Síntomas y tratamiento de la Histiocitosis canina

Las afecciones cutáneas en los perros son procesos patológicos frecuentes, y se identifican con facilidad por ser reconocibles a simple vista. Una afección tumoral cutánea poco común en los perros es la histiocitosis canina, que se caracteriza por la aparición de placas o nódulos en la piel de diferentes zonas del cuerpo, e incluso puede afectar a órganos internos.

A continuación, vamos a describir en qué consiste este proceso, cómo identificarlo y cuáles son las opciones para su tratamiento ¿Preparad@?.

¿Qué es la Histiocitosis canina?

La histiocitosis es un proceso patológico en el cual hay una proliferación excesiva de unas células dérmicas llamadas histiocitos.

Si esta proliferación incontrolada de histiocitos se produce únicamente en la piel, hablamos de histiocitosis cutánea. Si afecta a otros órganos (hígado, bazo, pulmones, sistema linfático…), se denomina histiocitosis sistémica. En ambos procesos, se desarrollan lesiones cutáneas idénticas.

El trastorno en la multiplicación de los histiocitos también puede dar lugar a enfermedades tumorales como el histiocitoma cutáneo y la histiocitosis maligna (sarcoma histiocítico diseminado).

¿Qué es un histiocitoma?

El histiocitoma canino es un tumor benigno que suele presentarse como una masa pequeña, firme, en forma de botón y puede llegar a ulcerarse. Suele ser una masa aislada, de crecimiento rápido y que, en principio, no cursa con dolor.

Las zonas más afectadas son la cabeza, las orejas y las patas. Puede remitir de forma espontánea en un plazo de 3 meses.

¿Qué signos produce la histiocitosis cutánea / sistémica?

En la histiocitosis canina aparecen múltiples masas cutáneas, en forma de placas o nódulos, bien delimitadas. A menudo estas lesiones se ulceran y aparecen costras.

En el caso de la histiocitosis cutánea, únicamente aparecen nódulos en la piel, y suelen presentarse con más frecuencia sobre la cabeza, cuello, tronco, extremidades y escroto. No se ven afectados los órganos sistémicos. Estas lesiones no suelen ser dolorosas ni presentar picor inicialmente, pero si se ulceran pueden llegar a ser un proceso doloroso para el perro.

La histiocitosis sistémica afecta, además de a la piel, a otros órganos internos, por lo que tendremos síntomas cutáneos y signos generales; presencia de múltiples nódulos en piel, aumento de los ganglios linfáticos, manifestaciones oculares (conjuntivitis, desprendimiento de retina, glaucoma), ruidos respiratorios, tos, anorexia, letargia, etc.

La evolución de las lesiones puede tener períodos de mejoría o empeoramiento alternos, e incluso se puede producir la resolución espontánea.

perro-con-sarpullido-en-la-piel

Síntomas de la histiocitosis maligna

Los síntomas de la histiocitosis maligna en proceso son más graves, cursando con palidez de las mucosas, debilidad, dificultad respiratoria y signos neurológicos (convulsiones, paresia, etc.), aparición de masas en hígado y/o bazo. La piel y los ojos no suelen verse afectados.

¿Qué perros están predispuestos a padecer histiocitosis?

  • Predisposición sexual: No existe una predisposición sexual, pudiendo afectar de igual forma a hembras y a machos.
  • Edad: La histiocitosis cutánea y sistémica suele darse en perros jóvenes o de edad media (promedio de 5 años). El histiocitoma afecta especialmente a perros menores de 2 años.
  • Predisposición racial: La histiocitosis sistémica es más frecuente en el Boyero suizo, pero puede afectar a otras razas. La enfermedad cutánea no se restringe a razas particulares. El histiocitoma es más frecuente en el Bull terrier, Bóxer, Dachshund, Cocker Spaniel, Gran danés y Pastor de Shetland.

¿Cómo se diagnostica la histiocitosis canina?

El veterinario realizará el diagnóstico de este proceso mediante la observación de los signos clínicos y la realización de pruebas complementarias.

Para confirmar que las lesiones cutáneas se corresponden con una histiocitosis canina, se debe realizar una citología y/o biopsia de los nódulos/masas detectadas en la piel u otros órganos.

Además, se recomienda la realización de ecografía abdominal y radiografía de tórax para descartar un proceso sistémico (histiocitoma sistémico con afección de órganos internos).

¿Cuál es el tratamiento para la histiocitosis?

Actualmente no hay un tratamiento único definido para este proceso patológico. Para los casos de histiocitosis cutánea, se emplean fundamentalmente corticoides para su tratamiento, obteniéndose una remisión total o parcial de las lesiones de la piel. Sin embargo, las recurrencias son frecuentes, y puede ser necesario un tratamiento continuo en el tiempo.

También se emplean otras medicaciones inmunosupresoras como la ciclosporina, azatioprina y leflunomida, que pueden combinarse con otros medicamentos y con otras sustancias como vitamina E y ácidos grasos.

En el caso del histiocitoma, una vez confirmado su diagnóstico y descartado que sea un tipo de tumor maligno, se puede esperar 3 meses sin ninguna terapia para ver si hay una resolución espontánea. Si pasado este tiempo no remite la lesión, se recomienda la escisión quirúrgica o la criocirugía (quemar con aplicación de frío).

¿Cuál es el pronóstico de la histiocitosis canina?

El pronóstico para los perros con histiocitosis maligna es extremadamente malo, ya que la esperanza de vida suele ser unos pocos meses tras el diagnóstico.

En el caso de la histiocitosis cutánea y sistémica, el pronóstico depende de la respuesta al tratamiento, puede conseguirse la remisión total o parcial de las lesiones, pero las recidivas suelen ser frecuentes y la terapia puede ser necesaria de continuo.

Para los histiocitomas, la escisión quirúrgica generalmente es una terapia curativa y con ella se resuelve el proceso.

Bibliografía: 
Larry P. Tilley/ Francis W. K. Smith, Blackwell´s La consulta veterinaria en 5 minutos
T. Nuttall/ R. G. Harvey/ P. J. Mckeever, Enfermedades cutáneas del perro y el gato