Cómo hacer que un perro obeso adelgace

0
2031

Unos malos hábitos en la alimentación y rutinas diarias pueden hacer que un perro de comprensión normal termine siendo un perro gordo en muy pocos meses, con los correspondientes peligros que el exceso de peso suponen para su salud.

Por increíble que pueda parecer, más del treinta y cinco por ciento de los perros que viven en España padecen sobrepeso, siendo la obesidad en perros una de las principales causas de enfermedades cómo artrosis y problemas circulatorios.

Si nuestro perro ha engordado más de lo que debería, es nuestra responsabilidad cuidar de el y hacer que vuelva a recuperar su peso adecuado. Desde SoyUnPerro te vamos a dar las claves necesarias para conseguirlo.

¿Cómo saber si mi perro está gordo?

Existen muchas razas y tamaños de perros diferentes, por lo que lógicamente cada ejemplar tiene y un peso óptimo diferente. Por eso se han desarrollado unas sencillas técnicas que nos permiten saber si nuestro perro tiene o no sobrepeso.

Se trata de una técnica muy sencilla que consiste en observar a nuestro perro desde el costado y desde la parte superior del mismo, apreciando lo que consideramos el lomo o columna vertebral.

Cuando observemos a un perro desde arriba, este debe marcar perfectamente una pequeña curva que va desde la finalización de la caja torácica hasta el comienzo de la cadera. Si nuestro perro no tiene ninguna curva y se aprecia recto, tiene sobrepeso.

perro gordo o flaco

Apreciando al perro desde el costado, debemos palpar la zona de las costillas y comprobar si se aprecian las costillas. Si se aprecian, es posible que tu perro necesite engordar un poco más, si no se aprecian, es buena seña siempre y cuando no nos cueste trabajo palparlas con la mano.

Si con nuestra mano y palpando la zona de las costillas no podemos apreciarlas al tacto, significa que nuestro perro tiene un exceso de grasa corporal o lo que es lo mismo, que nuestro perro está gordo.

Cómo ayudar a mi perro a adelgazar

Debes tener muy presente que un perro no adelgaza en una sola semana y que será un proceso duro para el y para ti, ya que para ayudar a tu perro a adelgazar ambos tendréis que poneros a trabajar en el problema.

Será un proceso que dure entre tres y nueve meses, en algunos casos incluso algo más de tiempo, pero siguiendo estos consejos y siendo constante, tu perro volverá a estar en su peso y recuperar así gran parte de su salud.

paseando con el perro

1. Ejercicio a diario con tu perro para quemar grasa

El exceso de peso de tu perro se debe a la acumulación de grasa en su organismo y lamentablemente, la grasa no se va a ir sola por mucho que nos fastidie… Debemos comenzar una rutina de ejercicio con nuestro perro para ayudarle a quemar el exceso de grasa y que adelgace corriendo.

Comenzaremos dando largos paseos con nuestro perro a diario, sin obligarlo a correr ya que un perro gordo puede incluso asfixiarse si práctica ejercicio en exceso. Lo ideal es comenzar las primeras semanas con largas caminatas por la mañana y por la tarde.

Jugar con nuestro perro también es una excelente idea, tirarle la pelota hará que se ejercite yendo a por ella. Dejar que juegue con otros perros también se considera un buen ejercicio, siempre y cuando corran un poco.

A partir de la cuarta semana, podemos comenzar a realizar un poco de ejercicio más intenso. Por ejemplo, podemos ir paseando tranquilamente en bicicleta mientras nuestro perro nos acompaña al trote. Al trote significa un poco más rápido que andando, pero no debemos hacerle correr en exceso.

Una hora por la mañana y una hora por la tarde, más los paseos normales para hacer sus necesidades, será un buen plan para ejercitar a nuestro perro gordo obligándolo a quemar grasa.

Mantén esta rutina de forma diaria y recuerda que nunca debes hacerla después de darle de comer a tu perro. Tampoco le des de comer justo después de hacer ejercicio, porque podríamos causarle una torsión gástrica. Debemos esperar un tiempo prudente, una hora antes y dos o tres horas después de las comidas.

perro a dieta

2. Alimentación baja en grasa e hidratos de carbono

No debemos cometer el error de pensar que cambiando la alimentación de nuestro perro por otra diferente que ponga “Light”, nuestro perro perderá peso. No es así ya que no existe una dieta para perros obesos. La inmensa mayoría de piensos para perro que utilizan la denominación “Light”, en realidad engordan más.

Esto se debe a que los piensos “Light” se centran en reducir el porcentaje de proteínas y un poco el de grasa, pero mantienen o incluso aumentan considerablemente el porcentaje de hidratos de carbono. Y esto es precisamente lo que hará que nuestro perro lejos de adelgazar, engorde.

Los fabricantes de pienso para perros nunca ponen el porcentaje de hidratos de carbono que contienen sus productos. Ya que no están obligados por ley a ponerlos… pero hay una formula muy sencilla para que nosotros mismos podamos calcularlos:

  • Suma el porcentaje de Proteínas más el porcentaje de Grasa más el porcentaje de Fibra más el porcentaje de Cenizas más el porcentaje de Humedad. Si por ejemplo la suma de todo te da como resultado un 55%, entonces ese pienso tiene un 45% de hidratos de carbono.

Es decir, la diferencia del total de las sumas es la cantidad de hidratos que contiene un pienso para perros. En la etiqueta del saco o incluso en la propia web podrás ver la cantidad de proteínas, grasas, fibra, cenizas y humedad de cada producto.

Elegir un buen pienso para tu perro depende ahora de ti, busca uno que le ayude a adelgazar, es decir, que tenga muy pocos hidratos de carbono. Si un pienso tiene mucha proteína no es un problema, el problema es que tenga pocas. Procura que el nivel de grasa sea bajo pero sumando siempre para comprobar el porcentaje de hidratos.

Si tienes tiempo para elaborar por ti mismo la alimentación de tu perro, te recomendamos que investigues sobre la Dieta BARF para perros. Es la más saludable y la que más puede ayudar a tu perro a adelgazar cómo dieta para sobrepeso.

perro comiendo galleta

3. Elimina los malos hábitos de tu perro

Un perro que está gordo es un perro que ha estado mal acostumbrado por parte de su humano, por lo que es nuestra responsabilidad practicar buenos hábitos para ayudarle a perder el exceso de grasa corporal.

  • No le des comida a tu perro fuera de sus horarios de comida, ni tan siquiera premios. Se acabaron las chucherías para perros.
  • No le des a tu perro comida casera, no le des nada que estés comiendo tu.
  • Mide con una balanza la ración diaria de tu perro y síguela a rajatabla (en el saco te indicará el fabricante su ración diaria recomendada).
  • Haz ejercicio con tu perro a diario, pero sin excederte.
  • Después de las comidas puedes dar un paseo tranquilo con tu perro (nunca ejercicio).
  • No dejes que tu perro coma restos de comida por la calle (principalmente pan).
  • No existe la comida que no engorda, así que céntrate en su alimentación.

Si realmente quieres ayudar a tu perro a adelgazar y que tenga una vida más saludable y longeva, debes tomarte muy en serio todas estas recomendaciones.

Es muy habitual escuchar eso de “mi perro está gordo pero no come mucho”, cuando está todo el día picoteando de aquí y de allá…. no disimules, saber que es verdad.

Peligros del sobrepeso para la salud de un perro

Si supieras que un perro obeso posiblemente viva un treinta por ciento menos que un perro bien alimentado ¿Qué pensarías? y si te dijera que un perro gordo padece incluso un cuarenta por ciento más de enfermedades que un perro delgado ¿Qué opinarías?.

Los perros con sobrepeso fuerzan mucho sus articulaciones, lo que produce a medio y largo plazo graves problemas cómo la artrosis o incluso displasia. Por lo que no sólo gastarás mucho más dinero en veterinarios y medicinas, sino que la calidad de vida de tu perro se verá seriamente afectada.

Cuando un perro está gordo su sistema circulatorio también se ve gravemente afectado, a su cuerpo le cuesta más energía moverse e incluso respirar, lo que provoca que su corazón tenga que trabajar más para conseguir lo mismo.

Y por si eso fuera poco, el exceso de grasas saturadas harán que su circulación sea más lenta, por lo que le añadimos un trabajo extra al corazón. El sentido de la vista e incluso muchos órganos vitales cómo los riñones, se verán gravemente afectados por el exceso de grasa.

En resumen, el sobrepeso no ayudará en nada a nuestro perro. Que no nos de lástima no darle comida si nos pone ojitos, porque lo que realmente importa es su salud.

Si te ha gustado el artículo y te ha sido de utilidad, ayúdanos a mantener la web en marcha!: Dale “Like” o Compártelo en las redes sociales  :) ¡Gracias!