El perro Puli – Historia, temperamento y cuidados para sus rastas

El Puli es un perro inconfundible, pues su curioso pelaje le ha etiquetado con el nombre de “perro rasta”. Su manto está conformado por gruesos y ceñidos cordones de hebras de pelo, estas preciosas y abundantes rastas lo convierten en una raza fácil de identificar.

Sus orígenes se remontan a dos mil años atrás, momento en que ya podía encontrarse en el continente asiático. ¿Asombroso verdad? Veamos en detalle todas las características de esta impresionante raza.

Orígenes del Puli, el perro rasta

El Puli es uno de los perros más antiguos que existen. Sus orígenes se rastrean al siglo III antes de Cristo, momento en que fue llevado a Europa por los magiares.

Los magiares eran una tribu nómada asiática que utilizaba al Puli como perro pastor. En sus desplazamientos, llevaron el Puli a Hungría, donde se afianzó para cumplir las mismas tareas.

Características físicas del Puli

Estás ante un perro de tamaño mediano, aunque el pelaje rastafari lo hace ver más corpulento. El estándar de la Federación Cinológica Internacional señala que la construcción del cuerpo es cuadrado, ligera y proporcional en cuanto al largo del cuerpo y las extremidades.

La cabeza es redonda y algo pequeña, presenta una nariz negra y hocico corto. Los ojos tienen forma oblicua y mirada amigable, el color del iris es oscuro.

Además, las orejas son en forma de V y caen a los lados de la cabeza. La cola es corta y de inserción alta, suele perderse entre el pelaje.

Los cachorros de Puli tienen el pelaje rizado, pero los rulos se transforman en cordones a medida que crecen; alcanzan su apariencia definitiva a los 3 años. El manto es doble, áspero en la parte externa, delgado en la interna. El pelo crece hasta el suelo y con frecuencia cubre el rostro del perro.

En cuanto al color, se presenta en 5 variedades: negro puro, negro con zonas rojizas o grises, leonado con máscara negra en el rostro, gris y blanco perlado sin manchas.

icono-perroAltura de entre 39 y 45 cm en machos y entre 36 y 42 cm en hembras
icono-pesoPeso de entre 13 y 15 kg en machos y entre 10 y 13 kg en hembras
icono-pelo
Pelaje en cordones, variedad de tonos
icono-caracter
Carácter cariñoso y amable
Icono-saludSalud regular, con tendencia a algunas enfermedades
Icono-calendarioEsperanza de vida estimada de entre 10 y 15 años

 

perro-puli-paseando

Personalidad y carácter del Puli

El Puli es un perro cariñoso y amable. Si tienes niños en casa, le encantará jugar con ellos y dejarse consentir. Además, disfruta del ejercicio, así que pasar tiempo con los pequeños le ayudará a quemar energía.

Gracias a su pasado como perro pastor, esta raza es muy inteligente y aprende con facilidad. Familiar y fiel, también se desempeña como buen perro guardián, pues es reservado con los desconocidos. Adora formar parte de la dinámica del hogar y se lleva bien con otras mascotas.

A pesar de su apariencia pesada, es un perro hábil que incluso se ha destacado como acróbata. Es ideal si buscas un perro simpático que te acompañe y al que quieras dedicar tiempo enseñándole trucos y juegos.

¿Qué cuidados requiere un Puli?

El Puli requiere de un cuidado específico en el pelaje. Antes de los 8 o 10 meses, lo único que puedes hacer es bañarlo, una o dos veces al mes.

Cerca de cumplir el año, el pelaje empieza a tomar la forma acordonada, lo notarás porque se siente enmarañado. Además, el manto comenzará a dividirse en mechones de forma natural. En esta etapa, ayuda a tu perro formando cordones con los dedos, debes hacer esto regularmente durante los siguientes 6 o 9 meses.

Superada esta etapa, el Puli tendrá la apariencia de pelaje acordonado típica de la raza. Luego de esto, solo debes bañarlo cuando el manto esté sucio y, tras el baño, separar los cordones nuevamente para que estén ordenados. Puedes realizar este proceso tú o llevarlo a la peluquería canina.

Entrenamiento, socialización y ejercicio

Como cualquier otra raza, conviene iniciar la socialización del Puli desde cachorro, tanto con personas como con otros perros.

Aprende con facilidad y prefiere el entrenamiento con refuerzo positivo, pero evita las series muy repetitivas, pues se aburrirá y no le importará desobedecer. Como otras razas de pastoreo, es muy independiente, así que necesita una mano firme que lo guíe, sin dejar de ser cariñoso con él.

El Puli necesita de actividad física regular, con juegos que le permitan ejercitar su cuerpo y su mente. Paseos diarios, juegos de inteligencia y buscar la pelota son algunos de los más recomendables. Además, se desempeña bien en Agility.

perro-de-raza-puli-con-el-pelo-negro

Enfermedades comunes del Puli

Esta raza es muy resistente y saludable, raras veces enferma. Sin embargo, debes permanecer atento a la aparición de síntomas relacionados con estas enfermedades:

Ahora que ya conoces todos los detalles sobre esta preciosa raza ¿Te animas a compartir tu vida con uno?