American English Coonhound – Todo sobre la raza

El American English Coonhound, también llamado perro americano cazador de mapaches, es una raza de origen estadounidense. La reconoceremos por su cuerpo estilizado y su personalidad energética, siempre dispuesto a la acción.

Si quieres conocer cómo es su comportamiento en casa y con otras mascotas, que cuidados necesita o cuales son sus puntos débiles, no te pierdas toda la información que a continuación te mostramos.

Historia de la raza American English Coonhound

La raza se originó en América del Norte a partir del siglo XIX, aunque sus antepasados son de Inglaterra, pues desciende del English Coonhound que fue llevado allí por los colonos.

Con el paso del tiempo, los perros que llevaron al nuevo continente se cruzaron con otras razas caninas para dar lugar a lo que hoy conocemos como American English Coonhound. El objetivo era obtener un perro ideal para la caza nocturna, para la caza de mapaches.

Características del American English Coonhound

Nos encontramos frente a un perro de tamaño mediano, con una musculatura discreta pero fuerte y preciso en sus movimientos.

La cabeza es proporcionada al tamaño de su cuerpo. El hocico es alargado, con mejillas y labios ligeramente caídos, además de trufa una negra y grande.

Los ojos son redondeados y presentan un iris castaño oscuro. Las orejas son largas, delgadas y caídas hacia los lados.

El pelaje es de longitud media, doble y duro. El manto aparece en varias combinaciones de colores: rojizo y blanco con manchas, negro y blanco o tricolor.

icono-perroAltura de entre 58 y 66 cm en machos y hembras
icono-pesoPeso de entre 20 y 30 kg en machos y hembras
icono-pelo
Pelo corto, duro y con un manto en varios colores
icono-caracter
Carácter dulce y sociable
Icono-saludSalud fuerte aunque con tendencia a algunas enfermedades
Icono-calendarioEsperanza de vida estimada de entre 11 y 12 años

 

¿Cómo es el carácter del American English Coonhound?

Adoptar uno de estos perros americanos solo es recomendable si practicamos deportes que podamos compartir con él. Su carácter activo requiere de actividades constantes. De lo contrario, desarrollará ansiedad y conductas destructivas.

Algunos criadores consideran una mala decisión adoptar al American English Coonhound si no tenemos experiencia en adiestramiento canino. Se requiere de una personalidad paciente para entrenarlo en actividades distintas a la cacería.

Es dulce cuando se encuentra en descanso, pero acostumbra a ladrar mucho si no se le ofrecen salidas para liberar su energía.

American-English-Coonhound2

¿Qué cuidados necesita esta raza?

El ejercicio frecuente es el cuidado principal que debemos brindarle. Salidas diarias al parque, juegos de busca y encuentra, perseguir la pelota o esconder premios en casa son algunas formas de estimular su inteligencia.

Desde cachorro, se recomienda entrenarlo para encauzar su tendencia a ladrar. Así lograremos una convivencia armónica en casa.

La socialización con personas y mascotas también debemos realizarla desde temprana edad. De lo contrario, este perro americano podría desarrollar protección de los recursos, es decir, volverse posesivo con sus pertenencias y territorio.

En cuanto al pelaje, puede cepillarse de 1 a 2 veces por semana. El baño es recomendado cada 4 semanas. Sus uñas requieren de un corte mensual si no se desgastan de forma natural.

Enfermedades comunes en la raza American English Coonhound

A pesar de ser un perro fuerte de excelentes condiciones físicas, es propenso a sufrir algunas enfermedades:

  • Displasia de cadera: condición hereditaria que afecta la unión de los huesos del fémur y la cadera. Provoca dolor y cojera. La calidad de vida del perro se mejora con una dieta adecuada y ejercicio moderado.
  • Displasia de codo: es una enfermedad genética que afecta las articulaciones del perro. Aparece artrosis, dificultad para realizar actividades físicas, cojera e inflamación de las articulaciones.
  • Torsión gástrica: consiste en la dilación de los vasos y arterias que cubren el estómago. Este trastorno provoca estrangulamiento o ahogamiento del estómago. A raíz de esto, la sangre no llega al resto del cuerpo. Resulta mortal si no se trata a tiempo.
  • Atrofia progresiva de la retina: enfermedad degenerativa del nervio óptico canino. Ocasiona pérdida progresiva de la visión hasta provocar ceguera. Pueden aparecer cataratas durante el proceso degenerativo.