perro-sacando-la-lengua

¿Tu perro se aburre? No es una cuestión menor. Los perros son animales sociables que para su bienestar necesitan de tu compañía, además de ejercicio, cuidados y estimulación a nivel mental.

Por eso es importante que te preocupes por mantener a tu perro física y psicológicamente activo. El aburrimiento les provoca frustración y puede dar origen a diferentes problemas de conducta como la destructividad o los ladridos excesivos.

La importancia del paseo canino

Para los perros resulta imprescindible salir a pasear. Aunque dispongan de terreno en el que disfrutar del aire libre, necesitan el rato de estimulación que supone la salida al exterior, que es fuente constante de nuevos olores, estímulos y la posibilidad de relacionarse con sus congéneres.

Por muy grande que sea su jardín, tiene tiempo de sobra como para explorarlo por completo varias veces al día. Y se aburrirá en las horas restantes. Los paseos deben adaptarse a las características del perro. No necesita la misma actividad un cachorro que un anciano ni un galgo que un bulldog. La cantidad y la duración deben ajustarse a su energía.

La media es de 3 paseos diarios, siendo largo al menos uno. Un perro que ha podido soltar su energía, es más fácil que se mantenga tranquilo en casa y estará más receptivo al aprendizaje. Los paseos deben hacerse con correa de aproximadamente 1-1,20 metros. Podemos soltarlo en lugares habilitados. Es recomendable para que pueda correr y jugar.

perro-disfrutando

Educación básica para perros

Una buena forma de mantener al perro entretenido y ofrecerle estimulación a nivel mental es la educación. Enseñarle a venir a nuestra llamada, a sentarse, a mantenerse quieto o a caminar junto a nosotros sin correa son básicos que todo perro debe conocer para una convivencia exitosa en sociedad.

Podremos añadir más órdenes en función de su capacidad. No solo le proporcionamos entretenimiento, sino que, además, le damos herramientas para reducir el estrés. Los perros necesitan previsibilidad y en momentos de confusión oírnos pronunciar una palabra que entienden les ayuda a comprender qué se espera de ellos.

El juego con tu perro

Seguro que el juego es la primera actividad que te viene a la mente cuando piensas en acabar con el aburrimiento. A los perros les encanta jugar y es bueno que le dediquemos a ello un rato al día, sobre todo en los ejemplares más jóvenes. Persecuciones, pelotas, carreras y cualquier otro juego que le guste vale para entretenerse.

En función de sus características y del espacio disponible podemos construir nuestro propio circuito tipo agility con conos, pasarelas, balancines o alturas que saltar. Otra idea interesante que gusta mucho a los perros rastreadores es localizar objetos escondidos. Observa con qué disfruta más tu perro y orienta los juegos hacia sus actividades favoritas.

Ofrécele distintos tipos de juguetes para que escoja: pelotas, peluches, mordedores, con sonido, de inteligencia, etc. Hay una enorme variedad. Es buena idea tener una provisión para ir rotando. Es decir, se los iremos dando y guardando para que siempre disfrute de la novedad. Revísalos de vez en cuando y tira los que estén deteriorados.

Entretener a tu perro cuando está solo

Si hemos establecido una rutina para nuestro perro, lo hemos paseado, hemos jugado con él y lo hemos estimulado mentalmente, aceptará mejor quedarse en casa solo las horas en las que obligatoriamente tenemos que salir.

Lo normal es que dedique ese tiempo a descansar y vuelva a activarse en cuanto lleguemos. Pero, a los perros más jóvenes o movidos, puede ser necesario dejarles algo que hacer para que no se aburran durante la espera. Así, los juguetes tipo kong son una buena idea, ya que tienen que ir moviéndolos para hacerse con la comida de premio.

Para aquellos perros con la suerte de contar con un jardín o un patio también podremos prepararles algunas actividades al aire libre, si el tiempo lo permite. Por ejemplo, un barreño con agua o tan solo tierra en la que hacer agujeros pueden ser buenos entretenimientos aun cuando no estemos nosotros.

Lleva a tu perro a todas partes

Cada vez se acepta a los perros en más lugares. Y es genial porque un perro, por encima de todo, quiere estar contigo. Eres su referente. Un perro bien educado y tranquilo será bien recibido en diferentes establecimientos, como cafeterías, transportes públicos e incluso cada vez hay más empresas que permiten acudir con el perro al puesto de trabajo.

También te puede acompañar cuando te vayas de vacaciones. En ese caso infórmate de los requisitos tanto para el transporte como en el destino y anota un veterinario de referencia para cualquier imprevisto. Otra opción es formar un grupo de perros, de forma que puedas quedar con otros cuidadores para que los perros jueguen y se relacionen.

Estos grupos también los pueden reunir los profesionales para dar clases de educación canina o, en general, establecer contacto entre perros y así favorecer su socialización. Por último, sobre todo si pasamos muchas horas fuera de casa, podemos valorar la posibilidad de contratar a un paseador de perros o un servicio de guardería canina.