Embarazo psicológico en perras

0
1525

Aproximadamente el sesenta por ciento de las perras que no han sido esterilizadas padecen en alguna ocasión a lo largo de su vida un embarazo psicológico, el cuál puede durar entre dos y cuatro semanas.

El embarazo psicológico en perras es debido a un aumento hormonal que normalmente se da una vez pasado el ciclo del celo. Nuestra perra mostrará todos los síntomas de un embarazo normal pero sin estar realmente embarazada.

Desde SoyUnPerro.com vamos a repasar cuales son las causas y los síntomas, así cómo los remedios para que nuestra perra lo supere sin mayores problemas.

¿Qué es el embarazo psicológico y cuanto dura?

Como su propio nombre indica se trata de un embarazo irreal (psicológico) pero que debido al aumento hormonal cuando la perra finaliza el ciclo del celo, mostrará todos los síntomas de un embarazo real. Una perra con un embarazo psicológico comenzará a mostrar inflamación en su vientre cómo si estuviera desarrollando cachorros en su interior.

Las mamas de la perra comenzaran a inflamarse también, incluso a producir leche materna. También mostrará conducta típicas de perras embarazadas cómo preparar una zona segura donde parir y posiblemente adoptará algún juguete o peluche simulando que es su cachorro.

perra con abdomen inflamado

Una perra que sufra de embarazo psicológico realmente creerá que está embarazada y por ende, mostrará absolutamente todos los síntomas de una perra que realmente lo esté. Incluyendo los síntomas físicos.

La duración de un embarazo psicológico suele ser de entre dos y cuatro semanas, dependiendo de la perra. Algunas perras se recuperan a los quince días mientras que otras necesitan un mes completo.

¿Cuál es el tratamiento para un embarazo psicológico?

A niveles generales no es necesario realizar ningún tratamiento si nuestra perra tiene un embarazo psicológico, simplemente debemos darle tiempo y ella misma saldrá de esa falsa situación.

Sin embargo si pasadas cuatro semanas nuestra perrita continua fingiendo un embarazo, es recomendable acudir al veterinario para que le recete tranquilizantes y un tratamiento específico para estabilizar sus hormonas.

Como remedios caseros para ayudar a nuestra perrita, podemos quitarle el juguete o peluche que haya adoptado fingiendo que es su cachorro y aumentar un poco su actividad física (ejercicio), así como incrementar las salidas diarias para que se distraiga.

Lo más probable es que sus mamas produzcan leche por lo que si apreciamos que se lame en exceso y se produce irritaciones, un collar Isabelino será necesario también.

perra con bebé peluche

Existe una leyenda urbana totalmente falsa que indica que dándole a nuestra perra con embarazo psicológico una tortilla de perejil, esta se curará. Esto es totalmente falso y no sólo no funciona, sino que puede ser nocivo para nuestra perrita.

¿Como puedo evitar que mi perra tenga un embarazo psicológico?

La mejor forma de evitar que nuestra perra pase por esta incomoda situación es esterilizandola cuando el veterinario nos lo recomiende, algo que normalmente hará a partir de los nueve meses de vida o una vez pasado el primer celo.

Si la perra está esterilizada, no pasará por los ciclos de celo y por ende no padecerá de estos cambios hormonales tan bruscos que son los causantes de los embarazos psicológicos.

No existe ningún tipo de pastilla ni truco ni remedio casero para evitar que nuestra perra padezca un embarazo irreal, solamente la esterilización puede evitar este problema. Además de muchos otros cómo el cáncer de útero o mama. Esterilizar está totalmente recomendado.