Gases en perros: Síntomas y tratamiento

0
3975

Si por algo son famosos nuestros queridos compañeros peludos de cuatro patas, es por la intensidad del mal olor que genera sus flatulencias. Los gases en perros son comunes y a niveles generales, muy desagradables debido a su mal olor. Pero eso no significa que sean normales, es decir, si nuestro perro tiene un exceso de pedos o huelen excesivamente mal, algo está fallando.

El problema es que estamos tan acostumbrados a esos pedos tan molestos que ni tan siquiera nos paramos a pensar en si es algo normal o es posible, que nuestro perro tenga algún problema digestivo o intolerancia alimenticia.

Vamos a repasar los principales motivos por los que un perro tiene exceso de gases y su tratamiento, así cómo los remedios caseros que podemos aprovechar. Lo primero es localizar la causa, así podremos solucionar el problema.

Exceso de gases en perros por intolerancia alimenticia

Recordemos por un instante lo que sucede cuando un humano se come un buen plato de alubias, lo habitual es tener una digestión con un gran exceso de gases, los cuales expulsamos a modo de flatulencias.

Esto nos ocurre a los humanos cuando tomamos alimentos que de forma natural generan muchos gases o que por algún motivo, no son bien aceptados por nuestro organismo, dando lugar a las intolerancias. Pues exactamente lo mismo ocurre con los perros, con cualquier tipo de alimento.

Un alimento intolerante, es un alimento que no le sienta bien a nuestro perro. Y en consecuencia, genera problemas digestivos que pueden derivar en dolor abdominal, producción excesiva de gases e incluso en torsión de estomago en los casos más graves.

perro oliendo

Los síntomas son siempre los mismos, una producción excesiva de flatulencias (conocidas cómo “pedos”) con un olor intenso y repugnante. El tratamiento para el exceso de gases consiste en dar con la alimentación adecuada.

A mi perro le puede sentar bien la carne de pollo pero sin embargo tu perro puede haber desarrollado intolerancia hacia esta misma carne, cada perro es diferente. Si nuestro perro se tira muchos pedos y además huelen muy mal, lo más probable es que tenga alguna intolerancia alimenticia.

Alguno de los ingredientes de su alimentación puede estar provocando digestiones pesadas y un exceso de gases. Un pienso natural de alta calidad es lo más recomendado para intentar solucionar el problema, y a ser posible, que contenga una sola fuente animal de proteínas.

De esta forma si el problema no se soluciona en tres o cuatro semanas, podremos probar con otro pienso que contenga otra fuente diferente de proteína animal, cómo por ejemplo el cordero, la ternera o incluso el salmón.

Debemos ir haciendo pruebas excluyendo alimentos cada vez, hasta dar con un pienso que no le genere problemas intestinales ni digestivos, que le generen un exceso de flatulencias al perro.

Por otro lado, también podemos hacer nosotros mismos una excelente comida natural para perros, lo que comúnmente se conoce cómo dieta BARF o ACBA para perros. Este tipo de alimentación no sólo reduce de forma radical el exceso de gases, sino que el tamaño de las deposiciones será mucho menor y su olor casi inapreciable.

Gases en perros por parásitos intestinales

Aunque pueda sonar un poco drástico y exagerado, lo cierto es que las lombrices, son los parásitos más comunes en perros. Más incluso que las pulgas o las garrapatas, por lo que se puede afirmar que todo perro ha tenido o tendrá lombrices, en varias ocasiones a lo largo de su vida.

No olvidemos que se pasan el día chupando cosas del suelo, oliendo o comiendo alimentos del suelo o incluso las cacas de otros perros o animales… Incluso cuando dos perros se saludan dándose algún lameton, pueden contagiarse parásitos entre ellos, así de sencillo.

En realidad lo extraño es encontrar un perro que no haya padecido de parásitos intestinales en su vida. Las lombrices son los parásitos más comunes, son idénticas a las que algunos humanos padecemos también, sobre todo de niños.

perro con lombrices

Cuando un perro tiene una cantidad considerable de lombrices en su sistema digestivo, dichas lombrices son capaces de generar una gran cantidad de gases en nuestro perro. No tendrá otro remedio que tirarse muchos pedos a lo largo del día, todos los días. Muchas de estas flatulencias serán malolientes y otras serán menos intensas.

Los síntomas del exceso de gases producido por parásitos suelen ser bastante claros, si nuestro perro arrastra el culo por el suelo de forma habitual o si encontramos pequeños gusanos en sus heces, sabremos que está infectado.

El remedio para este problema es muy sencillo, consiste en unas pastillas que se mezclan con la comida del perro. Las cuales podemos comprar en cualquier clínica veterinaria a bajo coste. Aunque lo mejor para evitar este tipo de problemas es la prevención, dándole una pastilla antiparasitos a nuestro perro una vez cada tres meses.

Gases en perros producidos por ansiedad o enfermedad

En algunos casos el origen del exceso de gases en el perro se debe simplemente a la ansiedad con la que come. Los perros que devoran su ración de comida en apenas unos segundos, comen a tal velocidad que a la vez de la comida también tragan una gran cantidad de aire.

Si a esa gran cantidad de aire le sumamos el aire que las típicas croquetas para perros tienen dentro, debido a su proceso de fabricación (extrusionado), es completamente normal que nuestro perro tenga molestias por gases y en consecuencia, un montón de flatulencias.

El remedio es muy sencillo, existen comederos especiales para perros con ansiedad, son comederos que tienen cómo pequeños montículos dentro, haciendo que sea más complicado para el perro acceder a sus croquetas. De esta forma y con el paso de algunos días, se consigue que el perro coma más despacio y no trague tanto aire.

Sin embargo pueden existir motivos que se escapen a nuestra compresión, cómo que nuestro perro padezca de alguna enfermedad y nosotros no lo sepamos. Debido a la mala calidad de muchos piensos para perros… cada vez son más los casos de perros diagnosticados con enfermedad inflamatoria intestinal, también conocida cómo IBD.

La IBD puede hacer que nuestro perro genere muchos más gases de lo habitual, los síntomas son similares a los de casos anteriores, con la excepción de que hablamos de un problema mucho más serio. Este tipo de enfermedad sólo se localiza mediante una prueba especifica en la clínica veterinaria.

Otras enfermedades o trastornos digestivos, cómo una pancreatitis, pueden también generar una producción elevada de gas en los intestinos de nuestro perro, produciendo un exceso de gases que normalmente son muy molestos.

Si nuestro perro está enfermo, con dolor de estómago o tripita, su instinto le llevará a comer hierba. Los perros comen hierba por muchas razones, una de ellas es provocarse el vómito o reducir el dolor estomacal. Sin embargo, un exceso de hierba puede producir un efecto totalmente contrario, un exceso de gases que provoque más dolor aun y por supuesto, muchas más flatulencias.