Efectos de la castración en perros: Comportamiento y Salud

Son muchas las personas que deciden no castrar a sus perros por miedo o por desconocimiento. Muchas de ellas toman esta decisión tras escuchar algunas de las muchas leyendas urbanas totalmente falsas, que indican que sus perros engordarán o tendrán problemas de salud.

Los efectos de la castración en perros están más que comprobados, son muchos los años que los veterinarios llevan castrando perros para evitar que se reproduzcan y continúe habiendo un exceso de población. O para evitar problemas graves de salud o conducta, castrar a un perro está totalmente recomendado.

La castración influye directa y positivamente sobre el comportamiento del perro y también sobre su sistema hormonal, en la testosterona en el caso de los machos y en los estrógenos en el caso de las hembras.

Desde SoyUnPerro.com vamos a repasar cuales son los principales efectos de la castración en perros, cambios en su salud y en su comportamiento.

veterinario castrando perro

Efectos de la castración en el comportamiento del perro

Parte del sistema reproductivo de los perros (los testículos) son los encargados de generar y aumentar los niveles hormonales de testosterona. Esta hormona es la causante de la activación sexual del perro, la cuál también produce agresividad entre machos en época de celo, un excesivo marcaje con orina en cada esquina/árbol, mala conducta en el perro, etc…

Cuando un macho detecta el olor de una hembra en celo, intentará acudir cómo sea en su búsqueda para montarla. Esto implica que puede escarpase y correr mucho peligro, ya que cruzará calles y carreteras vagabundeando de un lugar a otro.

La agresividad de los perros no castrados se incrementa y mucho en época de celo, siendo la principal causa de ataque entre machos. Sin embargo, los perros castrados no incrementan su nivel de agresividad ni mal comportamiento, tampoco orinan constantemente marcando cada esquina.

Castrar a un perro sólo aporta beneficios para su conducta, siendo la edad ideal para castrarlo antes del año de vida. Si se hace después, los efectos positivos pueden tardar más tiempo en aparecer.

Lo mismo sucede con las hembras, las hembras castradas presentan mucho menos agresividad con otras hembras en épocas de celo, además de no tener malos comportamientos cómo escaparse de casa en busca de un macho para aparearse.

Efectos de la castración en la salud del perro

La castración consiste en la extirpación de los testículos en los perros macho y en la extirpación del útero y ovarios en las hembras. Estas operaciones son muy habituales y no representan un mayor peligro que el de la propia anestesia en si.

Sin embargo los beneficios en la salud de los perros castrados supera con creces los posibles peligros de la anestesia. Los perros macho castrados presentan una reducción muy importante en el porcentaje del desarrollo de tumores de pene, testículos o próstata.

La salud a nivel general será también superior, ya que su cuerpo no sufrirá cuando nos encontremos en época de celo en hembras, por lo que sus defensas permanecerán fuertes. La castración en perros se da mediante una mínima intervención en quirófano y su recuperación es prácticamente inmediata.

Las hembras castradas también obtienen numerosos beneficios en su salud frente a las no castradas, principalmente evitando padecer cáncer de mama, útero y ovarios. Además evitaremos que padezcan embarazos psicológicos y que su sistema inmune sea mucho más fuerte.

Tanto machos cómo hembras, si están castrados se tornan más amistosos y cariñosos. No podemos más que recomendar la castración sin lugar a dudas, los beneficios son increíblemente numerosos frente a perros no castrados.

perra castrada

Mitos y leyendas urbanas sobre la castración en perros

Existen muchos rumores que indican que los perros castrados se vuelven más obesos, algo completamente falso. Un perro castrado y un perro no castrado, con los mismos hábitos alimentarios y el mismo ejercicio diario, tendrían un peso muy similar.

Ningún estudio ha podido demostrar que los perros castrados tiendan a aumentar su peso frente a los no castrados, por lo que simplemente se trata de una vulgar leyenda urbana.

Otras leyendas urbanas indican que los perros castrados se vuelven más tristes y menos activos, algo completamente falso. Si bien es cierto que los perros castrados no se muestran tan nerviosos en época de celo, esto no es un defecto sino un beneficio.

Si te ha gustado el artículo y te ha sido de utilidad, ayúdanos a mantener la web en marcha! : Dale “Like” o Compártelo en las redes sociales  🙂 ¡Gracias!