La leptospirosis es una enfermedad infecciosa provocada por una bacteria (Leptospira interrogans) que puede afectar a muchos mamíferos domésticos cómo el perro e, incluso, al ser humano.

Por eso es importante saber cómo se manifiesta, sus primeros síntomas y qué debemos hacer para tratarla. Desde Soyunperro te mostramos todo lo que debes saber sobre esta enfermedad.  

¿Qué es la leptospirosis canina?

La leptospirosis canina es una enfermedad infecciosa de importancia médica muy elevada en perros y que además puede transmitirse a los humanos (zoonosis), por lo que es importante tomar todas las precauciones posibles para evitar el contagio.

Como hemos comentado antes , normalmente la bacteria responsable de esta patología es Leptospira (de ahí el nombre). La que afecta al hombre y a los animales es: Leptospira interrogans. Es de gran importancia sanitaria debido a su capacidad para producir abortos en personas.

Son reservorios (huéspedes) de esta bacteria: pequeños mamíferos, rumiantes, carnívoros y porcinos.

¿Cómo se contagia la leptospirosis?

Tiene dos principales vías de transmisión:

  1. Directa: a través de la orina de los perros infectados, vía oro-nasal (por la nariz), vía conjuntival (ojos) y transmisión venérea (cópulas).
  2. Indirecta: mediante aguas contaminadas con Leptospira y a través de heridas.

Tras entrar por cualquiera de estas vías, pasa a la sangre (en una duración de 8 días) y después se disemina hacia órganos como hígado, riñón, ojos… Esto desencadena una fuerte respuesta humoral (anticuerpos) por parte de nuestra mascota con el fin de combatir la enfermedad. De no ser tratada, puede ir deteriorando los órganos de nuestra mascota hasta niveles de difícil tratamiento.

Principales síntomas de la Leptospirosis canina

A nivel general el perro mostrará un claro deterioro físico. Además, si presenta síntomas relacionados con la micción, es posible que los riñones estén afectados.

Los más habituales son:

  • Fiebre y temblores
  • Falta de apetito
  • Deshidratación
  • Vómitos o diarrea (a veces con presencia de sangre).
  • Orina de color oscuro
  • Ictericia (mucosas amarillas) en casos más desarrollados

En esta enfermedad el tiempo es oro y cuanto antes comience el tratamiento más probabilidades tendrá el perro de sobrevivir a la leptospirosis y recuperarse.
Si detectas estos signos en tu amigo peludo, debes acudir de forma urgente al veterinario.

Diagnóstico de la Leptospirosis

Una vez estemos en la consulta veterinaria, el especialista realizará una anamnesis y exploración física completa teniendo en cuenta todos los síntomas que hemos descrito. Podrá observarse fiebre, ictericia, deshidratación, posible taquicardia.

Adicionalmente se podrá realizar una analítica sanguínea donde se podrá ver el aumento del número de glóbulos blancos. Esto será normal ya que son las defensas del propio sistema inmune y están actuando contra la bacteria. Si hay un deterioro del hígado, podrá observarse enzimas hepáticas aumentadas, así como otros síntomas de que algún órgano está fallando.

El veterinario tendrá que hacer diferencia con otras enfermedades infecciosas, porque varias de ellas pueden dar síntomas parecidos y a veces no es fácil diagnosticarla. Un análisis de orina puede ser útil para detectar cambios en el Ph de esta así como glóbulos blancos.

¿Cómo se trata la Leptospirosis canina?

Para combatir la Leptospirosis canina hará falta un tratamiento de tipo farmacológico con antibióticos de amplio espectro en combinación con tratamiento sintomático si tuviera algún otro síntoma tratable.

Si hay daño hepático y renal también deberán tratarse los síntomas, por ejemplo, con hepato-protectores y dieta renal y/o hepática, según síntomas.

En cualquier caso, el veterinario es la única persona que puede asesorarte a nivel particular y quien mejor puede saber qué es lo mejor para tu amigo peludo, teniendo en cuenta su estado de salud.

¿Se puede prevenir la Leptospirosis?

El mejor remedio contra la Leptospirosis canina es siempre la prevención. Para ello es importante vacunar al perro, lo que reducirá significativamente el riesgo de que contraiga esta enfermedad.

Las dos primeras dosis se ponen cuando son cachorros (polivalente), a partir de ahí se recomienda vacunar anualmente. En animales domésticos, la vacunación es eficaz para prevenir la enfermedad, pero no protege por completo contra la infección.

La inmunidad que se crea en nuestro perrito si coge la infección, puede durar toda la vida, pero es específica sólo para el serotipo (tipo de bacteria) infectante.

¿La leptospirosis canina es contagiosa en humanos?

La leptospirosis puede transmitirse a los humanos. El contagio se produce cuando una persona entra en contacto con agua, alimentos o con orina contaminada con bacterias del género Leptospira y especie interrogans.

Por ello hay que tener especial cuidado con los niños que conviven con perros. También puede adquirirse a través del suelo, en el caso de que la superficie se haya infectado y se tenga el hábito de caminar descalzo.

Miguel Fraga García-Yanes
Graduado en veterinaria en la universidad Alfonso X El Sabio (Madrid). Colegiado 8917 en Madrid. Ampliando conocimientos en cirugía de tejidos blandos, endoscopia y dermatología. Interés por los animales desde muy pequeño y en compañía de Max desde hace 11 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí