededor de los ojos o en la parte más distal de las extremidades. Un ejemplo intermedio son los melanomas que se originan en las uñas.

Se considera que aproximadamente la mitad son malignos, con una supervivencia aproximada de un año. Los melanomas pueden extenderse por metástasis. Las más comunes se localizan en los nódulos linfáticos a nivel regional, los pulmones, el hígado y prácticamente cualquier víscera.

Consejos para prevenir el melanoma en perros

Las medidas preventivas para evitar la aparición del melanoma se centran en controlar la exposición a la luz solar. Estas medidas son especialmente importantes si vivimos en zonas con elevada incidencia de radiación ultravioleta, nuestro perro es de color blanco o es de alguna de las razas con mayor predisposición a sufrir melanomas. Son las siguientes:

  • Evita la exposición del perro al sol en las horas o en los días de mayor incidencia, especialmente entre las 10-16 horas.
  • Sácalo a pasear a primera hora de la mañana y a última de la tarde en los meses de más sol.
  • Aplícale fotoprotectores para perros con un factor de protección de, como mínimo, 40 y con resistencia al agua. Deben ponerse cada 6-8 horas mientras esté expuesto al sol.
  • Si por cualquier motivo presenta zonas de tamaño considerable sin pelo deben cubrirse con prendas de ropa canina.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
López, Inés. Enfermedades causadas por la radiación solar. Revista Ateuves nº 81. pp. 16-17.