Observando la boca de nuestros peludos, podremos obtener más datos de los que creemos sobre su salud y detectar así patologías de manera precoz. ¿Te gustaría saber cómo identificarlos?

Nos centraremos en la coloración de las encías, si apreciamos que nuestro perro tiene la lengua o las encías blancas puede ser una señal de alerta. Por eso, debemos prestar atención a cualquier cambio de coloración de estas fibromucosas.

Vemos un poco más a fondo que puede ocasionar esta extraña decoloración y cuando debemos considerarlo una señal de alarma sobre su salud.

¿Cuál es el color normal de las encías de un perro?

La tonalidad de las encías y de la lengua varía en cada perro. Por lo general, un aspecto de encías saludable se traduce en:

  • Un color rosado. Esto significa que la presión arterial, el estado nutricional del perro y su salud dental son los adecuados. Si venimos del paseo y nuestro compañero ha realizado un ejercicio intenso, podemos encontrarnos con una coloración rosada más fuerte, de ser así, debemos esperarnos unos minutos para volver a echarles un vistazo.
  • Están húmedas y tienen un aspecto brillante y liso, sin protuberancias ni signos de inflamación. Además, el tacto debe ser suave, no pegajoso.
  • Las encías pigmentadas (con pequeñas manchas de color marrón) no tienen que preocuparte, a no ser que hayan aparecido de repente o presenten relieves. Además, hay algunas razas, como los Chow Chow, Akita Inu o Shar Pei , que poseen como característica unas encías y una lengua de una tonalidad azul-negruzca, sin que se deba a ninguna patología.

Una prueba muy sencilla que se puede realizar en casa para valorar en primera instancia la circulación sanguínea es el tiempo de relleno capilar (TRC), que consiste en presionar con un dedo la mucosa gingival de nuestro peludo y ver cuánto tiempo tarda en recuperar el color. Al apretar, esa zona queda blanca, pero debería adquirir su habitual tonalidad rosácea en menos de 2 segundos. De no ser así, es aconsejable avisar a su veterinario para que pueda examinar correctamente al perro y comprobar que no haya ninguna alteración.

Si detectas que tu amigo peludo tiene la lengua y encías más blancas de lo normal, ojo, porque podría ser un signo de enfermedad. Del mismo modo, las encías azuladas, de color rojo intenso o muy amarillas, de las que hablaremos al final del artículo, pueden estar indicando diversos tipos de padecimiento que precisen de atención veterinaria.

Perro con la lengua y las encías blanquecinas

¿Por qué la lengua y las encías se vuelven blancas?

Un perro con la lengua y/o las encías blancas presenta a menudo una presión arterial baja o anemia. Ambas condiciones son síntomas que no deben ser ignorados, pues indican que la salud del perro puede estar comprometida.

Los perros necesitan hierro para producir hemoglobina, que es la proteína que le da a la sangre su color rojo más característico, encargada de transportar el oxígeno desde los pulmones hacia el resto del cuerpo.

Cuando hay una deficiencia y menos glóbulos rojos de los necesarios, la lengua y las encías pueden tener un tono mucho más pálido. En estos casos el análisis de sangre, junto a otras pruebas diagnósticas, será fundamental para determinar cuál es la causa subyacente y comenzar un tratamiento adecuado.

El veterinario también nos indicará qué podemos hacer en casa para ayudar a que nuestro amigo recobre la salud, revisando su alimentación y mejorándola para que cuente con nutrientes que fomenten la formación de glóbulos rojos.

Este aporte extra de hierro y vitaminas hará que su organismo se recupere más fácilmente.
Aunque la anemia suele ser la explicación más común, el síntoma de palidez en lengua y encías también puede deberse a

¿Puede estar enfermo mi perro?

Como ves, la lengua y las encías blancas pueden ser un signo de problemas de salud y/o enfermedades. Para resumir, vamos a exponer los posibles diagnósticos diferenciales asociados a este síntoma.

Anemia, que puede deberse a tres causas diferentes

  • Pérdida de sangre: Hemorragias internas o externas, debidas por ejemplo a la presencia de úlceras gastrointestinales, parásitos, etc. En ocasiones esta pérdida es de poca cantidad, pero se extiende en el tiempo de manera crónica.
  • Insuficiencia en la producción de glóbulos rojos: Debida a alteraciones intrínsecas en la médula ósea o a causas secundarias como el déficit de hierro.
  • Elevada destrucción de glóbulos rojos (Anémicas hemolíticas): pueden ser de origen inmunomediado, en las que es el propio cuerpo quien ataca a sus propias células o debidas a otros factores: drogas, agentes parasitarios sanguíneos (Ej: Babesiosis), fármacos (Ej: paracetamol), alimentación (Ej: cebolla)..

Intoxicaciones por zinc, veneno para ratas, etc.

Suele ir acompañada por otros signos como un aumento de las pulsaciones, temblores, hiperactividad, sed extrema, jadeos o incluso convulsiones.

Deshidratación

Una severa deshidratación provocará una hipoperfusión de la mucosa haciendo que se vea más pálida y seca, para confirmarlo se puede evaluar el pliegue cutáneo.

Shock

Pudiendo ser de origen hipovolémico, relacionado con algunas de las causas nombradas anteriormente en la anemia, de tipo obstructivo, debido por ejemplo a un tromboembolismo pulmonar, cardiogénico o por último, distributivo, debido a alteraciones en los vasos sanguíneos asociadas a reacciones anafilácticas o sepsis.

En la mayoría de casos, no se trata de enfermedades mortales si se tratan a tiempo. Si tu peludo está siendo medicado o ha ingerido algunos fármacos por error, también puede presentar una reacción que le afecte a la coloración de las encías.

Otras posibles coloraciones relacionadas con patologías

Por último, dar una pequeña pincelada, a otras posibles coloraciones que nos podemos encontrar en las mucosas de nuestros peludos y su significado.

  • Amarillentas: esta coloración es conocida bajo el nombre de ictericia, suele aparecer cuando existen problemas hepáticos, sin embargo, también puede ir asociada a las anemias hemolíticas nombradas anteriormente.
  • Rojo intenso (hiperémicas): frecuentes en golpes de calor y, en general, en las fases iniciales de cualquier shock. También la veremos en intoxicaciones por monóxido de carbono y en las enfermedades periodontales.
  • Azuladas: recibe el nombre de cianosis, esta coloración es debida a la falta de oxígeno, causada por hipoventilación o mala difusión a nivel alveolar: obstrucción de vías respiratorias, edema de pulmón, tetralogía de Fallot o insuficiencias cardíacas graves
  • Punteadas: con puntos rojos de pequeño tamaño, conocidos bajo el nombre de petequias, microhemorragias que pueden presentarse en patologías hepáticas.

Lo importante es que, ante cualquier tono anormal, lleves al perro lo antes posible con un especialista.

Sara Díaz Abelleira
Graduada en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid. Con experiencia en reconocidos e importantes hospitales de referencia tanto en España, el Hospital Veterinario de Puchol como en el extranjero, en el Centre hospitalier vétérinaire Languedocia en Montpellier o el CHV VetAgroSup de Lyon, Francia. Adentrándome en el mundo laboral con muchas ganas de seguir aprendiendo y ampliando mi conocimiento, siempre mejorando para poder ayudar a nuestros pequeños peludos. Ilusionada de poder compartir mis conocimientos con nuestros queridos lectores de Soyunperro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí