Mi perro está estreñido ¿Cómo solucionarlo?

El estreñimiento es un problema digestivo que afecta a perros de cualquier edad, aunque son los mayores los más propensos. Generalmente se debe a una causa física, pero también puede haber factores psicológicos implicados.

A continuación explicaremos cuáles son las causas que favorecen su aparición y, sobre todo, prestaremos especial atención a las medidas que podemos seguir para prevenir el estreñimiento de nuestro perro.

¿Qué quiere decir que un perro está estreñido?

Cuando hablamos de estreñimiento hacemos referencia a dos realidades diferentes. Por una parte, se entiende que un perro está estreñido cuando no evacúa heces. Por otra, expulsar deposiciones con dificultad o hacerlo de forma irregular también se considera estreñimiento.

Lo normal es que un perro evacúe una o dos veces al día, aunque habrá variaciones relacionadas con condiciones del propio animal o de su dieta. Un día o dos sin deposiciones no es motivo de alarma siempre que las heces sigan siendo normales y no exista eliminación dificultosa. Fuera de estos casos estaríamos hablando de estreñimiento.

perro-intentando-defecar

Causas de estreñimiento en perros

Entre las causas del estreñimiento destaca la edad. Los perros mayores tienen una mayor propensión a sufrir estreñimiento por disminución de la motilidad intestinal. También la deshidratación, más habitual en ejemplares de avanzada edad o enfermos, provoca heces sin agua, más duras y, por lo tanto, más difíciles de expulsar.

Enfermedades como el hipotiroidismo pueden causar estreñimiento. La ingesta de materiales no digeribles como fragmentos de huesos, pelo o fibras vegetales que se mezclan con las heces y las endurecen, provoca estreñimiento agudo o crónico. Algunos fármacos pueden tener el estreñimiento entre sus efectos adversos.

En algunos casos, además, hay implicación psicológica, ya que parte de la educación que ofrecemos a los perros pasa porque inhiban su deseo de defecar mientras se encuentran en el interior del hogar. Durante viajes, ingresos hospitalarios o estancias en residencias los perros pueden ser reacios a defecar.

Diagnóstico del estreñimiento en perros

Si nuestro perro no defeca debemos contactar con el veterinario. Es importante porque hay algunas patologías que cursan con esfuerzos para defecar como la colitis o las obstrucciones anorrectales. El veterinario tendrá que descartar estos trastornos antes de diagnosticar estreñimiento.

Por otra parte, si interpretamos que nuestro perro padece estreñimiento e intentamos resolverlo en casa pero, en realidad, los esfuerzos al defecar se deben a otra patología, no solo no resolveremos el problema, sino que agravaríamos el cuadro.

perro-estreñido

Tratamiento del estreñimiento en perros

Lo primero que debemos hacer ante un perro con estreñimiento es buscar causas predisponentes como las que hemos mencionado. Es recomendable que actuemos rápido. Las causas leves se van a poder corregir solo modificándolas, pero, si esperamos, el cuadro se complicará.

Si a nuestro perro le cuesta defecar o lleva varios días sin hacerlo podemos probar a ofrecerle una cucharada de aceite de oliva, una dieta con mayor porcentaje de humedad, agua y ejercicio. Si no defeca durante ese mismo día, debemos ponerlo en conocimiento del veterinario.

Cuando existe alguna implicación psicológica la primera medida es incrementar el número de paseos del perro o, en cualquier caso, sus posibilidades para defecar. Si el veterinario descarta causas físicas, el tratamiento pasará por una intervención conductual de la mano de un especialista en comportamiento canino.

¿Los perros pueden tomar laxantes?

A disposición del veterinario se encuentran varios fármacos con efecto laxante que pueden administrarse a los perros. Funcionan hidratando las heces o incrementando la movilidad intestinal y se utilizan para tratar el estreñimiento, no para prevenirlo.

Aunque tengamos alguno de estos medicamentos en casa, nunca debemos administrárselo a nuestro perro. Solo el veterinario tiene capacidad para recetarnos el laxante adecuado. Los laxantes tienen efectos adversos y podrían resultar dañinos para el perro si se los administramos por nuestra cuenta.

Remedios para prevenir el estreñimiento

Hay una serie de medidas que debemos tener en cuenta para evitar que nuestro perro padezca estreñimiento y que también van a poder solucionar los casos más leves. Son las siguientes:

  • Una buena hidratación. El perro debe tener de forma permanente acceso a agua fresca y limpia. Este punto es especialmente importante si lo alimentamos con una dieta baja en agua, como es el pienso. Si el estreñimiento se mantiene podemos plantearnos un menú húmedo, deshidratado o casero.
  • También con respecto a la alimentación, esta debe asegurar un buen tránsito intestinal, con una dieta no astringente y con fibra. Para los perros ancianos con baja motilidad intestinal acostumbrados a alimentarse con pienso podemos recurrir a remojarlo con agua para así aumentar su ingesta de líquido.
  • Debemos evitar que el perro se coma materiales no digeribles y tampoco es recomendable que le ofrezcamos huesos fácilmente astillables. Si nuestro ejemplar manifiesta tendencia a tragar cualquier objeto, tenemos que reconducir esta conducta, podemos darle juguetes, galletas para perros o mordedores adecuados.
  • Para evitar inhibiciones psicológicas prestaremos atención a la manera en la que enseñamos al perro a realizar sus necesidades en el exterior. Si tenemos dudas podemos acudir a un veterinario especializado en comportamiento canino o a un etólogo. Todos los perros deben tener siempre suficientes oportunidades para evacuar.
  • La actividad física regular mejora el tránsito intestinal.
  • En perros con problemas de estreñimiento frecuentes es posible proporcionar un laxante para ayudar a ablandar las heces y favorecer un mayor número de evacuaciones. Puede ser un fármaco o un producto natural como el salvado de trigo integral. Siempre con prescripción veterinaria.

Bibliografía
Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.