Fila Brasileño, mucho más que un perro

A pesar de no ser muy popular ni fácil de encontrar en España por su popularidad de PPP, este grandullón de origen brasileño y de verdadero carácter afable, cariñoso y obediente, guardián de su familia, se merece que le conozcamos un poquito más.

  • Altura a la cruz: de 65.75 cm en el macho y de 60-70 cm en la hembra.
  • Peso corporal: los machos suelen pesar un mínimo de 50 kg y las hembras, al menos, 40 kg.
  • Tipo de pelo: su manto de pelo es corto, espeso, suave y pegado al cuerpo. No tiene un color uniforme.
  • Esperanza de vida: 10-12 años.
  • Carácter: obediente, cariñoso y un gran guardián de su familia. Es seguro de sí mismo y vigilante. Desconfiado con extraños, ya sean humanos u otros animales.
  • Salud: existen algunas patologías habituales en los perros de raza grande y que pueden afectar al fila brasileño también: displasia de cadera y torsión gástrica.

¿De dónde proviene la raza Fila Brasileño?

El perro Fila Brasileño proviene, como podemos suponer por su nombre, de Brasil. Si bien es cierto que, aunque provenga de este país latinoamericano, no estamos ante una raza autóctona pues desciende de los perros molosos llevados al país sudamericano por los colonos europeos.

A pesar de que su origen no es conocido con exactitud, muchos expertos aseguran que proviene de una mezcla entre el Mastín Inglés (de ahí su cuerpo grande, musculoso y fuerte), el Bulldog y los perros Houndblood, heredando de éstos sus buenas habilidades con el rastreo. Es por esto por lo que también se le conoce como Mastín Brasileño.

Se creó, principalmente, para la vigilancia y el cuidado de granjas de estos colonos. Cuidaban plantaciones, rebaños, cazaban y rastreaban las presas hasta recibir la orden de sus dueños .

fila-brasileiro-jugando

¿Cómo es el perro Fila Brasileño?

Se trata de perros realmente grandes de tamaño por lo que puede provocar intimidación en un primer momento. Su característica principal es la piel colgante que rodea todo su cuerpo y que produce una papada en el cuello.

Tienen un gran tono muscular y una piel gruesa con un manto de pelo corto y suave. Se conocen distintos colores aunque no está admitido el blanco puro ni el gris ratón así como tampoco el manchado o picazo.

Puede tener manchas blancas en pies, pecho y extremo de la cola, pero estas no deberían cubir más del 25% del total de la capa de pelaje. El color con el que se le suele conocer es el atigrado-amarillo en distintas tonalidades llegando a encontrarse en color negro y castaño rojizo.

Morfología de la raza

Cuando se mira desde arriba, su cabeza tiene forma de trapezoide. Su hocico es ancho, profundo y poderoso, ligeramente más corto que el cráneo; Tiene unos labios gruesos que cuelgan a ambos lados. Sus orejas son grandes y gruesas con puntas redondeadas, formando una “V”. Separadas y colgantes, éstas están alineadas con los ojos, los cuales son de tamaño medio o grande, de forma almendrada y bastante separados entre sí.

En cuanto a su cuerpo, es profundo, fuerte y ancho, con una complexión cuadrada. Otro de los rasgos diferenciales de esta raza es la grupa (la zona del cuerpo del can comprendida entre los riñones y la cola), la cual es larga y poderosa, quedando a más altura que la cruz. Su cola es larga, ancha en la base y estrecha hacia la punta.

Tiene un pecho ancho y profundo con un esternón que sobresale claramente y cuyas costillas están bien arqueadas. Tiene unas patas rectas con huesos macizos, pies poderosos de dedos arqueados.

fila-brasileiro-cachorros

Temperamento de la raza de perro Fila Brasileño

A pesar de su apariencia, se trata de una raza muy cariñosa, obediente con sus dueños y familia. Se adapta mucho a su amo y no le resulta fácil cambiar cuando ya es mayor. Se trata de un perro seguro de sí mismo, valeroso y exigente.

Es guardián por naturaleza por lo que es vigilante y defenderá su propiedad (incluyendo sus seres queridos) cuando sea necesario. Se trata de una raza desconfiada con extraños por lo que, si nota que su amo está en peligro, no dudará en actuar de inmediato. Es tranquilo en el interior del hogar. Posee un institnto de caza y un olfato extraordinario.

Convivencia y educación

Es bastante sencilla su convivencia pues no tiene problemas con los niños de su familia. No es así con los demás que no pertenezcan a ella. Acepta bien a las demás mascotas siempre que las haya tratado desde cachorro; en el caso de que se unan posteriormente a la familia, no es seguro que las acepte.

Como es muy desconfiado con extraños puede llegar a ser agresivo o esquivo, por lo que no se recomienda su tenencia a personas que vivan en zonas de mucho ajetreo. Acepta bien a los visitantes habituales de la casa siempre y cuando el dueño le indique que son bienvenidos.

Puede ser muy dominante con otros perros y más si cabe cuando son de su mismo sexo y no pertenecen a su círculo.

Respecto a su adiestramiento, no es un perro adecuado para personas indecisas o inexpertas pues su carácter es un poco difícil de entender. Su dueño debe ser una persona con mucha determinación y segura de sí misma (física y mentalmente).

Debe tener una autoridad innata y ser muy comprensivo para con el carácter y comportamiento del perro, llevando a cabo un buen adiestramiento: tranquilo y armonioso. Como es un animal de respuesta inmediata, conviene emplear mucho tiempo en socializarle.

Necesita mucho ejercicio por lo que, lo más adecuado, es un jardín bien vallado donde pueda ejercitarse siempre bajo la supervisión de su dueño. Para que no se frustre y aburra, conviene llevarlo a explorar nuevos espacios (pero siempre correctamente sujeto).

¿Cómo es su salud?

A pesar de que se considera una raza bastante sana, puede presentar los problemas de salud habituales en los perros de raza grande y muy grande. En este sentido pueden sufrir displasia de cadera (los perros de gran tamaño corren mayor riesgo de sufrirla ya que tienen que mover bastante peso al caminar) y torsión gástrica (la aerofagia -tragar exceso de aire- provoca una hinchazón del estómago del perro que puede llegar a ser mortal) por lo que es necesario prestar mucha atención a su alimentación pues, además de que son propensos a subir fácilmente de peso, está muy relacionada con las enfermedades que acabamos de mencionar.

El Fila Brasileño no necesita ser bañado con demasiada frecuencia. Conviene hacerlo cada 6-8 semanas o incluso cuando esté realmente sucio.