Encías blancas

0

Si apreciamos que nuestro perro tiene la lengua o las encías blancas,  puede ser una señal de alerta sobre su salud. Por eso, debemos prestar atención a cualquier cambio de coloración de las fibromucosas.

Vemos un poco más a fondo que puede ocasionar esta extraña decoloración y cuando debemos considerarlo una señal de alarma sobre su salud.

¿Cuál es el color normal de las encías?

La tonalidad de las encías y de la lengua varía en cada perro. Por lo general, un aspecto de encías saludable se traduce en:

  • Un color rosado. Esto significa que la presión arterial y el estado nutricional del perro son los adecuados.
  • Están húmedas y tienen un aspecto brillante y liso, sin protuberancias ni signos de inflamación.
  • Además el tacto debe ser suave, no pegajoso.
  • Las encías pigmentadas (con pequeñas manchas de color marrón) no tienen que preocuparte, a no ser que hayan aparecido de repente.

Una forma rápida de comprobar que la sangre circula correctamente y no hay anemia o hemorragias internas, es presionando las encías del can con un dedo.

Lo normal, si no hay ningún problema, es que en menos de dos segundos recuperen su color original.

Si detectas que tu amigo peludo tiene la lengua y encías más blancas de lo normal, ojo, porque podría ser un signo de enfermedad. Del mismo modo, las encías azuladas, de color rojo intenso o muy amarillas pueden estar indicando diversos tipos de padecimiento que precisen de atención veterinaria.

Perro con la lengua y las encías blanquecinas

¿Por qué la lengua y las encías se vuelven blancas?

Un perro con la lengua y/o las encías blancas presenta a menudo una presión arterial baja o anemia. Ambas condiciones son síntomas que no deben ser ignorados, pues indican que la salud del perro puede estar comprometida.

El can necesita hierro para producir hemoglobina, que es la proteína que le da a la sangre su color rojo más característico y transporta el oxígeno desde los pulmones hacia el resto del cuerpo.

Cuando hay una deficiencia y menos glóbulos rojos de los necesarios, la lengua y las encías pueden tener un tono mucho más pálido. En estos casos el análisis de sangre, junto a otras pruebas diagnósticas, será fundamental para determinar cuál es la causa subyacente y comenzar un tratamiento adecuado.

El veterinario también nos indicará qué podemos hacer en casa para ayudar a que nuestro amigo recobre la salud, revisando su alimentación y mejorándola para que cuente con nutrientes que fomenten la formación de glóbulos rojos.

Este aporte extra de hierro y vitaminas hará que su organismo se recupere más fácilmente.
Aunque la anemia suele ser la explicación más común, el síntoma de palidez en lengua y encías también puede deberse a una intoxicación, si viene acompañada por otros signos de enfermedad como un aumento de las palpitaciones, temblores, hiperactividad, sed extrema, jadeos o incluso convulsiones.

En estos casos debemos actuar aún con mayor rapidez. Por eso, si sospechas que puede haberse envenenado, no pierdas tiempo y corre hacia el veterinario más próximo.

¿Puede estar enfermo mi perro?

Como ves, la lengua y las encías blancas pueden ser un signo de problemas de salud y/o enfermedades. Concretamente, este síntoma puede estar relacionado con:

  1. La babesiosis canina, causada un parásito que se transmite por la picadura de garrapatas o las transfusiones de sangre.
  2. Hemorragias internas por una infestación parasitaria en el intestino o un posible shock por pérdida de sangre.
  3. Trastornos inmunitarios o infecciones bacterianas severas que provoquen una destrucción acelerada de glóbulos rojos.

En la mayoría de casos, no se trata de enfermedades mortales si se tratan a tiempo. Si tu peludo está siendo medicado o ha ingerido algunos fármacos por error, también puede presentar una reacción que le afecte a la coloración de las encías.

Lo importante es que, ante cualquier tono anormal, lleves al perro lo antes posible con un especialista.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre