Acné canino – Causas y tratamiento

Al igual que las personas, los perros pueden desarrollar acné durante la pubertad. Esta etapa se da entre los tres y los ocho meses de edad, momento en el que puede aparecer acné y, en la mayoría de los casos, desaparecerá cuando el perro llegue a la edad adulta.

El acné canino es una afección bastante común, y generalmente afecta a los labios y la barbilla del perro. Los casos pueden variar de leves a severos y es importante que sepamos reconocer sus signos para acudir al veterinario en caso de que se presente.

A continuación, explicamos por qué se produce el acné canino, cómo identificarlo y cuál es su tratamiento.

¿Qué es el acné canino?

El acné canino es un trastorno inflamatorio cutáneo, que afecta a los folículos pilosos y la dermis principalmente de las zonas del mentón y los labios del perro. Su presentación es similar a la que se da en el acné humano.

En los casos leves de acné canino, aparecen protuberancias rojas (pápulas) o con contenido purulento (pústulas) en la piel. En casos más severos, se puede producir una inflamación más generalizada de la dermis de labios y hocico, que suele ser dolorosa. Los casos graves de acné canino pueden provocar cicatrices permanentes si no se tratan adecuadamente.

¿Por qué se produce el acné canino?

Lo que sucede en los casos de acné canino, es que los folículos pilosos se inflaman y pueden llegar a romperse. Esta inflamación puede producirse por diferentes causas, como microtraumatismos en la zona del hocico o desordenes en la producción de sebo o queratina en los folículos.

Cuando el folículo piloso se rompe, su contenido se libera y esto provoca una reacción inflamatoria de la piel de alrededor (perifolicular), ya que el contenido de los folículos es reconocido como extraño por los tejidos circundantes. Inicialmente, la inflamación asociada con el acné canino es estéril (no infectada), pero es habitual que las bacterias puedan colonizar fácilmente esta piel dañada y provocar una infección secundaria.

En un principio, se asociaba la aparición del acné canino a factores hormonales principalmente, pero recientemente se cree que la predisposición genética juega un papel más importante.

perro-con-granos-en-el-hocico

¿Qué razas están más predispuestas a sufrir acné canino?

El acné canino es un desorden cutáneo que afecta casi de forma exclusiva a perros de pelo corto, y las razas que más comúnmente se ven afectadas son: Bóxer, Doberman pinscher, Bulldog inglés, Gran danés, Weimaraner, Mastiff, Rottweiler y Kurzhaar.

¿Qué síntomas produce el acné canino?

Los síntomas más comunes observados en los perros que presentan acné canino son:

  • Aparición de protuberancias rojas (pápulas), que pueden desarrollar un contenido purulento (pústulas), principalmente en la piel de los labios y el mentón.
  • Presencia de picor/dolor en la zona afectada: Los animales pueden no sentirse incómodos si las lesiones son muy pequeñas, pero es común que presenten dolor y un ligero picor. El perro intentará rascarse y puede que se roce contra objetos o paredes.
  • Aparición de heridas y costras, secundarias al rascado.

¿Cómo se diagnostica el acné canino?

En la mayoría de los casos, el aspecto de las lesiones es suficiente para que el veterinario pueda llegar a su diagnóstico, ya que las alteraciones cutáneas distribuidas alrededor de los labios y el hocico, son relativamente específicas de esta afección.

Sin embargo, en algunos casos el veterinario puede establecer la necesidad de realizar  pruebas complementarias:

  • Biopsia cutánea: confirma el diagnóstico de acné y descarta otros trastornos de la piel.
  • Cultivo bacteriano en caso de infección: identifica las bacterias responsables de la infección y permite establecer cuáles son los antibióticos apropiados para el tratamiento.

¿Cómo se trata el acné canino?

El tratamiento se orienta a evitar infecciones secundarias o tratarlas disminuyendo la inflamación y las molestias.

  • Tratamiento tópico: se debe limpiar y desinfectar diariamente (2-3 veces/días)  la zona afectada con una solución desinfectante (clorhexidina); en algunos casos es necesario un tratamiento más intenso con peróxido de benzoilo. Pueden ser necesarias pomadas antibióticas (mupirocina).
  • Tratamiento sistémico: en casos graves, es necesario, además de las limpiezas tópicas, añadir medicación general (vía oral) de antibiótico y antiinflamatorio hasta que se controle el proceso.

hocico-de-perro-con-acné

¿Cuál es el pronóstico del acné canino?

El acné canino suele ser una alteración temporal que se resuelve cuando el perro alcanza la edad adulta; por lo que el pronóstico es bueno, siempre que se tomen las medidas necesarias para prevenir y controlar las posibles infecciones secundarias.

¿Qué podemos hacer en casa para mejorar el acné de nuestro perro?

Además de cumplir estrictamente el tratamiento que prescriba el veterinario, en casa debemos seguir las siguientes recomendaciones para favorecer la curación del proceso:

  • Limpieza del entorno: Las limpiezas diarias de la piel de nuestro perro son parte esencial del tratamiento veterinario, pero debemos igualmente mantener su entorno limpio para evitar posibles focos de infección (cama de descanso, juguetes, comederos y bebederos…)
  • Evitar traumatismos en la zona afectada: Si disminuimos los traumatismos sobre la zona del hocico y la barbilla del perro, conseguiremos que mejore su acné. Las posibles causas de trauma pueden ser comer de un recipiente de plástico que tenga los bordes ásperos, rascarse la cara con las patas o rozarse con objetos de la casa, que apretemos las lesiones (reventar espinillas)… Apretar las lesiones de nuestro perro aumentará la probabilidad de que se rompan los folículos pilosos y empeorará la inflamación.

Siguiendo el tratamiento que paute el veterinario y manteniendo estas medidas en casa, conseguiremos controlar el acné de nuestro perro hasta que alcance su edad adulta, momento en el que el proceso suele remitir por sí solo.

Bibliografía: 
Larry P. Tilley/ Francis W. K. Smith, Blackwell´s La consulta veterinaria en 5 minutos
T. Nuttall/ R. G. Harvey/ P. J. Mckeever, Enfermedades cutáneas del perro y el gato