perro-bóxer-blanco

¿Los ejemplares comunes de Bóxer te parecen hermosos? Pues espera a conocer al Bóxer Blanco. Esta variedad forma parte de la raza, pero sus particularidades no pasan desapercibidas.

De hecho, existen muchas creencias acerca de estos canes. Veamos en detalle todo lo relacionado con los preciosos Bóxer albinos, que cuidados especiales necesitan y sus curiosidades.

Orígenes del Bóxer Blanco

Hay pruebas de que los ejemplares de este color aparecieron junto a los primeros Bóxer. De hecho, en la primera exhibición de la raza en Múnich participaron cuatro canes blancos. Con el tiempo los criadores consideraron que no eran aceptables dentro del estándar y que solo podían obtener el pedigrí los que tuvieran menos de un tercio de la superficie de su cuerpo libre de esta tonalidad.

Existen varias versiones sobre lo que motivó que los Bóxer Blancos no fueran admitidos. Una de ellas es que durante la primera mitad del siglo XX estos canes eran empleados como perro policía. Sin embargo, los de color claro se veían fácilmente de noche, lo que alertaba a los ladrones sobre la cercanía de la ley. Así que, como no eran tan útiles para esta labor, se dejaron fuera del estándar.

Otros expertos afirman que se descartaron al considerarse que tenían mayores probabilidades de desarrollar problemas congénitos. Esto tiene cierto sustento científico, pero no es un factor determinante, ya que el 75% de los Bóxer Blancos nacen perfectamente saludables.

bóxer-blanco

Diferencias entre un Bóxer Blanco y un Bóxer Albino

A los perros Bóxer de color blanco se les suele confundir con los ejemplares Bóxer con albinismo. Sin embargo, no son lo mismo. Los Bóxer Blancos presentan las mismas características físicas y de carácter que los de tono atigrado o leonado y solo se diferencian por la coloración de su manto.

Los albinos, en cambio, nacen con un defecto genético que les impide generar melanina. Esta sustancia es la encargada del color en las zonas pigmentadas del cuerpo, como la piel, el cabello o el iris.  Esto hace que sean mucho más sensibles a la radiación solar y que presenten problemas de visión como el estrabismo o la fobia a la luz.

Asimismo, la falta de pigmentación en la piel interna del oído atrofia sus terminales nerviosas en esta zona del cuerpo. El resultado es que un gran porcentaje de los Bóxer Albinos son sordos.

Es fácil detectar cuándo un Bóxer es simplemente blanco y cuándo es albino. Estos últimos tendrán la piel rosa y ninguna marca de pigmentación en el manto, la trufa, los labios o las patas. Sus ojos serán de un tono azulado muy claro. La forma más simple de detectar si un Bóxer es de color blanco o no es fijarse en la punta de su hocico: si tiene color no es un albino.

Desmontando algunos mitos sobre el Bóxer Blanco

A lo largo de los años han surgido numerosos mitos sobre los inconvenientes de tener un Bóxer Blanco. La mayoría no tienen ningún fundamento científico y no son más que invenciones. Veamos:

  • “Los Bóxer Blancos son una especie rara”. No es del todo cierto, pues entre un 20 y un 25 % de los cachorros de una camada son blancos.
  • “Los Bóxer Blancos son más agresivos que otros Bóxer”. Es falso. Los Bóxer son una raza bastante sociable y los ejemplares de manto blanco se comportan igual que los de otros colores. Los albinos, por su parte, suelen tener un temperamento más reservado y menos abierto. Esto se debe a que sus sentidos de la visión y del oído suelen estar mermados, lo que les hace naturalmente ariscos.
  • “Los Bóxer Blancos tienen tendencia a tener más enfermedades como ceguera o cáncer”. También es falso. Como en el punto anterior, tienen las mismas probabilidades que otros individuos de la raza.
  • “Los Bóxer Blancos nacen sordos”. Esto es discutible, pues solo un 8% de ellos nacen sordos de ambos oídos. La relación entre la falta de pigmentación y la sordera puede afectar más a los blancos, pero no al nivel de los albinos.

Sin duda, todas estas creencias tienen su origen en la similitud entre los Bóxer Blancos y los Albinos. Pero hay ciertas precauciones que deberás tener si decides adoptar a un ejemplar de manto claro.

Principales cuidados que precisa un Bóxer Blanco

Las características del pelaje de un ejemplar blanco son similares a las de otros canes de la raza. Pierden muy poco pelo durante el año, por lo que será suficiente con un cepillado a la semana. Durante la muda, que suele ser en primavera, la caída se intensifica, aunque no en exceso. En estas épocas deberás cepillarles cada dos días para asegurarte de que su manto mantenga su brillo.

Su pelaje blanco les hace más sensibles a los rayos solares, por lo que deberás sacarles a pasear con protector si el calor es muy intenso. En este sentido, se desaconseja una exposición directa durante más de 30 minutos.  Al igual que todos los ejemplares de la raza tienen tendencia a sufrir heridas o raspaduras si se meten en zonas con mucha maleza, debido a su pelo corto. También pueden sufrir alergias en la piel.

Para detectar cualquier problema de audición en un cachorro de Bóxer Blanco debes esperar al menos hasta el primer mes de vida. Al ser aún muy pequeño, si le llamas es muy probable que no te responda, pues no sabe qué significa. Lo indicado es dejarles durante un buen rato en una habitación tranquila y sin ruidos estridentes. Cuando todo esté en completo silencio golpea repentinamente la puerta para ver si reaccionan.

Ante cualquier duda, consulta a tu veterinario para que le examine. Un Bóxer Blanco sano es, en definitiva, un formidable compañero de vida que estará a tu lado en todo momento y al que no le importará en lo más mínimo el color de tu piel.