perro-se-esconde-debajo-de-la-cama

Los perros con los que compartimos vida no suelen sentir la necesidad de esconderse. Y es que el deseo de buscar un refugio apartado de nosotros normalmente es indicativo de que hay algo que no va bien.

Un perro que se esconde bajo una cama puede estar sufriendo una enfermedad o un problema de comportamiento. En cualquier caso, hay que prestarle atención para descubrir qué es lo que le ocurre y cómo solucionarlo.

¿Por qué tu perro duerme debajo de la cama?

En primer lugar, vamos a hablar de una situación relativamente común y normal: cuando el perro se mete debajo de la cama, pero para dormir. Los perros son animales sociales adaptados para la convivencia en grupo. La hora del sueño es un momento delicado, pues se baja la guardia y podría recibirse un ataque.

Por eso para el perro es especialmente importante dormir junto a nosotros, que somos sus referentes y le proporcionamos seguridad. No entenderá que lo expulsemos de nuestro cuarto a la hora de dormir. Por eso, en cuanto tenga la oportunidad, dormirá lo más cerca de nosotros que pueda. Encima, a los pies, en el suelo o debajo de la cama.

No es preocupante ni significa lo mismo que pasarse el día escondido bajo la cama. Otro momento puntual en el que se puede esconder es cuando quiere evitar algo. Por ejemplo, si queremos bañarlo, ir al veterinario o medicarlo. En ese caso, para sacarlo, podemos distraerlo mostrándole la correa para que crea que salimos o llamándolo y premiándolo.

perro-escondido-bajo-la-cama

¿Por qué mi perro se esconde?

Un perro asustado o dolorido es probable que busque un lugar donde resguardarse. Por lo tanto, esconderse indica un problema y hay que intervenir. La visita al veterinario es el primer paso para descubrir si existe alguna enfermedad. Si este profesional determina que el perro está sano, es cuando podemos barajar la opción de un trastorno a nivel psicológico.

Estos los tratan los expertos en conducta canina o los etólogos. Por lo tanto, esconderse indica una situación de estrés físico o psicológico. En ambos casos podremos detectar otros síntomas. Por ejemplo, un perro con miedo además de esconderse también puede temblar o babarse.

Causas de problemas de conducta en perros

Los perros son animales sociales que necesitan de nuestra compañía. Además, en función de sus características, tienen que recibir estimulación tanto a nivel físico como mental. Independientemente de su edad o tamaño es necesario proporcionarles una correcta socialización y una buena educación básica.

Por supuesto, es imprescindible una buena alimentación y cuidados higiénicos y veterinarios. Si el perro pasa mucho tiempo solo, realiza poco ejercicio, no tiene contacto con personas o congéneres o siente algún dolor, acabará por manifestar problemas de conducta.

Así, por ejemplo, podremos ver el comportamiento de esconderse debajo de la cama en perros recién adoptados que han sufrido un problema de abusos en el pasado o en cualquier perro que no haya tenido una correcta socialización.

Cómo ayudar a que tu perro no se esconda

Es posible solucionar una situación de miedo y estrés en un perro. Pero hay que buscar la ayuda de profesionales, por lo menos en los casos más graves, y, sobre todo, armarse de paciencia. Lo primero es estudiar la rutina del perro por si hubiese margen para mejorar sus condiciones de vida.

Así mismo, es importante revisar la socialización y la educación recibida para subsanar las carencias que se detecten en estos ámbitos. Pero, en cualquier caso, nunca hay que sacar al perro por la fuerza, pues lo asustaremos todavía más.

Consejos para mantener el bienestar de tu perro

Para no llegar a propiciar situaciones estresantes para los perros, antes de adoptar uno debemos informarnos bien sobre sus necesidades y preguntarnos si podemos o no cumplirlas. En general, estas medidas ayudan a conseguir un perro equilibrado:

  • Dale la oportunidad de practicar ejercicio. Como mínimo, necesitará pasear 2-3 veces al día. Además, conviene que puedar realizar actividad física suelto.
  • Establece una rutina. Los perros necesitan llevar un horario de forma que puedan anticiparse a lo que va a suceder. La previsibilidad les reduce el estrés.
  • Edúcalo. Es otra manera de evitar que se estrese, ya que ayuda a que el perro nos comprenda en situaciones que le pueden resultar complejas.
  • Socialízalo. La etapa de socialización tiene lugar entre las tres y las doce semanas de vida. Es un momento en el que el perro debe exponerse a muy diversos estímulos para evitar que en el futuro le resulten estresantes.
  • Dedícale un tiempo todos los días. Además del paseo, cepíllalo, juega o, simplemente, siéntate con él.
  • Acude a un profesional si presenta problemas de conducta, miedos o se esconde. Primero contacta con el veterinario para descartar una enfermedad. Si está sano, los problemas psicológicos los tratan los expertos en conducta canina o etólogos.

Síndrome de disfunción cognitiva o alzhéimer en perros

Por último, si nuestro perro tiene ya una edad avanzada y se esconde es posible que sufra lo que se conoce como síndrome de disfunción cognitiva. Es un trastorno relacionado con el envejecimiento a nivel cerebral y podríamos considerarlo similar al alzhéimer que padecen las personas.

Es degenerativo, pero pueden tomarse medidas para paliarlo. Se caracteriza por cambios en la conducta. Por ejemplo, el perro permanecerá escondido, dormirá más de día y menos de noche, orinará en casa, etc.

Si es el caso de nuestro perro, hay que acudir al veterinario. En primer lugar para que descarte una causa física y, después, para que valore la necesidad de iniciar un tratamiento e implantar unas medidas para facilitar la convivencia.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
Morris, Desmond. 1988. Observe a su perro. Barcelona. Plaza & Janés.