Tipos de Seborrea canina, síntomas y tratamiento

La seborrea es una afección que se caracteriza por la presencia de escamas sobre el cuerpo del perro. Estas pueden ser secas o grasas. Además, se distingue entre una seborrea primaria y otra secundaria.

La seborrea primaria es incurable, pero puede prescribirse un tratamiento para mantenerla bajo control. La seborrea secundaria se produce como síntoma de otra enfermedad que tendrá que ser tratada para que desaparezca. ¿Quieres conocer más detalles sobre la seborrea en perros? Vamos allá.

¿Qué es la seborrea?

La seborrea es un aumento patológico de la secreción de las glándulas sebáceas de la piel. La epidermis, que es la capa más externa de la piel, y los folículos pilosos, que son los productores de pelo, originan lo que por su aspecto conocemos como escamas. Las escamas pueden ser secas y grises o blanquecinas, similares a la caspa. Pero también se producen escamas de textura grasa u oleosa y color amarillento.

En este caso se deben a un exceso de sebo generado por las glándulas sebáceas. Desprenden mal olor. Las escamas secas, precisamente por esta característica, se retiran con relativa facilidad del cuerpo del perro. Al contrario, las grasas van a desprenderse con dificultad porque se quedan adheridas al pelo.

Además, en la seborrea grasa puede producirse un taponamiento de los folículos pilosos, lo que, en algunos casos, acaba por causar una infección. Esta se denomina foliculitis. Si la acumulación se localiza en los conductos auditivos da lugar a una otitis ceruminosa. Se habla de dos enfermedades distintas, que son la seborrea primaria y la secundaria.

¿Es contagiosa la seborrea canina?

La seborrea no es contagiosa ni entre perros ni entre animales de otras especies, cómo del perro al humano. Sin embargo, si que puede ser hereditaria, es decir, si un perro padece seborrea primaria, es posible que sus cachorros también la padezcan.

Seborrea primaria

Se trata de una patología relativamente frecuente. Es todavía más común en ejemplares jóvenes y en determinadas razas como el Cocker spaniel americano, el Springer spaniel, el West Highland white terrier, el Basset hound, el Setter irlandés, el Pastor alemán, el Labrador o el Shar pei.

En los perros afectados observaremos las escamas características. Estas pueden ser secas, oleosas o de ambos tipos a la vez. Es más habitual que apreciemos las escamas en la zona de los codos, los corvejones, la región delantera del cuello hasta el pecho o las orejas.

¿Cuál es el tratamiento para la seborrea primaria?

Por desgracia, la seborrea primaria es un trastorno incurable. Pero es posible tratarlo y el objetivo es controlar la producción de escamas. El tratamiento comprende la aplicación de champús o lociones. A la venta se encuentran distintos productos con efecto antiseborreico. El veterinario nos indicará el más adecuado y la pauta de aplicación necesaria.

Cuando la descamación es seca y leve el tratamiento se centra en hidratar la piel. Se recurre a champús o lociones humectantes e hipoalergénicas, sin aditivos, lo que garantiza su uso frecuente sin problemas. En casos más graves, el champú debe incluir otros ingredientes, como nos indicará el veterinario.

Si la seborrea es grasa también se utilizan champús, pero en su composición se recomienda la inclusión de principios activos como el peróxido de benzoilo. Estos ayudan a eliminar las escamas adheridas. Si se detecta foliculitis o alguna otra infección a nivel cutáneo, se trata con antibióticos por vía oral. Si hay rascado pueden ser necesarios los corticoides.

Seborrea secundaria

En este caso, la seborrea se relaciona con la presencia de otra enfermedad con síntomas cutáneos que es la que la causa. Entre las patologías vinculadas a la seborrea secundaria destacan las siguientes:

¿Cuál es el tratamiento para la seborrea secundaria?

Las pautas indicadas para combatir o controlar la seborrea primaria también pueden seguirse en los casos de seborrea secundaria. Pero resulta imprescindible que el veterinario identifique la causa primaria que la ha desencadenado.

Esto es descubrir la enfermedad que está detrás de la producción de escamas. Poniendo un tratamiento contra ella, la seborrea secundaria debería desaparecer. Si no lo hace, podríamos estar ante una seborrea primaria.

Aplicación de champús terapéuticos

Con champús terapéuticos nos referimos a aquellos que muestran actividad frente a alguna patología. En el caso de la seborrea, los champús recomendados para su tratamiento deben aplicarse sobre todo el cuerpo del perro. Se dejan actuar un mínimo de quince minutos.

Antes puede darse un baño al perro con su champú de uso habitual y agua templada. Lo enjuagaremos por completo antes de utilizar el champú antiseborreico. Tras él, es importante un buen aclarado y secado.

Suplementos alimenticios

Como complemento al tratamiento de la seborrea, parece que añadir algunos suplementos a la comida consigue un efecto beneficioso. En concreto, se utilizan los que contienen ácidos grasos esenciales derivados de aceite de pescado. Siempre según recomendación veterinaria.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
Rejas, Juan. Seborrea canina. dermatologiaveterinaria.unileon.es