Pastor Australiano

0
1253

A pesar de su nombre, el Pastor Australiano también llamado Pastor Ovejero Australiano, Australian Shepherd o simplemente Aussie, es una raza canina originaria del País Vasco. Fue desarrollada posteriormente en la costa Oeste de los Estados Unidos hace unos 150 años, de la mano de emigrantes vascos procedentes de Australia.

Fueron utilizados en sus orígenes para pastorear ganado ovino, aunque su capacidad de trabajo y su versatilidad hacen que puedan desempeñar las más variadas tareas.

Fiel a su esencia original, en la actualidad el Pastor Australiano sigue siendo un trabajador nato, siempre activo y despierto, feliz de tener muchas tareas a su cargo. Destaca en los deportes y competiciones caninas. Cariñoso e inteligente, suele ser un maravilloso compañero para toda la familia.

También puede interesarte: Comportamiento del Ovejero Alemán

Tempreamento del Pastor Australiano

Como sucede a menudo con las razas de perros pastores, el carácter del Pastor Australiano es por naturaleza leal a su familia, pero distante y desconfiado con los extraños. Por esa razón nuestro perro necesitará se socializado a una edad temprana. Lo ideal es que tengan contacto con personas, imágenes, sonidos y ambientes diferentes desde cachorros.

Es un perro valiente y equilibrado, muy inteligente, vigoroso y atento. Por encima de todo, se trata de un perro muy trabajador y con muchas ganas de complacer a su dueño. Con los niños es un compañero cariñoso y protector, muy juguetón y divertido.

No le gusta nada pasar demasiado tiempo solo ni estar muchas horas encerrado dentro de casa. Si se aburre, se busca sus propios entretenimientos, que a menudo suponen algún que otro destrozo o comportamiento inadecuado.

La otra gran virtud del Pastor Australiano, además de su capacidad de trabajo, es su inteligencia. No en vano esta raza se suele utilizar en labores tan importantes como las de perro guía para personas invidentes, perro de búsqueda y rescate e incluso perro policía integrado en unidades especializadas para detectar sustancias ilegales.

pastor ovejero australiano

Características físicas de la raza

El Pastor Australiano adulto alcanza entre 50 y 58 cm de altura a la cruz y un peso de alrededor los 28 kg, algo menos en el caso de las hembras. Como el Yorkshire Terrier y otras razas, también existe una variedad de tamaño reducido, llamada “miniatura”, cuyo peso oscila entre 10 y 18 kg.

La estructura de su cuerpo es compacta y sólida. La cola es muy corta, ofreciendo la apariencia de haber sido amputada. En su cabeza, ancha y larga, destacan unas orejas triangulares levantadas y sobre todo unos ojos almendrados muy expresivos que pueden ser de varios colores, principalmente marrones, azules y ambarinos.

El pelo del Pastor Australiano no es demasiado largo, excepto en las patas traseras y en el pecho. Es suave y muchas veces ondulado. Los colores habituales de su pelaje son el azul mirlo (o blue merle), el negro, el mirlo rojo y el rojo, muchas veces combinados entre sí o con otros colores.

¿Cómo educar a un Pastor Australiano?

Al haber sido educado en sus primeros tiempos para ser agresivo con el ganado, el Pastor Australiano posee un carácter muy fuerte y dominante, así que debemos ejercer sobre él un liderazgo firme y seguro.

En esta raza existe una tendencia natural a mordisquear, pellizcar y perseguir, muy adecuada para las labores de pastor de ovejas, pero menos cuando se trata de interactuar con humanos y con otros animales. No obstante, estos impulsos se pueden controlar con un entrenamiento correcto basado en estímulos positivos y recompensas.

El adiestramiento no es difícil, pues el Pastor Australiano solamente quiere saber quién da las órdenes y tratará de hacer su trabajo lo mejor que pueda para poder complacernos.

perro pastor australiano

Cuidados recomendados

Si vivimos en una casa con jardín, debemos asegurarnos de que la valla sea lo suficientemente segura para que nuestro querido Aussie no pueda saltar por encima de ella o cavar un túnel por el que escaparse. El carácter independiente y aventurero de este perro es demasiado fuerte para retenerlo con una simple orden, así que conviene llevarlo con correa cuando salimos a pasear con él.

El Pastor Australiano necesita entre treinta y sesenta minutos diarios de actividad, incluyendo carreras, saltos y cualquier clase de ejercicios de obediencia o agilidad. Obviamente los cachorros no necesitan tanto ejercicio físico como los adultos, de hecho es muy importante vigilar que no se excedan en sus movimientos hasta que su estructura ósea acabe de formarse por completo.

El Pastor Australiano, siempre activo y dinámico, quema muchas calorías al cabo del día, por lo que es necesario proporcionarle una buena alimentación con abundancia de proteínas y varias comidas a lo largo del día.

En general esta raza de perros es fuerte y muy sana, aunque puede verse afectada por una serie de patologías típicas como la displasia de cadera o problemas de retina. A lo que sí hay que prestar especial atención es al cuidado de su pelaje, con cepillados diarios y baños más o menos frecuentes (una o dos veces al mes) para mantener su buen estado e higiene.

Con los cuidados adecuados y una alimentación sana, el Pastor Australiana puede llegar a vivir hasta 15 años.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre