Diabetes canina – Diagnóstico, síntomas y tratamiento

Al igual que los seres humanos u otros animales cómo los gatos, los perros también pueden padecer diabetes mellitus. De hecho, se calcula que 1 de cada 500, aproximadamente, se ve afectado por esta enfermedad.

La causa de la diabetes canina es la incapacidad de producir o utilizar la insulina necesaria para el organismo. Esto provoca que los niveles de azúcar en sangre de nuestro perro sean demasiado altos, ocasionándole problemas de salud.

¿Te preguntas cuáles son los síntomas de un perro con diabetes? ¿Necesitas saber cómo se trata y qué cuidados especiales requiere? Desde SoyUnPerro te explicaremos todo lo que debes saber sobre esta enfermedad a partir de cuatro cuestiones clave.

También te puede interesar: Mi perro bebe mucha agua ¿Está enfermo?

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes canina?

Los síntomas de la diabetes en perros pueden variar según cada caso y no es extraño que puedan pasar inadvertidos en las primeras fases de la enfermedad. Sin embargo, las señales de alarma que más nos pueden hacer sospechar son:

  • Orinar constantemente
  • Beber agua en exceso.
  • Aunque tiene más hambre que antes, está perdiendo peso.
  • Está más cansado o menos activo de lo habitual.

Si detectas estos síntomas y no desaparecen en el transcurso de unos días, lo mejor es que acudas al veterinario para que pueda realizarle las pruebas adecuadas. De este modo podrás saber si padece diabetes canina (también conocida cómo glucosaria).

Es importante poder detectar la diabetes cuanto antes, pues un perro diabético sin tratamiento puede empeorar rápidamente. Una de las complicaciones más habituales de la diabetes canina son las cataratas / ceguera.

Los perros de edad avanzada son los más afectados por esta enfermedad, especialmente las hembras que no han sido esterilizadas. Además, hay algunas razas de perros con tendencia a la diabetes, como los Schnauzer, los Beagle, los Caniches o los West Highland Terrier.

perro en veterinario

Tratamiento para la diabetes canina

Si se confirma el diagnóstico de diabetes mellitus, el veterinario te explicará cuál es el tratamiento a seguir. Normalmente los perros suelen tener diabetes tipo 1, que se produce cuando el páncreas no genera suficiente insulina. Para compensar este déficit, habrá que suministrarle esta hormona artificialmente.

La dosis dependerá del peso y de las necesidades de cada perro. Los resultados de los análisis de sangre y orina, además de otros indicadores, determinarán cuál es la cantidad idónea en cada caso. Ésta podrá ajustarse en los diferentes controles que se realicen. Para poder calcular la dosis inicial es posible que el veterinario quiera realizar una curva de glucosa.

Para esta prueba se debe hospitalizar al perro, con el fin de administrarle insulina y controlar cada pocas horas sus niveles de azúcar. De este modo el veterinario podrá ver cómo responde a la dosis y durante cuánto tiempo es efectiva. Además, en la clínica te informarán sobre cómo administrarle las inyecciones de insulina.

¿Qué cuidados necesita un perro diabético?

Para que nuestro perro pueda mantener la diabetes controlada, es fundamental seguir el tratamiento con insulina que nos indiquen. No debemos olvidar suministrarle todas las dosis que sean necesarias.

Además, debemos mantener una comunicación fluida con el veterinario. No dudes en acudir a él si nuestro perro presenta de repente vómitos, diarrea, cambios de comportamiento, ansiedad o inflamación de la cabeza o el cuello.

Para prevenir posibles emergencias, el ejercicio y una alimentación adecuada con una dieta especial para perros con diabetes serán tus mejores aliados. Al hacer ejercicio y consumir más energía, se reduce el riesgo de hiperglucemia o exceso de azúcar en sangre.

Por otro lado, si el perro está en su peso óptimo, siempre es más fácil llevar un control y necesitará una dosis menor de insulina para estar bien.

perro comiendo

Alimentación para un perro perro con diabetes mellitus

A la hora de alimentar a un perro diabético, es recomendable seguir los siguientes consejos:

  • Mantén una rutina, dándole de comer las mismas cantidades de comida y siempre a la misma hora.
  • Lo ideal es que la dieta sea rica en almidón y fibra, con poco azúcar y baja en grasas. Así, los azúcares se liberan poco a poco y de forma controlada. Puedes comprar pienso especial para perros diabéticos.
  • Evita darle chucherías y apetitivos. Si quieres dárselas como premio en alguna ocasión, asegúrate que son aptas para perros diabéticos.
  • Por último, si el perro está demasiado delgado, podemos complementar su dieta con suplementos alimentarios hasta que llegue a su peso ideal, pero siempre bajo supervisión veterinaria.

Ten en cuenta que todos estos aspectos hará que tu perro se muestre sana y feliz, con una esperanza de vida similar a la que pueden tener otros perros sin diabetes.

1 Comentario

  1. Que bueno que hay gente que nos oriente, me gusta leer estos consejos, ha veces se necesitan.

Comments are closed.