Cómo proteger a un perro de la Leishmaniosis

Las probabilidades de que nuestro perro se infecte de Leishmania son cada vez más elevadas debido al importante cambio climático que estamos padeciendo. Los flebotomos se extienden con gran facilidad gracias a las altas temperaturas y estos son los principales transmisores de la enfermedad. Veamos en detalle cuál es la mejor manera de proteger a nuestro perro de la leismaniosis.

¿Qué es exactamente la leishmaniosis?

Se trata de una enfermedad causada por un protozoo que puede contagiar a los perros mediante la picadura del insecto  flebotomo. Si un perro es contagiado de leishmaniasis, tendrá esta enfermedad de forma crónica de por vida. Presenta multitud de síntomas sistémicos y alteraciones en los perros, cómo problemas renales, hepáticos y cutáneos entre muchos otros.

Síntomas de leishmaniosis en perros contagiados

Dependiendo de la titulación y carga parasitaria que se tenga, los síntomas irán desde ausencia de los mismos hasta cuadros clínicos graves. Los síntomas pueden ser sistémicos o generales o cutáneos.

  1. Sistémicos o generales: Adelgazamiento, atrofia muscular, palidez de las mucosas, epistaxis (sangre por la nariz), anemia.
  2. Alteraciones renales: glomerulonefritis, insuficiencia renal, urea y creatinina elevadas, proteinuria (proteínas en orina).
  3. Alteraciones hepáticas: hepatitis granulomatosa, aumento de las transaminasas (enzimas hepáticas).
  4. Alteraciones digestivas: ascitis, colitis ulcerativa granulomatosa, diarrea de intestino grueso con o sin sangre.
  5. Alteraciones traumatológicas: cojeras intermitentes, poliartritis por deposición de inmunocomplejos de Leishmania…
  6. Alteraciones oculares: conjuntivitis, queratitis, blefaritis, uveítis…
  7. Cutáneos: Lesión en el punto de la picadura posiblemente veinte días después de la misma normalmente en las zonas desprovistas de pelo. Habrá hiperqueratosis (piel seca) nasal o plantar.

Podremos ver heridas y úlceras que se cronifican dolorosamente en los bordes de las orejas, espacios interdigitales (de las almohadillas), etc. Podremos observar también nódulos únicos o múltiples.

¿Cómo se contagia la Leishmania?

Los flebotomos, pequeños insectos de apenas tres milímetros de longitud, son los culpables de la transmisión de la Leishmania en perros (género Phlebotomus en Eurasia y África y Lutzomyia en América). Las hembras de esos insectos se alimentan de la sangre de los perros mediante una discreta picadura, con la cuál pueden también contagiar la enfermedad.

Su aspecto es cómo el un pequeño y patiagudo mosquito peludo, y se reproducen con gran facilidad en climas cálidos. Antaño se encontraban con mayor frecuencia en zonas costeras con climas cálidos o lugares con agua (embalses, ríos, etc…). Pero en la actualidad se han extendido por prácticamente todo el país, por lo que el peligro de contagio es muy superior.

Este tipo de insectos actúan principalmente al atardecer, cuando comienza a ponerse el sol. Aunque pueden actuar en cualquier momento del día o la noche realmente.

¿Por qué ahora hay más contagios de leishmaniasis?

El cambio climático es uno de los principales causantes de que los flebotomos se estén extendiendo a otras zonas donde antes no habitaban. El incremento de la temperatura facilita mucho la reproducción de estos insectos, que se sienten muy cómodos con temperaturas superiores a los  dieciocho grados centígrados.

Por eso es importante proteger a nuestros perros con preventivos, para evitar el contagio y los numerosos problemas de salud que puede causar.

banner

Cómo proteger a un perro frente a la leishmaniosis

La prevención es la mejor medicina que podemos aplicar en nutro perro, evitar que se contagie es nuestro principal objetivo y para ello podemos utilizar collares antiparásitos que incluyan a los flebotomos, cómo el conocido Scalibor.

También podemos vacunar anualmente a nuestro perro frente a leishmaniosis, ya que existe una vacuna para la leishmaniosis, aunque dicha vacuna no ofrece una protección del 100% en caso de contagio.

Por ello la prevención es la mejor herramienta de la que disponemos para proteger a nuestro perro. Veamos en detalle cómo funciona el collar Scalibor y qué hace para proteger a nuestro perro contra la leishmaniosis.

Collar Scalibor

El collar Scalibor es conocido por ser el más efectivo en la protección contra parásitos en perros, es muy sencillo de utilizar ya que simplemente debemos ajustarlo al cuello de nuestro perro y dejar que actúe. Presenta una protección efectiva contra pulgas, garrapatas y flebotomos responsables del contagio de leishmaniosis. Veamos algunos de sus beneficios:

  • Protección continuada y persistente durante 12 meses frente a flebotomos*
  • Protección efectiva contra pulgas y garrapatas
  • Se puede mojar
  • Apto para cachorros a partir de las siete semanas de edad
  • Apto para perritas gestantes y/o lactantes
  • Desarrollado por MSD Animal Health

*Samara Paulin, Régis Frénais, Emmanuel Thomas Email author and Paul M. Laboratory assessment of the anti-feeding effect for up to 12 months of a slow release deltamethrin collar (Scalibor®) against the sand fly Phlebotomus perniciosus in dogs. Baldwin. Parasites & Vectors 2018 11:529.

Opinión

Todos sabemos que el cambio climático es una realidad, basta con ver las numerosas olas de calor que estamos padeciendo durante este último año para darnos cuenta de que el clima está cambiando drásticamente.

Esto hace que muchos insectos se sientan cómodos en lugares donde antes predominaban los climas fríos, y que ahora se han vuelto tropicales o cálidos. Entre ellos, el temido flebotomo que es el causante de contagiar la Leishmania.

Proteger a nuestro perro es la mejor solución ya que si se contagia, no existe tratamiento alguno que cure la enfermedad, sino que padecerá leishmaniosis de forma crónica durante toda su vida, con los problemas de salud y gastos veterinarios que ello conlleva. Nuestra recomendación es proteger a los perros con un collar antiparasitario de alta efectividad frente a los flebotomos, cómo lo es Scalibor.

Jose Antonio Ramos

Adiestrador canino, titulado en el centro de educación canina Larcan. Técnico en modificación de conducta, ampliando estudios en etología canina. Ilusiuonado por compartir conocimientos y experiencias con los lectores de Soyunperro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba