Mi perro tiene muchos gases – Causas y soluciones

El exceso de gas en los perros se denomina también flatulencia. La acumulación de gas en el sistema digestivo y su posterior eliminación no debe preocuparnos si se produce ocasionalmente.

Ahora bien, si el perro tiene grandes cantidades de gases de manera continuada, es motivo de consulta veterinaria. La ingesta de aire o de alimentos fermentables son causas comunes de producción de gas, pero también se asocia a problemas graves de salud.

¿Por qué aparecen los gases en los perros?

Hay varias causas detrás de la aparición de este problema. La causa más habitual es la ingestión de grandes cantidades de aire. Esto se produce cuando el perro engulle comida, en lugar de tragar despacio. Otra causa de gases vinculada a los gases es el consumo de alimentos fermentables. Un síndrome de malabsorción también puede originar gases.

En este caso se relaciona el exceso de gas con una digestión incompleta de los hidratos de carbono. Es consecuencia de un trastorno en el páncreas o el intestino delgado. La colitis, que es la inflamación del colon, también produce una eliminación considerable de gases, esfuerzos para defecar o deposiciones pequeñas con sangre y mucosidad.

Parásitos intestinales como las giardias son otra causa de flatulencia en los perros. Se acompaña de diarrea acuosa y maloliente, distensión abdominal, dolor, etc. Necesita tratamiento veterinario. Pero, además, los gases están presentes en problemas de gravedad, como el abdomen agudo o la obstrucción del flujo gástrico.

Alimentos que generan gases en los perros

En primer lugar, cualquier alimento es susceptible de producir gases en los perros si este se come con ansia. Pero es cierto que algunos, al fermentar más, van a aumentar las flatulencias. Destacan los siguientes:

  • Cebolla.
  • Judía.
  • Coliflor.
  • Col.
  • Soja.

¿Qué significa que un perro tenga gases?

Una pequeña eliminación de gases no es preocupante y se relaciona con el proceso de digestión. Pero abundantes flatulencias son señal de problemas. Si se debe a comer demasiado deprisa o surge tras el consumo de alimentos de elevada fermentación, podemos solucionarlo en casa.

Pero es el veterinario el único profesional que puede diagnosticar y tratar problemas como la malabsorción. Además, hay que acudir a una clínica si apreciamos otros síntomas como los siguientes:

  • Molestias abdominales.
  • Dolor en el vientre.
  • Anorexia.
  • Diarrea.
  • Vómitos.

¿Cuál es el tratamiento para eliminar gases?

El tratamiento de las flatulencias va a depender de la causa que las ha provocado. En general, se recomienda un cambio en su alimentación. El objetivo es una dieta muy fácil de digerir y baja en fibra. Es importante que, una vez seleccionado el nuevo menú, no le ofrezcamos al perro ninguna otra comida.

Hay algunas dietas de prescripción veterinaria especialmente formuladas para trastornos gastrointestinales a las que se puede recurrir en estos casos. Además, se recomienda ofrecer varias raciones pequeñas a lo largo del día. De esta manera, dándole más veces de comer, también evitamos que trague con ansia toda la ración de golpe.

Ante episodios muy intensos de flatulencia el veterinario puede recetarnos medicación que actúa sobre las burbujas de gas del intestino y facilita su eliminación. Se administra una o dos veces al día después de las comidas, según criterio profesional. Cuando el gas está implicado en otras afecciones el tratamiento debe adaptarse a cada una de ellas.

El abdomen agudo

Recibe el nombre de meteorismo la distensión abdominal que origina el exceso de gases acumulados en el sistema gastrointestinal. Esta situación puede desembocar en lo que se conoce como abdomen agudo, que es una urgencia veterinaria y requiere el inmediato traslado del perro a una clínica, pues el abdomen agudo llega a ser mortal.

El perro sentirá un intenso dolor, estará inquieto y tendrá arcadas. No es capaz de reposar en ningún sitio y le cuesta respirar. Si no se atiende, el animal entra en shock. Por lo tanto, si nuestro perro tiene gases debemos prestarle mucha atención, ya que la situación puede agravarse.

Obstrucción del flujo gástrico

Si el flujo gástrico se ve obstruido de manera total o parcial, el perro va a presentar síntomas como gases, anorexia, adelgazamiento o eructos. Cuando la obstrucción es parcial se producen vómitos intermitentes que acostumbran a contener alimentos sin digerir y, a veces, sangre.

En la completa, el perro va a vomitar nada más comer. Además, el vómito sale en proyectil. Es un problema que va a requerir cirugía para eliminar la obstrucción que puede deberse a cuerpos extraños, tumores o algunos tipos de gastritis.

¿Cómo evitar los gases en los perros?

Aunque si se trata de una enfermedad o problema digestivo se va a requerir un tratamiento veterinario específico, a niveles generales suele tratarse de un problema alimenticio, por lo que podemos poner en práctica estos consejos:

  • Escoger una alimentación de calidad adaptada a las necesidades de la etapa vital del perro.
  • Ofrecer la ración diaria dividida en varias porciones.
  • No permitir que el perro engulla el alimento.
  • Con los perros más tragones podemos utilizar comederos especiales diseñados con montículos entre los que se reparte el alimento, de forma que resulta más complicado para el perro coger a la vez grandes cantidades.
  • No darle sobras ni alimentos desaconsejados para los perros.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
Sabalete, Burgio y Fariñas. 2011. Giardiasis en mascotas y humanos: ¿una zoonosis emergente? Portal Veterinaria.